Televicio
Webzine
   
Red Cinefania: Televicio | Ficcion | Terror Universal | Twilight Zite | Gladiadores | Peplum | Don Daredevil
| Home | Archivo | Cine & Series | Comics | Dadá | Especiales | Figuritas | Herodoto | Libros & Revistas |
 Oficios en el Film NoirAcerca de las Crónicas de Bustos DomecqQuispeEl aprendiz de brujo John Law
Búsqueda:
powered by FreeFind
Newsletter:
Ingresa tu email

Ingresa tu nombre


Sección: Dadá (Lecturas: 4895)
Fecha de publicación: Diciembre de 2007

Dadá Fantastic Virtual Nº 73

por Maytland Goyeneche

Bookmark and Share

 DADA FANTASTIC

 

> NUESTRA WEB
> tapa - feliz navidad!!!!!!!!
/ > la de basura / > superman cabrón / > el rincón de Leo / la comic strip de la semana / > lo importante / > Los consejos de Seguro / > ranking fantástic / > ultimo momento / > los números / > el aguante / > guillermo francella / > para ir acabando / > phyn /

 

la pizarra de bart

 

 

 

Agregar "era broma" no permite insultar al director.
 

 

 

EDICIÓN ESPECIAL LEO MASLIAH

 


 

 

