Bradbury ya tiene su estrella en Hollywood