Brian Aldiss y William Gibson reflexionan sobre sus antecesores