LA BOLSA DE BASURA - Leo Masliah

    Rodríguez iba saliendo de su casa para ir a trabajar, pero volvió para buscar una bolsa plástica llena de basura, que tenía preparada desde la víspera para una ocasión así, es decir, una ocasión en la que él, camino hacia alguna parte, tuviera que pasar por donde estaba el tacho de basura que se alimentaba de las bolsas de basura producida y envasada en cada uno de los apartamentos del edificio.
    El plan era sencillo y Rodríguez se iba acercando al tacho de basura sin pensar demasiado en nada relacionado con eso, pensando sí más bien en otras cosas relacionadas con otras cosas. Pero cuando se encontraba a menos de siete metros del tacho, Rodríguez detectó la proximidad de un agente perturbador, un elemento desestabilizador de la posible calma que acompañaba el automático, necesario, lógico, humano, social, comprensible, perfectamente justificado, habitual, cívico acto de tirar la basura. Era un individuo que, arrodillado junto al tacho, extraía de allí restos de alimentos, los cuales clasificaba y separaba en distintas bolsas que traía consigo, según el contenido proteínico, el tenor graso o el nivel de adición vitamínica que tuvieran; pero el individuo no daba la impresión de ayudarse, en la detección de las gradaciones específicas alcanzadas por cada uno de estos parámetros, con ningún tipo de instrumental técnico, excepción hecha de una protuberancia que él llevaba incorporada al rostro y que le servía para medir con precisión asombrosa el índice de putrefacción operante en cada residuo alimentario, ya que entre dos mitades de cáscara de naranja aparentemente iguales, el individuo descartaba una y se quedaba con la otra, y no era, como se dice vulgarmente, porque estuviere en condiciones de tirar manteca al techo. En efecto, su nivel de ingresos no parecía ser muy alto, a juzgar por unas pequeñas roturas visibles en un costado de su toga de arpillera.
    Rodríguez empezó a vacilar. Luego siguió haciéndolo.
    No sabía si ignorar al individuo y depositar la bolsa en el interior del tacho, o ignorar al individuo para dejar la bolsa a unos metros de él, o tomar otras actitudes cuya descripción se verá momentáneamente demorada por el análisis de aquellas otras ya mencionadas.
    La primera de éstas, es decir, de aquéllas, a saber, ignorar al individuo y tirar la bolsa en el tacho, era casi imposible de llevar a la práctica, porque la posición de la cabeza y las manos del perturbacionista era tal que obligaba a Rodríguez, en caso de decidirse a tirar la bolsa en el tacho, a decir “con permiso”. Esta opción implicaba no ignorar al individuo y considerar el acto de depositar la bolsa como una entrega, era como decirle “tomá”, y eso requería reconocer previamente en el objeto alguna cualidad capaz de valorizarlo como obsequio.
    Dejar la bolsa a una distancia prudencial del tacho implicaba también, quisiéralo o no Rodríguez, reconocer el origen humano de la perturbación, y localizarlo en la persona del espécimen que revisaba la basura, ya que, de haberse tratado de un perro o una rata, Rodríguez no habría tenido inconvenientes en tirar la bolsa en el tacho dejando por cuenta del animal la tarea de defenderse del impacto, y siendo en este caso dicho impacto únicamente de tipo físico, y no también emocional, social o como quisiera llamarse a las connotaciones extrafísicas que puede haber en la actitud de regalarle a alguien una bolsa con basura. La única forma de dejar la bolsa a pocos metros del tacho y al mismo tiempo ignorar efectivamente la presencia del foco problematizador era concretar una súbita mudanza al edificio de al lado, cuyo tacho de basura estaba en ese momento libre de incursiones extractivas (aunque no por mucho tiempo, ya que en cuatro o cinco tachos más adelante y con próximo asiento en los tachos sucesivamente más cercanos había otro qué sé yo). Esa mudanza súbita sólo podía producirse si llegaban a confluir allí en ese momento una serie de factores, como el que Rodríguez no fuera miope y pudiera ver en la pizarra del quiosco de enfrente si su número de lotería había salido favorecido. Dándose una solución afirmativa a esto, Rodríguez, en la euforia del triunfo, habría podido cruzar a cobrar portando un tácito perdón por la distracción consistente en no desprenderse todavía de la bolsa de basura. Al volver a su vereda, con el dinero en una mano y la bolsa en la otra, debía pasar el propietario de alguno de los apartamentos vacíos del edificio vecino al suyo, y Rodríguez podría entonces decirle “tome este dinero, le compro el apartamento; supongo que ahora puedo hacer uso del tacho de basura correspondiente a ese edificio”. Pero la miopía de Rodríguez invalidaba todo esto aun cuando su número de lotería hubiese resultado premiado y el dueño del apartamento vecino vacío estuviese llegando desde la otra cuadra.
    No era posible entonces ignorar la presencia del individuo, había que tenerla en cuenta. Desde este punto de vista, dejar la bolsa en el tacho era una descortesía, estando como estaba Rodríguez en conocimiento de que el otro iba a tomarla y revisarla de todas maneras. Pero dársela en las manos no dejaba de constituir para él una ofensa, atendiendo al contenido repugnante de la bolsa. En cuanto a si para el otro ese acto podía resultar ofensivo o no, era algo difícil de prever. Más allá de sus intenciones de apropiarse la bolsa, el individuo podía contar con una dosis de orgullo que superara con creces en intensidad a la que se necesitaba para realizar el esfuerzo de levantar una bolsa no muy pesada que alguien le deja a uno al lado, o el de desatar un nudo mas o menos provisorio que alguien hizo en la boca de una bolsa de nailon. Otra posibilidad era dejarla en el tacho, pero abierta, dando a entender que no se ignoraban las intenciones del sujeto en cuanto a revisar la bolsa. Pero todos estos pensamientos pasaron con mucha rapidez por la mente de Rodríguez. Vencido por la ambigüedad contenida en el acto de darle a alguien algo que es una porquería, siendo que este alguien tiene de todas formas mucho interés en recibirla, Rodríguez empezó a pensar en otro tipo de salidas.
    Pensó, por ejemplo, en darle al individuo, no la bolsa de basura, sino una limosna. Sin embargo el análisis de esta posibilidad le reveló que esto no habría de librarlo del dilema de que hacer con la bolsa. Sea cual fuere la magnitud de la limosna, era evidente que nunca bastaría para consolidar en el otro una posición económica suficientemente holgada como para abandonar el hábito de hurgar en los tachos de basura. Entonces el individuo aceptaría quizá la limosna, pero metería inmediatamente después las manos en la bolsa. En cuanto a decirle “tome, le doy esto con la condición de que no revise la bolsa”, no parecía esto contener mayor cantidad de urbanidad que dejar la bolsa ahí nomás y retirarse del lugar sin decir ni siquiera “bolsa va”.
    Rodríguez empezó a retroceder. Mientras lo hacía siguió examinando otras posibles maneras de deshacerse de la bolsa sin entrar en actitudes que hirieran sus principios.
    Consideró el no dejar la bolsa en el tacho, sino sólo su contenido, vaciándolo en las manos del individuo. También consideró el dejar la bolsa cerrada y decirle “mire, le dejo esto, y sé que lo va a abrir; no me gusta la idea pero sé que es lo único que usté puede hacer para vivir; yo quisiera ayudarlo, pero no puedo por razones salariales, etc.”. Luego pensó en vaciar la bolsa en el tacho del edificio vecino, pero volver luego y tirar la bolsa vacía en el otro tacho, mostrando su necesidad de evitar entregarle basura al otro, pero mostrando al mismo tiempo también que no era su intención hacerle un desaire ni fingir que no lo había visto ni que lo había visto pero que no quería roces con él.
    Ninguna de estas opciones satisfizo a Rodríguez. Siguió retorciendo hasta entrar de nuevo en el edificio. Subió las escaleras también retrocediendo, y sacando la llave de su apartamento consiguió, luego de unos minutos de esfuerzo, abrir la cerradura permaneciendo él de espaldas a la puerta. Así entró al apartamento, y siguió retrocediendo hasta que se topó con la ventana, que estaba abierta. Supo detenerse en ese momento, y permaneció allí quieto como un muñeco a cuerda detenido en su marcha por algún obstáculo, siempre de espaldas a la ventana, con la bolsa de basura en la mano. Y así pasó un rato, hasta que de pronto Rodríguez oyó que desde abajo el tipo le gritaba “che, loco, aunque sea tirámela por la ventana”.

