La multiescala como concepto unificador