Frankenstein, La verdadera cara del monstruo

Tag: cine

Frankenstein
La verdadera cara del monstruo

por Eduardo Alberto Guzmán Novoa

Indudablemente, Frankenstein es uno de los personajes literarios que mas veces fue llevado al cine. Todos recordamos las famosas interpretaciones que lograron Boris Karloff, Christopher Lee e incluso Robert De Niro. La pregunta que se hace este artículo -y que ovbiamente pretende responder- es ¿Cuál es la caracterización mas fiel a la novela de Mary Shelley?


«Su piel amarillenta apenas cubría la red de músculos y vasos sanguíneos. Su cabello era largo y sedoso, sus dientes muy blancos, pero todo ello no lograba más que realzar el horror de los ojos vidriosos, cuyo color podía confundirse con el de las pálidas órbitas en las que estaban profundamente hundidos, lo que contrastaba con la arrugada piel del rostro y la rectilínea boca de negruzcos labios».

Lo anterior es un fragmento del segundo párrafo del capítulo V del «Relato del Doctor Frankenstein», que figura en la novela FRANKENSTEIN (1816), de Mary Shelley.

Cuando se estrenó el film británico MARY SHELLEY'S FRANKENSTEIN (1994), fue publicitado como la más fiel adaptación del clásico de terror. Pero quienes leyeron el libro antes de ver la película notaron que el guión incurría en varias libertades y variaciones. Una de ellas era el aspecto del horrendo ser (Robert DeNiro) creado por el Dr. Frankenstein (Kenneth Branagh). En cuanto al medio usado para darle vida, era tan aceptable como cualquier otro al no haber una descripción literaria del mismo: electrocutado por anguilas eléctricas en un sarcófago repleto de placenta humana.

En informes previos al estreno, se informó que la novela no describía ni el aspecto del Monstruo ni la forma como éste fue creado. Si bien lo segundo es cierto (aunque el libro hace alusiones al galvanismo), no ocurre lo mismo con lo primero, pues la obra de Mary Shelley SI describe al Monstruo, y con detalle, como lo demuestra el párrafo citado más arriba.

Este clásico de terror debutó en la pantalla grande en un cortometraje mudo americano de 1910 (obra, nada menos, que de Thomas Alva Edison). En aquella ocasión, el Monstruo (Charles Ogle) lucía un gigantesco rostro blanco, ojos bizcos, hirsuta melena, largos dedos esqueléticos y joroba; su aspecto se anunció como basado "con toda exactitud" en el libro de Mary Shelley. Leyendo la descripción verdadera, nos damos cuenta de que se faltó a la verdad. Algo que no pasó con el medio con el que Frankenstein (Augustus Phillips) usó para darle vida, en un caldero lleno de productos químicos, ya que, como quedó señalado, la novela no da pistas del medio usado para animar al Monstruo.

A inicios de los años treinta la Universal Studios, de EEUU, estrenó la primera versión sonora de esta obra maestra del horror. FRANKENSTEIN (1931) mostró al Monstruo (Boris Karloff) con el aspecto que, a pesar de diferir también de la descripción de Mary Shelley, se convirtió en el que es más conocido e identificable en todo el mundo. Obra del maquillador Jack Pierce, el Monstruo aparecía como un pálido gigante con dos tornillos en el cuello, gruesos párpados, gran cicatriz en la frente abultada y la cabeza aplanada en la coronilla. En cuanto al método usado por el Dr. Frankenstein (Colin Clive), también será el más recordado, además de inspirarse en las insinuaciones del libro original: el Monstruo es animado por el rayo de una tormenta.

En los años cincuenta la Hammer Films, de Gran Bretaña, estrenó la primera versión a colores de esta historia. Se trató de LA MALDICION DE FRANKENSTEIN (The Curse of Frankenstein, 1957). El diseño de Jack Pierce estaba protegido por patentes por la Universal Studios, de manera que el maquillista Phil Leakey creó para la Criatura (Christopher Lee) un aspecto diferente al de Boris Karloff: esta vez era una amarillenta masa de carne seca, llagas, cicatrices, remiendos, colgajos y costurones. En cuanto al medio para darle vida que usa el barón Frankenstein (Peter Cushing), se combinan el de los films de 1910 y 1931: la Criatura está en un recipiente con un líquido indefinible donde, accidentalmente, un rayo cae y pone a funcionar la maquinaria que le dará vida.

