James Bond, un cuarentón de cincuenta años siempre joven