Televicio
Webzine
   
Red Cinefania: Televicio | Ficcion | Terror Universal | Twilight Zite | Gladiadores | Peplum | Don Daredevil
| Home | Archivo | Cine & Series | Comics | Dadá | Especiales | Figuritas | Herodoto | Libros & Revistas |
 Oficios en el Film NoirAcerca de las Crónicas de Bustos DomecqQuispe¿Quién está en primera?
Búsqueda:
powered by FreeFind
Newsletter:
Ingresa tu email

Ingresa tu nombre


Sección: Cine y Series (Lecturas: 68261)
Fecha de publicación: Febrero de 2003

El Hombre Araña en acción

Un repaso sobre la carrera televisiva del Hombre Araña, en dibujos animados y serie de acción viva.
por Carlos Díaz Maroto

Bookmark and Share

Publicado en pasadizo.com

El film de Sam Raimi, hasta llegar a su actual estadio de realidad, pasó por un proyecto largo y tedioso. Cuando, por fin, ya puede ser visto por todo el mundo, bueno es echar un vistazo al pasado y conocer las previas versiones del personaje creado por Steve Ditko y Stan Lee...

Un poco de historia

Spider-Man & Hulk Team Up, 1981Cuando en noviembre de 1961 salió el número 1 de una revista llamada Fantastic Four puede decirse que la historia del cómic cambió. En ella, una madura promesa que llevaba escribiendo desde los dieciséis años llamada Stan Lee veía cómo su concepto, por medio de los lápices de Jack Kirby y las tintas de Artie Simek, llegaba a cobrar vida sobre el papel: en ese mítico número 1 se contaba en unas rápidas viñetas la conversión de cuatro astronautas en seres que ya no serían lo mismo: había nacido la Era Marvel, y con ella el concepto del superhéroe varió de rumbo, haciéndolo más humano, más cercano al americano medio.

Lee fue pergeñando nuevos héroes, nuevos superhéroes: el increíble Hulk (suerte de variación del mito Jekyll/Hyde al universo Marvel), el dios Thor... Como puede comprobarse, la dualidad fascinaba a Stan Lee: a la imagen de un héroe poderoso, sobrehumano, otorgaba la contraposición de un humano corriente, como el vecino de al lado... Los Cuatro Fantásticos eran, en su versión mundana, científicos, también lo era Bruce Banner, convertido después en Hulk, Thor, en su encarnación terráquea era un médico... ¿Cuál era el siguiente paso? Alguien más normal aún... Así nació Spider-Man, así nació Peter Parker.

The New Spider-Man Comic, marzo 1979No era la primera vez que se presentaba un superhéroe adolescente, incluso niño. Ahí tenemos a Superboy, Clark Kent en su etapa juvenil desarrollando sus superpoderes en el pueblo de Smallville (Villachica en los viejos y entrañables tebeos de Novaro); ahí tenemos a Captain Marvel Jr., el jovencito integrante de la familia del poderoso Capitán Maravillas; ahí tenemos tantos compañeros adolescentes de tantos superhéroes...

Stan Lee ideó el concepto de un universitario apocado, criado por unos ancianos tíos, el hazmerreír de sus compañeros de clase, enclenque y con gafotas... Picado por una araña radiactiva, desarrollará poderes arácnidos que lo volverán invencible...

El concepto fue trasladado a Jack Kirby, que ya había sabido dar fiel reflejo a otras ideas de nuestro hombre. Pero esta vez Lee no quedó convencido de los resultados (1), así pues trasladó la idea a otro dibujante: el hoy cuasi-olvidado Steve Ditko, que durante los años 50 había desarrollado infinitas historias cortas de carácter sobrenatural en las revistas de comics de la casa -entonces llamada Timely/Atlas-. Ditko dio en la diana, y cuarenta años después su boceto apenas ha conocido cambios (incluso un tímido intento de cambiar el traje del Hombre-Araña acabó convirtiendo a la prenda... en un ser extraterrestre). Sin embargo, por aquel entonces, la idea no convenció en exceso al jefazo, Martin Goodman, por lo cual Lee decidió lanzarlo como experimento en el número 15 de la revista Amazing Fantasy, de agosto de 1962, a la sazón el último número: ya que la revista desaparecía, ¿qué más daba incluir algo que no sería un éxito?

Sin embargo, Goodman se equivocó, y la breve historia del adolescente picado por una araña fue un éxito fenomenal. A los pocos meses, en marzo de 1963, nacía la revista Amazing Spider-Man. El resto ya es leyenda...

