Las dos comunidades del mismo Anillo

LAS DOS COMUNIDADES DEL MISMO ANILLO

por Dixon Moya

 El propósito esbozado en este artículo es reflexionar sobre dos obras que, a pesar de su evidente relación, deben ser abordadas desde perspectivas diferentes ya que no son iguales: hablamos de las dos versiones –la literaria (J.R.R. Tolkien) y la cinematográfica (Peter Jackson)– de La Comunidad del Anillo, la primera parte de la ya legendaria trilogía de El Señor de los Anillos.

A Jotar, dibujante de imposibles y generoso amigo.

"Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos".
J. R .R. Tolkien

El siguiente análisis, no es uno en realidad. Si me atengo al propósito esbozado, intentaré reflexionar sobre dos obras que a pesar de su evidente relación, pienso deben ser abordadas desde perspectivas diferentes. Así que invito al lector, a preparar dos tipos de lentes (anteojos o gafas, si prefieren), para literatura y cine respectivamente. Respetando eso sí, que en este caso la palabra antecedió a la imagen, pues como dice la Biblia, referencia siempre obligada, al comienzo no había nada, pero antes de la luz se escucharon un par de palabras. Por ello, primero hablaré sobre mis impresiones de la novela y luego trataré sobre la película que comparten el mismo nombre, un pequeño aro con vocación colectiva.

LA COMUNIDAD DEL ANILLO (Novela)

Este libro escrito por el profesor británico J.R.R. Tolkien, en consideración personal lo defino como un texto sobre compañía y soledad. Algunos podrían describirlo como un simple inventario de aventuras fantásticas dirigido al público infantil (debe recordarse que la historia en principio estaba dirigida a los hijos de Tolkien), pero como muchas cosas creadas y pensadas para los infantes, son los adultos quienes lo valoran y encuentran su verdadero sentido. La lectura no es tan fácil como puede estimarse, el solo hecho de tratar sobre un mundo diferente, laTierra Media, habitado con pueblos y seres tan disímiles en lenguas, costumbres, historia y geografía, lo hacen un tratado gigantesco.

Esta novela, podría sintetizarse como un largo viaje. Una travesía en la cual, surgen los valores y defectos de los hombres, encarnados (imperfecciones y virtudes) en seres fantásticos que luego de leer a J. R. R. Tolkien, uno podría suponer que efectivamente existieron. Sobre qué trata este libro? Hay varios tipos de respuestas, pero aparte de ser un texto de viajeros, de aquellos que salen de sus comarcas, acompañados o solitarios, para conocer el ancho mundo, podría pensarse que este libro versa sobre el tamaño y sobre el poder.

En primer lugar, sostiene que el tamaño no es importante. En su obra los seres y objetos pequeños, son los mas valiosos. Los hobbits, pequeñas criaturas, escurridizas y tímidas, llamadas los medianos, porque están a medio camino entre hombres y enanos, son los únicos capaces de resistir el poder condensado en un sencillo objeto, un anillo. El anillo, leve y liso, símbolo de perfección, de lo que termina y comienza en el mismo punto, que puede ser cualquiera. Este libro, punto de partida de una trilogía, es un esfuerzo de iniciación, en donde se plantea el problema, que tratará de desarrollarse y culminarse en los dos siguientes, por lo tanto, se enfrenta con la problemática de los primeros pasos. Es el Génesis, en el cual el creador, debe al cabo de sus siete días de labor, probar que su universo funciona, sin cabos sueltos que puedan echar al traste todo su denodado trabajo. Luego de crear su mundo, geografía e historia, las criaturas que lo habitan, sus pecados y formas de salvación, el camino es mucho más fácil, es llegar hasta el capítulo del Apocalipsis y culminar el planteamiento narrativo.

Alguien, desde una perspectiva respetable, puede decir que el libro como tal no plantea nada nuevo, por el contrario refuerza el esquema simplista e incluso eurocentrista sobre la lucha entre el bien y el mal, identificando lo bueno con un determinado tipo de visión estética (lo blanco inmaculado) en contraposición con la maldad que se encierra en lo oscuro (el negro aborrecido), lo cual se identifica con la superioridad de los valores occidentales en detrimento de las particularidades de otros pueblos, diferentes desde el aspecto físico hasta la complejidad cultural de los mismos. Sin embargo, Tolkien, humanista por excelencia, intenta dibujar un panorama extenso de su particular universo, en donde en ocasiones lo verdadero es diferente a lo aparente, no olvidar que uno de los grandes aliados del señor de Modor es precisamente un blanco caballero. Es claro, que no podía escapar a la estructura tradicional de la fábula, de la literatura épica, pero la enriquece con sus reflexiones sobre la vida misma. Por ello, destaco en sumo grado el epígrafe que encabeza el presente análisis.

LA COMUNIDAD DEL ANILLO (Película)

Cuando terminó la proyección de "La comunidad del anillo", primera parte de la trilogía "El señor de los anillos", en el teatro donde la presencié, hubo exclamación general mezcla entre desconcierto, asombro y frustración, lo cual es explicable. Muchos de los asistentes no entendían la ausencia de un desenlace luego de casi tres horas de acompañar a Frodo Bolsón y sus tribulaciones como portador del anillo del poder. Estos espectadores que jamás han leído (jamás leerán) la obra de J. R. R. Tolkien y que llegaron por la publicidad generada alrededor del filme, tampoco saben que la culminación de la historia podrán observarla en diciembre del año 2003, cuando se estrena la tercera parte, la cual está filmada y debe reposar bajo un sistema de custodia y seguridad impresionantes, pues cualquier pirata moderno soñaría con arrebatar las dos siguientes partes de este singular drama.

