Gabriel García Márquez y los mundos fantásticos