Spider-Man se anima

La primera vez que el Hombre Araña fue dotado de movimiento fue en 1967. Se trataba de una serie de dibujos animados co-producida por Grantray-Lawrence Animation y Kratz Animation. El primer año se emitían dos episodios de 13 minutos de duración, para, en la segunda temporada, pasar a un solo episodio de casi media hora. En 1969 la serie finalizó, quedando una tercera temporada sin emitir, que sería repescada en las reposiciones por sindicación. Esta serie, con participación de Ralph Bakshi (El Señor de los Anillos), sería emitida por Televisión Española hacia principios de los 80.

Precisamente en los 80 llegaría la segunda serie de animación, en concreto en 1981. Eran veinticinco episodios producidos por la filial televisiva de la propia Marvel, y que serían reemitidos sin parar variando el título del espacio donde se encuadraba. Así, tras su estreno Como Spider-Man, al año siguiente se repetiría dentro de The Incredible Hulk & The Amazing Spider-Man Hour; en 1983 se repuso una vez más, ahora como The Amazing Spider-Man & The Incredible Hulk; en 1988 apareció como parte del Marvel Action Universe...

Mientras, había nacido una nueva serie de nuestro personaje. Formando equipo con el Hombre de Hielo de los X-Men y Firestar, superheroína creada para la propia serie (2), nació la que aquí conocemos como Spiderman y sus increíbles amigos, o también como Las aventuras del asombroso Hombre-Araña y sus increíbles amigos -que es como la locución sudamericana lee el rótulo inicial- (Spider-Man and his Amazing Friends). La serie gozó de una primera temporada de 13 capítulos, una segunda de sólo 3 y una tercera de 8 episodios. Esta serie fue remontada con diferentes duraciones y también incluida, ocasionalmente, en el espacio díptico con el Increíble Hulk para luego, finalmente, ser emitidas todas las temporadas bajo la cabecera citada. La serie ofrecía una visión notoriamente infantil de las historias -con los tres amigos vivía un perrito con lazo de lo más pateable-, aunque mostró algunos personajes procedentes del cómic en un intento de otorgar cierta unidad a todo ese universo, si bien tímidamente. En las últimas etapas, incluso un aficionado experto como Don F. Glut escribió unos divertidos guiones.

En 1993 vendrá la más famosa de todas las spider-series: Spiderman (Spider-Man: The Animated Series) (3). Con un tratamiento argumental algo más adulto -las series previas eran de orientación exclusivamente infantil-, adaptando con cierta fidelidad muchas aventuras de los comics, la serie, con producción ejecutiva de Stan Lee y Avi Arad, y producción de Saban & Graz Entertainment, se desarrolló a lo largo de cinco temporadas con un total de 65 capítulos. Los dibujos eran notoriamente planos -sobre todo, si se compara con el dinamismo y la movilidad de la genial serie animada sobre Batman-, pero resultaba grato ver en movimiento ciertas sagas, como la del vampiro Morbius, o la de Spider-Man convertido, literalmente, en araña, si bien también ofreció adaptaciones pésimas de historias míticas como la de "El niño que coleccionaba Spiderman" (aquí, una niña métome-en-todo).

Una última serie surgió en 1999 titulada Spider-Man Unlimited. La idea consistía en dar a conocer la Contra-Tierra, una Tierra situada en la misma órbita que la nuestra, e invisible a nuestros ojos, y que ya aparecía en los comics (creada por el Alto Evolucionador). El tema ofrecía a Spider-Man viajando a Contra-Tierra para rescatar a John Jameson, el hijo de J. J., que, como astronauta, había ido a parar allí -exactamente igual que en la película Doppelgänger (1969), de Robert Parrish-; en aquel lugar se encontrará con variaciones de sus enemigos habituales. Tan simpática premisa fue un auténtico fracaso: los trece episodios que la conformaban tardaron dos años en emitirse en la televisión americana...

Aparte de esto, cabe citar también otra serie: Spider-Woman -emitida en algunas televisiones autonómicas de España con igual título-, una serie de animación con la respuesta femenina de la propia Marvel de nuestro héroe. Lanzada en 1979 con 16 capítulos, logró un Emmy como mejor serie de animación, pese a lo cual jamás fue vista en nuestro país. Ahora, con el lanzamiento de la película de Raimi se está desarrollando una nueva serie de animación, que continúa la película.

Spider-Man en imagen real

Pero aparte de estas series de animación, también se dispuso de un Spider-Man en imagen real.

