Televicio
Webzine
   
Red Cinefania: Televicio | Ficcion | Terror Universal | Twilight Zite | Gladiadores | Peplum | Don Daredevil
| Home | Archivo | Cine & Series | Comics | Dadá | Especiales | Figuritas | Herodoto | Libros & Revistas |
 Oficios en el Film NoirAcerca de las Crónicas de Bustos DomecqQuispeCantantes en el Cine Argentino
Búsqueda:
powered by FreeFind
Newsletter:
Ingresa tu email

Ingresa tu nombre


Sección: Cine y Series (Lecturas: 15247)
Fecha de publicación: Septiembre de 2003

El legado de Emile Cohl

¿Cuántas veces uno tiene la posibilidad de conversar con el nieto de un pionero del cine?
por Darío Lavia

Bookmark and Share

Emile Cohl en su juventud¿Qué preguntaría usted, amigo cinéfilo, si pudiera encontrarse con uno de los pioneros del cine? Obviamente esa conversación sería hoy en día imposible, pero, gracias a este medio virtual, hemos entrado en contacto con Pierre Courtet-Cohl, nieto del fundador del dibujo animado cinematográfico, Emile Cohl. Con Pierre hemos intercambiado varios correos electrónicos, en los que ambos nos brindamos datos, él sobre la historia de su abuelo, y nosotros sobre la bibliografía que disponemos de Emile Cohl. En principio digamos que no es fácil buscar datos en cualquier libro de historia del cine sobre esta persona. En mi Historia del Cine de Editorial Planeta (30 tomos, editados en España), apenas lo nombran en dos diferentes páginas, pero sin dar mayores detalles. Tuve mejor suerte con la pequeña Historia del Cine de Lo Duca, donde había varias páginas dedicadas al realizador francés. Otro libro, Diccionario de Cineastas, de Sadoul, también daba pistas de Cohl y una somera filmografía. La Enciclopedia Ilustrada del Cine, de Román Gubern, editada en 1969, brindaba también una concisa e interesante biografía. Sin embargo, había datos que no coincidían. Por empezar, Lo Duca decía que Cohl había realizado "casi cien dibujos animados". Sadoul por su parte, decía que Cohl era responsable de "un centenar de cortometrajes". Gubern por último, duplicaba ese número a "más de 200 dibujos animados, combinados a veces con tomas de vistas reales". Es importante recalcar que Cohl trabajó durante un tiempo en los Estados Unidos, siendo uno de los primeros cineastas europeos "importados" por la futura "meca del cine". Ni Lumiére ni Méliès lograron dar ese salto, a pesar que hoy se los recuerda muchísimo más. En la gran América, Cohl contribuyó al desarrollo del dibujo animado en tal nación gracias a su colaboración con George MacManus, con quien creó la primer serie de dibujos animados. Su nieto hoy en día, trabaja por mantener viva la memoria de Emile Cohl, y fue de nuestra mútua correspondencia electrónica de la que extractamos esta entrevista.

Darío: ¿Qué edad tienes, Pierre? ¿De dónde eres? ¿Conociste a Emile Cohl?

Pierre: Respondo a tu última pregunta: Emile Cohl murió en 1938, yo tenía seis años. Así que también podrás calcular mi edad. Por supuesto tuve la oportunidad de conocer a mi abuelo, ya que vivía con nosotros (con mis padres y mi hermana). Nací en París, ya que mi familia siempre vivió en París. Emile Cohl nació en París y siempre vivió y trabajó en esta ciudad (así como también en Montmartre), a excepción de seis meses en Gran Bretaña (1895-1896) y 18 meses en Estados Unidos (1912-1914). Él hizo una investigación genealógica y encontró que la familia Courtet (se escribía Courtois, Courtais o Courteis en esa época) ya vivía en el centro de París hacia 1280. Hoy en día sigo viviendo cerca de esa ciudad.

Darío: Tengo varios libros con información acerca de tu abuelo, en los que se lo compara con Georges Méliès como pionero del cine.

