El día que paralizaron la tierra

La tierra paralizada
The Day the Earth Stood Still

por Dario Lavia

Una visita guiada a The Day the Earth Stood Still, uno de los clásicos del cine de ciencia ficción de todos los tiempos. Ademas de ofrecer toda la historia en forma visual, vinculamos el articulo con Cinefania, la base de datos del cine fantastico.

La tierra paralizada

The Day the Earth Stood Still

por Dario Lavia
de Cinefania

Durante los años '50 hubo una poderosa fiebre platillista en el cine norteamericano. El resultado lo podemos apreciar en las docenas de películas producidas, de las cuales la más notable, junto con WAR OF THE WORLDS (La Guerra de los Mundos-1953), es THE DAY THE EARTH STOOD STILL (El Día que Paralizaron la Tierra / Ultimátum a la Tierra-1951). Las causas de que el filme sea tan notable no hay que buscarlas en el elevado presupuesto invertido por la 20th Century Fox, ni en el realismo (para la época) de los efectos especiales utilizados, ni en la aparición del robot gigante Gort. Probablemente lo más notable del filme es que a lo largo de la hora y media que dura, consigue momentos realmente tensionantes y plantea una trama que muchas veces fue imitada y nunca igualada: ¿qué pasaría si los extraterrestres no tuvieran como objetivo conquistar la Tierra sino protegerla del mayor peligro de destrucción que es el Hombre mismo?

Desde el principio mismo del filme, con la aparición de un platillo volador que sobrevuela Norte América, el director Robert Wise hace que la cámara (y por ende, el público) se identifiquen con los extraterrestres. Unos titulares de prensa y noticiarios fílmicos dan las noticias acerca del aterrizaje de un platillo a poca distancia de Washington (hay que recordar que Wise fue el montador de CITIZEN KANE de Orson Welles, uno de cuyos innovadores recursos fue el de la simulación de noticiarios y eventos). La Humanidad comienza a vivir un estado de paranoia y ansiedad muy importante, que crea un clima de hostilidad mucho antes de que se abran las compuertas del platillo. La eclosión de esta atmósfera ocurre luego de la aparición del extraterrestre Klaatu (Michael Rennie) y su robot Gort (Lock Martin), con un disparo accidental efectuado por un soldado nervioso.

El actor Michael Rennie está realmente perfecto como el extraterrestre Klaatu, cuya misión es advertir a los líderes de las naciones que abandonen las investigaciones atómicas y espaciales antes de que transmitan al ámbito espacial el daño que ya han hecho al planeta. Obviamente los líderes no quieren perder su valioso tiempo en hablar con un ser extraterrestre, las Naciones Unidas caen víctima de su propia burocracia y los únicos que atienden a las advertencias del visitante son un grupo de científicos, liderados por el profesor Bernhardt (Sam Jaffe). También la comprensiva Helen (Patricia Neal) y su hijo Bobby (Billy Gray) se alían al extraterrestre. Como muestra de poder Klaatu logra paralizar todas las instalaciones eléctricas del mundo (a excepción de aviones en vuelo y hospitales), para así concientizar a la Humanidad. Y durante ese momento es que se produce la escena más tensionante, cuando Klaatu y Helen quedan atorados en el ascensor y ella, aún incrédula de la identidad del visitante, comprende poco a poco, mientras dura el corte de energía, la verdadera importancia de la misión de Klaatu. Cuando el ascensor se pone nuevamente en marcha, Helen ya es una firme seguidora de Klaatu, quien le revela las palabras que debe pronunciar cuando tiene que detener al poderoso Gort para que no aniquile el mundo: "Klaatu Barada Nikto".


Sobre Washington se divisa un gran platillo volador.


De su interior aparecen Klaatu, un ser procedente de un lejano planeta.


Recibidos con hostilidad por parte del ejército, Klaatu recibe un balazo y debe ser hospitalizado.


Más tarde consigue escapar de las autoridades, para estudiar un poco mejor a los seres humanos.

Klaatu se refugia en una pensión, donde se hace llamar Carpenter.


Luego entra en contacto con el Prof. Barnhardt, un científico nuclear.

En la pensión conoce a un niño Bobby y a su madre, Helen, pero su novio, Tom, revela la identidad de Klaatu a las autoridades.


Perseguido por la policía y el ejército, Klaatu es cercado y baleado.

El robot Gort, que está programado para destruir la Tierra, es dominado por Helen, cuando esta dice "Klaatu Barada Nikto"

Gort rescata a Klaatu y lo lleva a la nave espacial. Allí lo somete a un tratamiento que logra resucitar momentáneamente a Klaatu.

Klaatu vuelve a la vida y agradece a Helen...


... a quien de inmediato libera.

Desde la astronave dirige un último discurso a los científicos y diplomáticos reunidos.


Luego, los extraterrestres levantan vuelo y se pierden en el cielo aurífero.

Dentro de la historia de la filmación de la película, hay que rescatar que la idea pacifista no fue muy auspiciada en su momento. A causa de que a poco de comenzar el rodaje, también se inició la Guerra de Corea, se pensó que la Fox postergaría el filme indefinidamente. Pero el directivo del estudio, Darryl F. Zanuck dijo: "Creo que este guión va a darnos un filme espectacular, así que ¡al Diablo con la Guerra!"

Así como en THE THING (FROM ANOTHER WORLD) (El Enigma de Otro Mundo-1951) la culpa la tenían los científicos por su afán de investigar cualquier cosa, en esta película la culpa la tienen los militares por su afán de paranoia y de sofocar posibles subversiones (en una obvia alusión a la llamada 'Caza de Brujas' de MacCarthy, en la que había un comunista a la vuelta de las esquinas).

La sabia dirección de Robert Wise (que había debutado con los filmes terroríficos de la RKO durante los '40) se prodigó en un realismo notable (aún para las películas de ciencia ficción de la época), ayudado sin duda por el presupuesto de un millón de dólares que el estudio invirtió. Las alusiones religiosas del guión de Edmund North (no solo el mensaje de amor y paz sino también la muerte y resurrección del personaje de Klaatu) contribuyeron al aura místico que el filme desarrolló a lo largo de los años. Otra de las perlas del filme es la música y no nos puede sorprender que ésta se deba a Bernard Herrmann, quien también había hecho la música de CITIZEN KANE. Herrmann utilizó el theremin, un instrumento electrónico, antecedente de los modernos sintetizadores, que es el artífice del clima pesado del filme.

De los actores que trabajaron en el filme, varios continuaron conectados al cine del género. Michael Rennie, hacia el final de su carrera regresó a los papeles de extraterrestre en filmes como LOS MONSTRUOS DEL TERROR (1969) dirigido por Tulio Demicheli y Hugo Fregonese y en varios episodios de la serie THE INVADERS (Los Invasores-1967). En tanto Hugh Marlowe también apareció en EARTH VS. THE FLYING SAUCER (1956) y WORLD WITHOUT END (Mundo Sin Fin-1956). Lock Martin, el gigantesco actor que interpretó a Gort era en realidad acomodador de un cine de Los Angeles y fue descubrimiento de Wise. Su estatura de más de dos metros le posibilitó aparecer en otro clásico titulado INVADERS FROM MARS (1953). Por último Sam Jaffe continuó interpretando científicos y viejitos amables durante largo tiempo, aunque se lo recuerda mayormente por el papel de Gunga Din en justamente GUNGA DIN (1939), un clásico del cine de aventuras exóticas.

Ver ficha de la película

(Las imágenes que se exhiben en este sitio son copyright de sus propietarios y solo se reproducen a fines informativos).

Facebook Comments Box

Etiquetas

Search