Si se pudiese visualizar, en una hilera de fotogramas, a los monstruos de todas las adaptaciones fílmicas de FRANKENSTEIN, desde 1910 hasta la actualidad, se notaría que, en cada película, se intentó que su cara luciera diferente de sus predecesoras. Pero de toda esta larga lista de horribles seres, ¿cuál es la verdadera cara del Monstruo? ¿Con cuál hubiera estado conforme Mary Shelley?

Tras un extenso repaso, queda descartado el supuestamente "fiel" aspecto que luciera Robert DeNiro en 1994. Los demás films (americanos y europeos) casi siempre se inspiraban, aunque sea vagamente, en el mundialmente famoso rostro creado por Jack Pierce en 1931, por lo general en lo de la frente abultada; descartados.

La fría y blancuzca carátula rectangular de Boris Karloff, que viéramos en 1931, a pesar de tener la estampa más evocada cuando se piensa en el Monstruo de Frankenstein, también está fuera de discusión, si se la compara con la descripción literaria. (Aunque, aun sabiéndolo, siempre quedará esa cara grabada en nuestra memoria).

Solo tenemos el rostro que lució el británico Christopher Lee en 1957, uno de los poquísimos casos en que no se recurrió para nada al diseño de Jack Pierce. Contemplándolo detenidamente, vemos un ser que, a diferencia del Monstruo de Karloff, ha quedado inacabado y aun no tiene una forma definida. Una cara que inspira tanto horror como piedad.

Una cara que Mary Shelley sí habría aprobado para una edición ilustrada de su novela de terror.

Pero, si aun quedan dudas, es fácil despejarlas. Usando Internet, se puede visualizar la cara del Monstruo que se elija... lo más probable es que sea la de Boris Karloff. Después visualízese el rostro de la Criatura de Christopher Lee. Colóquese ambas caras en la pantalla, una al lado de la otra. Ahora reléase la descripción del Monstruo citada al inicio de este artículo y mírese a ambos rostros. El veredicto será abvio: es la Criatura de LA MALDICION DE FRANKENSTEIN.

He ahí la verdadera cara del Monstruo.

Comments

Anonimo
Thu, 29/01/2004 - 1:05am

Hola, aquí el autor del artículo. Al que escribió el 29 de diciembre: disculpa la demora, no he revisado estos artículos desde diciembre. No digo que la Criatura de Christopher Lee sea idéntica a la descripción de Mary Shelley, pero si se la compara con el cuadrado Boris Karloff o el pelón Robert de Niro, entonces sí es el que más se aproxima. Y en cuanto a la frase anterior a la descripción... bueno, no sé con qué edición cuentas tú, pero la que yo leí traduce así: «... y había intentado que sus rasgos no carecieran de cierta belleza. ¡Belleza! ¡Dios del cielo!» Es decir, Victor Frankenstein había intentado hacer hermoso a su Nuevo Hombre, pero no lo consiguió.

Anonimo
Mon, 29/12/2003 - 5:12am

Un par de cosas que no entiendo, primero ¿por que dices que la cara de Crhistoper Lee es la que mas se adecua? si para empezar ni tiene el pelo largo ni sedoso ni la rectilinea boca de negruzcos labios y segundo porque te comes la frase anterior al parrafo elegido donde habla de, y cito textualmente: "... y habia seleccionado sus rasgos por hermosos", ¿podrias contestarme?

Facebook Comments Box

Cumulus Tag Cloud

Todos los artículos: © 2000 - 2014 QuintaDimension.com - Quinta Dimensión es una revista digital sobre ciencia ficción, terror y fantasía. -  Se prohibe la reproducción de los textos de este sitio sin la expresa autorización de sus autores.