Philip K. Dick: la realidad como pesadilla después de Kafka