 

golver

 

 

SUPERMAN CABRÓN!!!!

    Bueno, ya sabemos de lo que es capaz este cabronazo, así que mejor dejemos que la imagen hable más que mil palabras...

 

 

EL RINCÓN DE LEO

Corriente Alterna



No sé por qué te fuiste ni por qué después
al poco tiempo te dio por volver
no sé por qué no sé por qué
tomaste aquella triste decisión
de abandonarme y cual fue la razón
de tu regreso y qué pasó

que al otro dia te volviste a ir
no me diste ni tiempo de decirte
preguntarte si esa vez
regresarias como la anterior
ni si te ibas en busca de amor
y si fue asi supongo que

no lo encontraste y fue por eso que
volviste pero cuando te apreté y
te pregunté qué plan tenés
me contestaste muy asi nomas
con evasivas y casi te vas
pero esa vez no te dejé

porque de un brazo fuerte te agarré
pero fue inutil porque cuando me acosté
senti la puerta y eras vos
que te pelabas sin decir adiós
capaz que fue mejor para los dos
pero muy malo para mi

por eso me alegré cuando te vi
que regresabas pero no entendi
por qué enseguida me decis
que tu intención sigue siendo partir
y sin demora pasas a cumplir
tu anuncio y me dejas ahi

sin esperanza con respecto a ti
pero con la sorpresa de que asi
como te vi partir también
te vi volver y te escuché muy bien
decir que nunca me ibas a dejar
para después saber faltar

a tu palabra porque sin pieda
te fuiste a algun rincón de la ciuda
que al parecer no te gustó
porque si no no entiendo qué te dio
por dar la vuelta y pedirme perdón
pero enseguida, maldición,

me abandonaste y desde aquella vez
te fuiste y regresaste mas de diez
o veinte veces es que ya
perdi la cuenta y la velocida
de tu continuo ir y venir se va
volviendo cada vez mayor

ni bien te fuiste por el ascensor
la puerta se abre y estas otra vez
ahi no sé si es que volvés
ya es imposible adivinar qué hacés
si te estas yendo o a la misma vez
estas viniendo ya no estas

aca ni alla como venis te vas
tu cara ya no se distingue mas
apenas en el corredor
se ve una larga franja del color
de tu vestido sos como un ciclón
un huracan sin dirección

un haz de luz cada vez mas veloz
ya nadie puede verte ya no sos
mas que una tenue sensación
un sutil, fugaz coloración
en las baldosas de ese corredor
y la portera ya subió

trayendo el balde con el secador
le digo doña deje por favor
y me contesta no señor
el corredor lo tengo que limpiar
y yo le explico que te va a borrar
si pasa el trapo por ahi

pero ella cree que me enloqueci
no sabe nada de lo que yo vi
y un golpe de agua con jabón
te lleva entera junto a la ilusión
de averiguar un dia en qué vagón
viaja el secreto de tu corazón.

golver

 


 

 

 

LA COMIC STRIP DE LA SEMANA

hoy: podeti

 

golver

 

 

lo importante

A tiempo hablar o callar, un gran mal puede evitar
Si del sol eres amigo, la salud irá contigo
Si te levantas temprano, vivirás alegre y sano
Un niño malhumorado, un enfermo mal curado
Un niño que no es aseado, infunde gran desagrado
No seas precipitado ni revoltoso
El perdón es el castigo mejor para el enemigo
No calumniar, no lamentarse, no hablar de sí mismo
La verdad engrandece, la mentira envilece

.

golver

 

 

 

 

LOS CONSEJOS DE SEGURO

presentados por Adrián Alvarado.