Pierre: Me alegro que tengas varios libros, pero cuidado, porque varias veces he leído información falsa o errónea con respecto a su vida y películas. El mejor libro acerca de Emile Cohl es norteamericano y ha sido publicado por la Universidad de Princeton. Se llama "Emile Cohl, caricature and film", y su autor es Donald Crafton (son 400 páginas).

Emile Cohl, dos años antes de su muerteDarío: Veamos. En el Diccionario del Cine: Cineastas (Dictionnaire des Cineastes, 1977) de Georges Sadoul tiene esta biografía para Emile Cohl:

«Cohl, Emile (E. Courtet): (París, 4 de enero de 1857 / Orly, 27 de enero de 1938): El creador de la animación y sus diversos géneros en tanto que octavo arte, fue caricaturista, discípulo de Gill hasta 1907, fecha en la que entró como realizador a la Gaumont, pasando muy pronto de los filmes de trucos al empleo sistemático del movimiento norteamericano (fotograma por fotograma). No fue solamente un extraordinario técnico, creando o desarrollando diversos procedimientos - dibujos que se van haciendo solos, animación de dibujos, muñecos, objetos, recortes, combinaciones con tomavistas en directo - sino también un gran artista, gracias a la precisión maliciosa de sus dibujos y a su fantasía extravagante. Ha sido el más directo antecesor de la animación moderna tal y como la concibió, por ejemplo, McLaren en 1940. En la miseria desde 1925, murió accidentalmente en un asilo, al prenderse fuego su barba en la llama de un candil.»

Pierre: Nunca conocí a Sadoul, pero se que ha cometido varios errores sobre Emile Cohl en sus libros. Así que hay que tener cuidado. Sin embargo deseo aclarar que mi opinión es uno de los grandes historiadores del cine. La lista de las películas que brinda no es completamente exacta y con respecto a su muerte, lo vamos a aclarar (yo era niño). Un día de Julio o Agosto de 1937, mi abuelo accidentalmente tiró un candil en su escritorio. Por entonces no usábamos electricidad, porque era muy cara. Algunos de sus papeles se prendieron fuego y también su barba (solo su barba). Su hijo (mi padre) extinguió el fuego, y el hecho no fue importante hasta que llegaron los bomberos, quienes sugirieron llevar al abuelo al hospital para ser observado. Más tarde fue transferido a otro hospital, donde murió, en Enero de 1938 (varios meses después), a causa de una neumonía mal curada. Así que es una tontería decir que falleció como resultado de ese incendio accidental.

Emile Cohl, visto por sí mismoDarío: Hay otro libro, "Historia del Cine" de Giuseppe Lo Duca, en el cual se brinda una interesante introducción al nacimiento del cine de animación así como de la presencia de Cohl.

«Con frecuencia el cine ha hecho incursiones en el terreno de lo absurdo, pero ha debido someterse a demasiadas leyes propias de la materia como para poder dominar el mundo de lo irreal; por el contrario otra forma cinematográfica, el dibujo animado, ha movilizado el absurdo con perfecta coherencia. El cine fotográfico, colocado ante un piano, nos permitirá verlo: inmóvil, sonoro, bajo luces diversas, esfumado como en una niebla; mediante un truco podremos ver moverse el teclado sin que aparezca tocado por los dedos humanos y hasta podremos ver desaparecer y aparecer el instrumento. Solo el dibujo animado es capaz de mostrarnos un piano que se sacude las pulgas, que marca el compás con la cola, que se desternilla de la risa, que muerde al músico imprudente a la menor nota en falso. Estamos, pues, en presencia de dos mundos "visuales" que solo tienen en común la película impresionada y la banda sonora.