Todo comenzó, como suele ser habitual en las series de televisión, con un telefilm. El 14 de septiembre de 1977 (otras fuentes citan como primera fecha de emisión el 19 de abril) se proyectaba el telefilm Spider-Man. El papel protagonista corría a cargo de Nicholas Hammond, actor que por entonces contaba con 27 años. Debutó a los 13 años con un papel en Lord of the Flies [tv: El Señor de las Moscas, 1963], la excelente adaptación por parte de Peter Brook de la gran novela de William Golding, y dos años después fue uno de los miembros de la multitudinaria familia Von Trapp en Sonrisas y lágrimas o La Novicia Rebelde (The Sound of Music), de Robert Wise. Entre sus trabajos más importantes cabe destacar colaboraciones en las mini-series Hombre rico, hombre pobre (Rich Man, Poor Man, 1976) y Crónicas marcianas (Martian Chronicles, 1979), y actualmente suele trabajar en televisión y también tuvo un pequeño papel en la prescindible Cocodrilo Dundee en Los Angeles (Cocodrilo Dundee in Los Angeles, 2001). Durante un tiempo corrió el rumor de que había acabado en el cine porno.

El papel de J. Jonah Jameson, el irascible editor del Daily Bugle, corrió a cargo del actor David White, intérprete en Embrujada (Bewitched, 1964-1972) -era el jefe del marido- y en muchas comedias clásicas americanas de los 50 y 60 -después, en la serie fija, fue reemplazado por Robert F. Simon-.

Pese a ser un telefilm, el presupuesto fue mayor de lo habitual, con el fin de estrenarlo en cines en el resto del mundo.

Así, en España, bajo el título de Spiderman, el hombre araña en acción tuvo un enorme éxito, lo cual propició el estreno de los dos primeros episodios de la serie oficial, que conformaban una sola trama, en forma de otra película -Spiderman 2: el hombre araña vuelve-, y el episodio final de la serie, que tenía el doble de duración y, por tanto, también podía gozar de honores de largometraje -Spiderman: el desafío del dragón-.

El éxito del telefilm, pues, propició que siete meses después debutase una serie a partir del mismo. Pocos elementos quedaron del cómic original, así, tía May aparecía en el episodio piloto encarnada por una actriz (Mary Ann Kasica) y en otro capítulo de la serie la interpretaba otra distinta (Irene Tedrow) y en un cometido muy menor. Sólo el carismático Jameson -con toda razón: eliminarlo hubiese sido un error garrafal- pervivió en el traslado, apareciendo en el piloto encarnado por el clásico actor David White y después, en la serie oficial, por Robert F. Simon, el general Mitchell de la serie M*A*S*H* (M*A*S*H*, 1972-1974) y que, casualmente, también aparecía en Embrujada. En el piloto también pudo contarse con Robbie Robertson, editor jefe en el Buggle, pero también en la serie oficial se prescindió de él. Ni Mary Jane, ni Gwen, ni Flash Thompson, ni siquiera enemigos míticos como el Duende Verde, Doctor Octopus o El Hombre de Arena -sin duda para ahorrar presupuesto- aparecieron en esta serie.

Así, en realidad, los enemigos a los que se había de enfrentar el Hombre Araña eran por lo general delincuentes del tres al cuarto (¡ni siquiera se contaba con Kingpin!), algún hipnotizador malvado y, quizá el enemigo más de cómic, un creador de clones. Las tramas, por tanto, resultaban bastante convencionales, y provocaba un tanto la desidia del aficionado que buscaba algo más de marcha. Un detective, sin duda, hubierasolventado los casos policiales que se presentaban, sin necesidad de que un hombre con superpoderes interviniera.

En cuanto a los efectos especiales, lo más llamativo eran unas copiosas redes de telaraña lanzadas por Spiderman, de una densidad que parecían una colcha bordada. Por lo demás, perspectivas simuladas para mostrarle trepando por paredes, o alguna transparencia poco efectiva.

________________

(1) La idea de Kirby era un muchacho débil que se transformaba en un adulto al frotar un anillo en forma de araña: como queda evidente, una clarísima copia del Capitán Marvel, así como de otro personaje del propio Kirby llamado The Fly (el Moscardón en España), publicado por Archie Comics.

(2) La idea original era unir a Spider-Man, el Hombre de Hielo y la Antorcha Humana de los Cuatro Fantásticos, pero se pensó que un hombre llameante impresionaría en exceso a los infantes (ese fue el motivo por el cual el personaje fue reemplazado en una serie de animación de los cuatro héroes... por un robotito gracioso).

(3) El personaje fue llamado siempre en Estados Unidos Spider-Man (con guión). La primera edición española, de Ediciones Vértice, se lanzó sin el guión, y desde entonces ha sido famoso en nuestro país con esa denominación. Cuando Fórum se hizo cargo del personaje, Marvel intentó que se colocara la grafía originaria, pero la editorial española prefirió poner la denominación conocida en nuestro país.



| Arriba | Atrás | Comentarios | Recomendar |


| Home | Archivo | Cine & Series | Comics | Dadá | Especiales | Figuritas | Herodoto | Libros & Revistas |

© 2014 Televicio Webzine
Sitio hosteado por Quinta Dimension