Ambrose Bierce y la cuarta dimensión