Consejo de Seguro número romano 9

    Alberto Medina decidió hacerse matar.

    Una serie de fracasos sucesivos precipitaron una determinación que ya había tomado tiempo atrás.

    El suicida recurrente suele pensar a diario una forma rápida, limpia, digna y no dolorosa de morir, de dar por terminado ese juego perverso en que suele transformarse la vida.

    Alberto medina era un cobarde y acostumbraba a mencionarlo cada vez que se ponía triste con el alcohol. El salame se ponía en pedo y daba lástima porque alguien le dijo que las mujeres buscaban hombres tristes para protegerlos. Alberto Medina espantaba a las mujeres y a los hombres por igual. Alberto medina era solo y solo tomó la decisión de hacerse matar.

    Una noche se clavó medio litro de ginebra en diez minutos y salió en bicicleta a perder y perdió rápido, un indigente, padre de dos pibes presa de la desesperación lo encaró sin arma, lo tiró de la bici, la agarró, e intentó salir a los pedos.

    Alberto salió para hacerse matar, no para que un don nadie desarmado lo voltee de la bici para llevársela. Lo corrió, lo alcanzó y lo tumbó, forcejearon y no ganó ninguno de los dos, perdieron ambos, porque se miraron a la cara. Los dos vieron la desesperación del otro y por un segundo eterno fueron pares y ese segundo fue suficiente. Ambos entendieron. De la lucha por la supervivencia pasaron al abrazo y fueron de la misma especie y la misma condena.

    Lloraron, abrazados, y mientras lloraban un tercero se llevó la bicicleta pero volvió arrepentido. Alberto y el otro desesperado seguían en la misma posición, el tercero se acercó al conmovedor dúo y empezó a llorar, se acordó de su mamá, de la polenta que odiaba y después extrañó lleno de nostalgia. Lloró como nunca.

    Cuando pasó el furgón de la policía eran 17 almas llorando por todos nosotros, los milicos pararon intrigados, seis de los ocho uniformados fueron presa de una profunda tristeza, los dos policías restantes se encargaron de llevarse a aquella multitud a la comisaría.

    El comisario de apellido Guevara, que alguna vez había leído a González Tuñón, entendió todo de inmediato, llamó por teléfono a un fiscal amigo que se apersonó de toque. El fiscal llamó a un juez con el que se juntaban a tomar ácido y jugar al ajedrez. El juez acudió raudo a la comisaría de Guevara.

    Hasta acá el detalle, después, mucho después, todos murieron en una guerra feroz, que fue la última.

    Libertad a Seguro.

 

 

 

 

RANKING FANTÁSTIC

1) La muralla
2) Canción de los desposeídos totales
3) Agua podrida
4) La recuperación del unicornio
5) Cerrajería

Votá tu RANKING en DFV

golver

 

 

 

 

golver

 

 

LOS NÚMEROS

    30.000 dólares

recibió Natalie Wood de su escuela (NY) de indemnización por ser suspendida al negarse a quitarse una remera que decía "Barbie es lesbiana"...

golver

 

 

 

EL AGUANTE
*Aguante Pocho Martinez

*Aguante José Fernández
*Aguante Pepe Gómez
*Aguante Pocho Gómez
*Aguante José Sánchez

Sumate el aguante de DFV

 

golver

 

GUILLERMO FRANCELLA
Y ahora un dato sobre Guillermo Francella:

Guillermo Francella posee el secreto de por qué el Papel le gana a la Piedra.

