El regreso del rey arrasó con los Oscars