El secreto

No replies
Anonimo

Buenas!
Este es un cuento que escribi hace tiempo, espero que les guste.

El secreto

Siempre fui una persona con ideales, con metas. Cómo odié el día en que me enteré de su inmunda existencia. Nada es azar, todo está estrictamente calculado. Ellos nos vigilan, nos observan esperando el momento justo para atacar. En un solo instante conoces la verdad y luego la muerte. Me siento solo, desesperanzado...
Recuerdo que estaba sentado en el banco de una plaza observando a mi hermanito Mauro. Entonces sentí una extraña sensación, como si a eso ya lo hubiese vivido. Dicha sensación duró unos pocos minutos, pero eso no fue todo. Pues volví a experimentar lo mismo en otras ocasiones. Hasta
llegué a predecir qué cosas iban a ocurrir.
Primero pensé en fenómenos paranormales, o religiosos. Comencé a preguntarme el porqué de la vida, quién era y para qué existía. Entonces, como si “alguien” estuviera leyendo mis pensamientos, una noche oí un tenue susurro:
- Clive, te estamos esperando. No temas, ven conmigo.
- ¿Qué pasa? Fede, ¿sos vos? – miré en derredor y pude ver sólo una cosa: La luz.
Era un pequeño punto en la obscuridad que desprendía destellos luminosos. Y no se porqué razón, mi ser me decía que en la luz encontraría la respuesta a todas las dudas que me habían asaltado últimamente.
Pensé que podría tratarse de un ser celestial, y aunque soy ateo, tal idea me llenó de alegría. Pensar que algo sobrenatural existiese me sacaba un peso de encima: el de sentir que estábamos solos en el mundo.
Pienso que debe resultar más placentero comprobar que existen espíritus y ángeles o, acaso, Dios y Satanás, antes que saber que nada existe, nada en qué apoyarte, el vacío, un vacío de muerte...
Entonces seguí a dicha luz, hasta que mis ojos lagrimearon y me dolió muy fuerte la cabeza. Cuando desperté, casi no pude abrir los ojos, había mucha luz en derredor. Oí unas voces, me esforcé por escuchar su conversación, pero sólo percibí que estaban discutiendo. Traté de levantarme y me desesperé: me encontraba atado en una camilla. La luz, esos ruidos. No tardé en darme cuenta de que había sido raptado por seres extraterrestres.

* * *

Los miraba atónito. Eran iguales a nosotros. Uno se acercó a mí y dijo:
- Contigo hemos tenido un problema. No podrás realizar el ciclo. Tu vida ha sido interrumpida.
- No entiendo... ¿De qué hablan? ¿Estoy muerto? ¿Este es el cielo?
Ellos intercambiaron una mirada, y supe que no era así. Entonces me aterró pensar en el significado de aquellas palabras.
- Clive 1 tuvo un accidente en el tiempo lineal. Tu ciclo ha sido interrumpido.
- Por favor... no entiendo... – mi desesperación era cada vez más elevada.
- Va a ser muy duro para ti saber la realidad de las cosas – decía mirándome fijamente, como si supiera lo que estoy pensando -. Pues eso implicaría el derrumbe de tus ideales. ¿Creés en la vida después de la muerte, en Dios, o en la teoría del Big-Bang?
- Mas o menos...
- Mejor. Nada de eso existe. Nosotros creamos tu planeta: Tempher, al que llaman “Tierra”. Lo hicimos con dos dimensiones: el tiempo lineal y el ciclo cerrado. En realidad la creamos hace muy poco tiempo, pero sus mentes fueron programadas para una visión del tiempo de manera tal de creer que pasaron millones de años desde su creación. Para probar si el lugar era apto para nosotros, creamos subespecies por técnicas de clonación. Individuos idénticos a nosotros para que probasen la eficiencia del planeta. