Un hombre con oficio: Fredric Brown