Un ejemplo de ciencia ficción doméstica