«Pueden considerarse como antecedentes del dibujo animado aquellos espectáculos del siglo XVII que eran presentados con la linterna mágica, con sus diapositivas de planos móviles, según los principios del dibujo animado actual. Los movimientos se limitaban a uno o dos cambios: ora eran las pupilas de los ojos que se movían, ora un molino de viento que hacía mover sus aspaso bien una mano que se desplazaba acercándose o alejándose, etc.; algunas veces el gag brotaba neto y franco, como en los más hermosos dibujos animados de Walt Disney: un arlequín se acercaba para levantar la tapa de una marmita; en la escena siguiente una cabeza de fiera dos veces más grande que la marmita devoraba al arlequín curioso.

«En el siglo XIX, casi todas las investigaciones en torno al movimiento se limitaban al campo del dibujo animado; la fotografía solo se adoptó mucho más tarde. El "fenaquisticopio" de Plateau es también un antecesor del dibujo animado; y los niños, esos maestros de la fantasía pura, deben ser sin duda de la misma opinión. El "praxinoscopio" de Reynaud y sus "pantomimas luminosas" es ya dibujo animado. Pero al ser sustituido el dibujo por la fotografía, el dibujo animado corrió el riesgo de desaparecer antes de nacer; fue necesaria el alma de poeta de Émile Cohl para retornar al dibujo animado como supremo perfeccionamiento de la fotografía animada.

«Cuando el dibujo animado hubo alcanzado la cima de su éxito, J. Stuart Blackton, director de Norma Talmadge, afirmó que había realizado en Los Angeles, un dibujo animado sobre celuloide y pretendió que el mismo era un Vitagraph; sin embargo esta casa solo se transladó a Los Angeles el 13 de Noviembre de 1911. El primer dibujo animado producido en los Estados Unidos es, sin duda, el popular GERTIE, THE DINOSAUR (Gertie el Dinosaurio-1909) de Windsor McCay. Gaumont sostiene que él inventó el dibujo animado y cita un esbozo móvil de la odiosa batalla de SPION KOOP (1900). Pero la creación de este género de películas pertenece, en cambio, a Émile Cohl, cuyo período de invención y de producción intensa se escalona desde 1908 a 1912. La exhibición pública de sus dibujos animados tuvo lugar el 1º de agosto de 1908 en el teatro del Gymnase, en París; casi al mismo tiempo McCay podía analizar los "trucos" de Cohl en la sucursal de Gaumont en Flushing, New York.

Fantoche, de Emile Cohl«El primer dibujo animado de Émile Cohl fue FANTASMAGORIE (Fantasmagoria-1908), que tenía 36 metros de longitud y cuya proyección solo duraba 1 minuto y 57 segundos. Su segunda película fue LE CAUCHEMAR DU FANTOCHE (La Pesadilla de Fantoche-1908) de 80 metros; entre 1908 y 1918 realizó casi cien dibujos animados, más de la mitad de ellos en los Estados Unidos. La técnica de las primeras bandas estaba reducida al mínimo y los dibujos eran esquemáticos, porque Émile Cohl trabajaba solo y no podía permitirse el lujo de incluir detalles no esenciales; pese a ello, sus mejores dibujos animados pueden compararse sin desmedro con las mejores producciones del período de posguerra, en especial la riqueza de sus hallazgos (gallinas que en lugar de huevos ponen relojes despertadores, un muñeco que se eleva en el aire y se sirve de los faldones de su vestido como timón, un obelisco que solloza, metamorfosis inesperadas, etc.): JOYEUX MICROBES (Microbios Alegres, 102 metros), proyectada sobre la pantalla del "Folies-Bergère"; AVENTURES DU BARON DE CRAC (Las Aventuras del Barón de Crac-1910, 102 metros); RETAPEURS DE CERVELLE (Remendadores de Cerebros) y LE RÈVE D'UN GARÇON DE CAFÉ (El Sueño de un Mozo de Café-1910, 100 metros); RIEN N'EST IMPOSIBLE À L'HOMME (Nada es Imposible para el Hombre-1912, 110 metros), PIEDS NICKELÈS (Pies Niquelados-1918, 116 metros), etc.