 

 

Más datos sobre el ídolo en GF

 

PARA IR ACABANDO:
MERCADO DE VALORES. - el CD de LEO MASLIAH Textualmente 2 u$s 8.66 -
COSAS QUE NO SABRÍAS SI NO FUERA POR EL CINE :
* Es muy probable que sobrevivas a cualquier batalla, a menos que cometas el error de enseñarle a alguien una foto de tu novia.
* Si tienes que hacerte pasar por un militar alemán, no es necesario hablar el idioma; con tener acento alemán bastará.
* Si la ciudad se ve amenazada por un desastre natural o algún tipo de monstruo, la principal preocupación del alcalde será siempre la futura feria de comercio o su próxima exposición de arte.
* La torre Eiffel se puede ver desde cualquier ventana de París.
* Un hombre no se inmuta mientras recibe una paliza de campeonato, pero se queja cuando una mujer intenta limpiarle las heridas.
* Si se ve en algún momento un vidrio de considerables dimensiones (sobre todo si lo llevan dos hombres) es que alguien va a atravesarlo en breves instantes..
POLÍTICA. Leemos el mango del hacha que un día pusieron un tema de Leo Masliah...
QUE PORQUERIA ES EL GLÓBULO.
o Hace un mes averigüé como funciona un clarinete, desmontándolo. Lo averigüé y me metí en un lío.
o Pregunta: ¿el saxófono es un instrumento de metal o de madera? Respuesta: sí.
o Casi toda piel de animal puede ser extendida sobre un marco para producir un sonido agradable, una vez que hayas sacado el animal de ahí.
o El hecho más importante del siglo XV o XVI fue la revolución del útero.

MÚSICA.
el precio de la fama a veces no es tan caro, ACÁ lo tenés gratis

LISTA DE CORREO. suscribite en AQUI si te falta algún número del pasquín virtual o si querés que te empome un trava musculoso

 

Te ofrezco belleza, vendo cirujías
y te dejo la cara peor que la mia.

 

ADVERTENCIA A LEO MASLIAH

TODO el material aquí aparecido carece absolutamente de autorizaciones y viola absolutamente cualquier tipo de corpirigth, pero como este pasquín no tiene fines de lucro, y además sería tristísimo decir que el editor del pasquín ganaría prestigio con la inclusión de material de alguien prestigioso (digo triste por no decir patético, el editor no tiene manera alguna ya de lograr el más mínimo prestigio así venga John Lenon a darle una palmada) dego, sería triste aducir algo así, así que amigo, no me vengas a querellar porque además no tengo un mango, así que lo mejor que podés hacer es tomarlo como un homenaje y seguir tu ruta. Muchas Gracias y Buenas Noches.

golver

 

DADÁ FANTÁSTIC VIRTUAL
es un webzine sin fines de lucro y de distribución gratuita, publicación atea de la asociación dadaísta santafesina. Registro de la propiedad intelectual que lo haga otro. La reproducción total o parcial sin el consentimiento del editor está absolutamente permitida, sobretodo el plagio indiscriminado
y se hace cargo de lo que sea pero no si de jorge lanata adelgaza mucho y se hace anoréxico.

Director
maytland goyeneche
Colaboran en este número
ese señor, uruguayo, que es un capo
No colaboran en este número y nos enorgullece
mahatma gandhi
porque nunca me cayó bien el chabón, eso de poner la otra mejilla cuando te están apaleando nunca me pareció muy honroso.

Este número se lo dedicamos a Leo Masliah

 

ADVERTENCIA I: Este producto atrae a cada trozo de materia el el universo, incluyendo los productos de otros fabricantes, con una fuerza proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre ellas. --
ADVERTENCIA II:  Hay una posibilidad muy pequeña de que mediante un proceso conocido como "Efecto Túnel", este producto desaparezca espontáneamente de su situación actual y reaparezca en cualquier otro lugar del universo, incluyendo la casa de su vecino. El editor no se hace responsable de cualquier daño o perjuicio que pueda originar --
ADVERTENCIA III:  El editor tiene técnicamente derecho a proclamar que este producto es Decadimensional. Sin embargo, se recuerda al consumidor que esto no le confiere derechos legales mas allá de aquellos aplicables a los objetos tridimensionales, ya que las siete nuevas dimensiones están confinadas en un "área" tan pequeña que no se pueden detectar.

golver

si no quieres recibir más este inmundo pasquín clickea AQUI ya que, evidentemente, no eres mi amigue



| Arriba | Atrás | Comentarios | Recomendar |


| Home | Archivo | Cine & Series | Comics | Dadá | Especiales | Figuritas | Herodoto | Libros & Revistas |

© 2017 Televicio Webzine
Sitio hosteado por Quinta Dimension