La insatisfacción se entiende pero no se justifica, porque los espectadores en su mayoría, están acostumbrados a los felices finales de la industria hollywoodense y es difícil aceptar que la maldad esté ganando la partida, porque de eso se encarga la vida cotidiana y el cine suele ser visto como una forma de escape de la realidad. Sin embargo, nada mas injusta esta reacción. Llevar la obra de Tolkien al cine no es tarea fácil, de hecho nadie lo había intentado, a excepción de una versión en dibujos animados (1978) que al parecer no llenó las expectativas de los herederos del autor, quien en vida se mostró reticente a las recreaciones fílmicas de una obra pensada para ser leída. No en vano, Tolkien, profesor de filología, centró su atención en los aspectos del lenguaje, como los supuestos idiomas de las diferentes razas, poemas y canciones, diálogos memorables como el ya referido encabezamiento.

Sin embargo, la película debe evaluarse como obra de arte independiente, pues de haber sido completamente fiel al libro, la proyección habría sido no de tres sino de nueve horas, es lógico que se sacrificaran aspectos como el énfasis en la tradición oral de los hobbits, y se diera importancia a la parte visual que se desprende de la descripción de parajes maravillosos o desolados, o personajes sublimes o despreciables. Personalmente, extrañé la ausencia de Tom Bombadil, compleja caracterización que fue fundamental en el libro, para que los "medianos" pudieran comenzar su travesia. Alguien me decía que las grandes películas, se conocen por las escenas memorables, aquellas que no se han visto en otras, lo que en lenguaje poético, se traduciría como las metáforas que escapan a los lugares comunes. Esta cinta, "La Comunidad del anillo", dirigida por Peter Jackson, tiene varias escenas memorables, elaboradas con el impactante escenario de fondo que brinda la geografía neozelandesa.

Que la película es buena, no tengo duda. Complace tanto a quienes ignoraban la historia de la Tierra Media, así como a los lectores de la novela original. Incluso aquellos fervientes seguidores de Tolkien (hay numerosas asociaciones en todo el

Mundo), algunos de los cuales han sido muy críticos de la cinta, le reconocen varios méritos. Los académicos de Hollywood, tan reticentes a premiar las obras de fantasía o ciencia ficción, por lo menos la nominaron, aunque al final ganó la tendencia tradicional de sobrevalorar bien sea las millonarias producciones épicas e históricas, o los pequeños dramas cargados con una buena dosis de lágrimas.

Imagino que con toda la obra de Jackson, es decir las tres partes que conforman "El Señor de los Anillos", se producirá toda la efervesencia de las ferias de vanidades, como en otras sagas fílmicas conocidas, la mercadotecnia enturbiará el ambiente, pero aparte de esta consecuencia comercial, pienso que por su valor en sí mismo, esta trilogía marcará a toda una generación, que al cabo de los años, llevará a sus pequeños hijos a funciones especiales de diez horas, bien sea en los cines o en sus propias casas, para mirar y admirar la obra completa.

Habrá que esperar y pedir a Dios, como hace Christopher Lee (a quien yo creía inmortal y ateo), estar vivos en el diciembre del año 2003 para concluir este comentario.

Dixon Moya.

Bogotá, abril de 2002.

Re: Las dos comunidades del mismo Anillo

ESTE COMENTARIO ES BASTANTE OBJETIVO(SI ES K HAY ALGUIEN K PUEDA SER OBJETIVO), ME PARECE VERDADERO K MUCHOS ESPECTADORES FUERON A VER LA PELICULA SOLO POR EL BOMBARDEO MERCADOTECNICO QUE SE GENERO AL REDEDOR DE LA CINTA, COMPRENCIBLE POR SER EL PRIMER INTENTO SERIO DE LLEVAR LA OBRA DE J.R.R. TOLKIEN A LA PANTALLA GRANDE. PERO NO CREO EN UNA MUY GRANDE DESEPCION DE LOS ASISTENTES PUES LA PRIMERA PARTE DE ESTA SAGA ES EN SI MISMA UNA OBRA DE ARTE , EN DONDE EL APARATEJE TECNICO ESTUVO AL SERVICIO DE LA HISTORIA Y NO AL REVES,YO EN PARTICUCULAR SOY UN SEGUIDOR DE LA OBRA DE TOLKIEN DESDE NIÑO, Y EN LA SALA DEL CINE ME ENCONTRE CON PERSONAS K EN SU VIDA HABIAN LEIDO SIQUIERA EL HOBBIT, Y LUEGO DE LA PROYECCION SALIERON PASMADOS POR LA CALIDAD DE LA CINTA, DISPUESTOS A CONOCER LA OBRA DE J.R.R. TOLKIEN
CONOCIENDO LA FILMOGRAFIA DE DE JACKSON, EL PRODUCTO FINAL DE LA SAGA Y LA DIFICULTAD OBVIA K REPRESENTO ESTA FILMACION, NO ME QUEDA MAS K SACARME EL SOMBRERO ANTE JACKSON (NO CONFUNDIR CON EL PEDOFILO) Y POSTRARME ANTE TOLKIEN, ESCRITOR COMPARABLE EN LO PROLIFICO DE SU OBRA Y EN EL MUNDO A PARTE K SE ENCUNTRA EN ELLA, A FRANK HERBERT Y SU OBRA "DUNE"

Facebook Comments Box

Etiquetas

Search