LIMBO, O COMO SER FELIZ CORTÁNDOSE UN BRAZO