«Como Disney y Fleischer, también él tuvo sus personajes típicos: Fantoche (1908-1910) y Snookums (1912-1914), este último realizado en colaboración con el artista norteamericano George McManus, tomó en Europa el nombre de "Zozor" o "Cirillino".

«La idea de Émile Cohl no fue solamente una intuición sino el comienzo de un arte que él llevó tan lejos como los medios de la época se lo permitieron - vale decir, sin color ni sonido - e incluso hasta los límites extremos de lo cómico y de lo surrealista.»

Este libro fue editado en mi país en 1956, pero originalmente se editó como "Histoire du Cinéma" en 1942 en París, Francia, por las Presses Universitaries de France. Según dice Lo Duca, la primera película de Emile Cohl fue FANTASMAGORIE. Pero en la lista oficial dice que este fue el tercero de sus filmes, siendo previos LE MOUTON ENRAGÉ (Junio de 1908, 116 metros) y luego LE VIOLONISTE (Junio de 1908).

Pierre: El Sr. Lo Duca vino a nuestra casa varias veces para visitar a mi abuelo, entre 1935 y1937, pero no tengo recuerdos personales de él. Se que a mis padres no les agradaba mucho, ya que él prometió muchas cosas a Emile Cohl, que luego no cumplió. Nunca lo volvimos a ver luego de la muerte del abuelo, pero supimos que se había interesado luego de la II Guerra Mundial en la historia del cine erótico. Tengo uno de sus libros en los que habla de Emile Cohl. La información concerniente a sus primeras películas es verdadera, pero luego está errada. De hecho, entre 1908 y 1918, Emile Cohl no filmó 100 cortos sino 220. Y dejó de hacer cortos en 1923, luego de haber filmado 312 películas. Él llevó un archivo de todos estos filmes, con datos de duración, fecha, productora, etc., muy completo. Con respecto al personaje norteamericano de Snookums, en Europa no se conoció como "Cirillino" sino solamente como "Zozor".

Darío: Ni siquiera puedo imaginar la cantidad de historias y anécdotas que tu abuelo pudo haberte contado, además de los recuerdos que tus padres te han narrado, tal como el recuerdo de Lo Duca visitando tu hogar. Ahora comprendo la gran importancia que Lo Duca da a Cohl como el auténtico fundador del cine de animación. Supongo que la información falsa sobre Cohl es debida a errores de parte de Lo Duca, no creo que hubiera tenido intención en falsificar datos. Irónicamente tu no tienes un buen recuerdo de Lo Duca, pero es gracias a su libro que yo entré en conocimiento de la obra de Emile Cohl. Con respecto al erotismo, tienes razón. Hay un libro de Lo Duca titulado "Historia del Erotismo".

Cohl a los 53 años, con  sus marionetasDarío: Me has enviado una interesante fotografía, de Emile Cohl con varias marionetas. ¿Que son estos muñecos? ¿Otros de sus personajes?

Pierre: Estas marionetas que se ven en la fotografía fueron utilizadas para la película LE TOUT PETIT FAUST (1910), producida por la Gaumont. El corto fue el primero de la historia del cine en ser protagonizado por títeres como actores. El vestuario de los muñecos fue realizado por la esposa de Emile Cohl, mi abuela.

Darío: Nunca he visto sus películas, y me pregunto porque no han sido difundidas.

Pierre: Con respecto a las películas, no me sorprende que nunca hayas visto ningún filme de Emile Cohl. Es una pena, ya que son muy interesantes y muy modernos. La razón (además del hecho que gran parte de los cortos se han perdido), es que yo no poseo los derechos de esas películas y tampoco tengo copias. No tengo absolutamente ningún filme de Emile Cohl, mientras que por ejemplo, la nieta de Georges Méliès (que conozco muy bien), posee los derechos de las películas de su abuelo y también las copias, ya que Méliès fundó su "Star Films".

