Problemas con South Park en Argentina (y en EE.UU.)

En Argentina sigue la cruzada contra los dibujos animados e historietas. Después de la polémica por el cómic Dragon Ball Z ahora se discute por South Park, la cuestionada serie de animación norteamericana.
La diputada oficialista Carmen Dragisevic consideró que South Park era "Sádica. Más escatológica que lógica. Pura maldad". En un proyecto de resolución sugiere que "ante la carga a la vez subliminal y explícita de violencia y quiebre de valoras que ostenta South Park, corresponde generar acciones que alerten a las familias y a la comunidad educativa" y le propone al poder ejecutivo que "evalúe la conveniencia de transmitir una serie cuestionada por alterar emocionalmente el concepto de vida y los principios de inocencia de los niños y adolescentes".
South Park fue creado por Trey Parker y Matt Stone, se emite en EE.UU. desde agosto del 97 con un gran rating. El programa trata la historia de cuatro chicos de tercer grado: Stanley, Kyle, Eric Cartman y Kenny. Los niños suelen vivir circunstancias curiosas en las que no falta la violencia, el sexo, lenguaje procaz y todo tipo de cosas no aptas para diputadas que piensan en los "valores de la familia".
Lo curioso es que el programa se promociona como "dibujos animados para adultos" y se emite los sábados a las 23 hs, dentro del horario de protección al menor. Sin embargo, Dragisevic afirma que el programa ha captado una gran cantidad de público juvenil, y que resulta una mala influencia para ellos.

Este tipo de críticas se enmarcan en las sugerencias que ha hecho el presidente Menem acerca de que la ola de violencia que se vive en las calles de este país está relacionada con las "cosas que se ven por televisión" haciendo referencia a las escenas de violencia y sexo que proliferan en las pantallas. Es por eso que se ha montado una campaña con el fin de "suavizar" los contenidos televisivos. Mas allá de que nunca se ha comprobado una relación directa entre lo que se ve en la pantalla y lo que se hace en la calle (vamos, cuando no existía la TV también había violencia) el verdadero problema es que este intento por edulcorar las transmisiones a veces parece tomar la forma de censura.
Igualmente estas críticas hacia South Park no son patrimonio exclusivo de Argentina. Recientemente en EE.UU. se vivió una circunstancia similar con el estreno de South Park: Bigger, Longer and Uncut el primer largometraje basado en la serie. El problema tuvo que ver con la calificación. Durante meses la comisión de calificación le había asegurado a algunas asociaciones de padres que le iba a poner una calificación R
NC-17, lo cual significa que esta prohibido a menores de 17 años. Después de un tira y afloje y un poco de autocensura (los productores debieron eliminar algunas palabritas subidas de tono), el film, que se estreno la semana pasada, consiguió una calificación R, lo cual permite a los menores ir a verla acompañados por sus padres. Lo cual originó todo tipo de repudios.

Facebook Comments Box

Etiquetas