Darío: Vi las películas de Méliès en pantalla grande cuando ella vino a Argentina, hace unos años atrás. Vino con su hijo, que hizo un lindo acompañamiento de piano para los cortos. Fue una de las funciones más memorables de mi vida.

Pierre: Conozco a toda la familia. Probablemente a quienes viste hace algunos años fue a la biznieta con su hijo, el pianista (sería el chozno de Méliès). Yo tengo dos hijos músicos, el mayor toca el piano y el menor toca guitarra y se gana la vida con su música. Me hubiera gustado que al menos uno de ellos pudiera acompañar los filmes mudos del abuelo, pero es difícil y además un trabajo muy especial, ya que se requiere mucha improvisación.

Darío: ¿Porqué es que se pueden ver películas de Méliès y no de Cohl?

Un gag en un dibujo animado de Emile Cohl Pierre: Claro, la diferencia es que mi abuelo nunca tuvo su propia compañía; él siempre trabajó para compañías como Gaumont, Pathé, etc., y los sucesores de estas firmas se quedaron con los derechos y generalmente con las copias. El problema es que piden mucho dinero por alquilar las copias. Lo que suelo hacer, generalmente, es encontrar una organización (puede ser un archivo fílmico, un festival, un ministerio de cultura, etc.) que pueda afrontar el pago del alquiler de esas películas. Lo hago en Francia y en el extranjero. Hace unas semanas, por ejemplo, fui a Varsovia, Polonia, gracias a la Cinemateca Polaca y a la Embajada de Francia en ese país, para presentar las películas de mi abuelo. ¡Espero algún día poder mostrar algunos de los filmes de Emile Cohl en Argentina!

Darío: Espero lo mismo (de paso, si hay algún lector de la Cinemateca Nacional, el Museo del Cine, o el Instituto del Cine, ¡qué mérito sería poder auspiciar tan ilustre material fílmico!). Pierre, ¿cuántas copias de las películas de Emile Cohl sobreviven? Hubo otros pioneros como Emile, en el género de animación mudo?

Pierre: Con respecto a las películas que han sobrevivido, son unas 65 sobre un total de 300. Ha habido algunos pioneros en el dibujo animado del cine mudo, pero muy pocos. En Estados Unidos tenemos a Stuart Blackton y Windsor McCay. En Francia a Benjamin Rabier (dibujos animales) y Lortac (películas publicitarias), 10 años después de Emile Cohl, que trabajó exitosamente con ellos durante cierto tiempo. Por supuesto ha habido algunos más en otros países, pero al aparecer luego de la I Guerra Mundial, ya no se los consideraría exáctamente como pioneros. El trabajo del dibujo animado era muy largo, dificultoso, tedioso (y por ende, antieconómico) como para interesar a los artistas antes de la apertura del primer estudio en los Estados Unidos en 1914.

Darío: Me pregunto si sus películas se habrían estrenado en Argentina en su época.

Pierre: Usualmente Gaumont y Pathé distribuían las películas de Emile Cohl, y alrededor de 1910 estas empresas tenían ya subsidiarias en las principales ciudades del mundo, de manera que las películas hechas en Francia se proyectaban también en todos esos países. Creo que las películas realizadas por Emile Cohl entre 1908 y 1911 (justamente las más interesantes) fueron vistas en Argentina.

Para cerrar tan apasionante diálogo, queremos agradecer a Pierre Courtet-Cohl por su amabilidad, y a su abuelo por contribuir de tal manera a la historia de este séptimo arte que tanto amamos.

Ilustraciones:
Gentileza Pierre Courtet-Cohl
Historia del Cine, Lo Duca, Editorial Eudeba.
Diccionario del Cine, Georges Sadoul, Ediciones Istmo



| Arriba | Atrás | Comentarios | Recomendar |


| Home | Archivo | Cine & Series | Comics | Dadá | Especiales | Figuritas | Herodoto | Libros & Revistas |

© 2014 Televicio Webzine
Sitio hosteado por Quinta Dimension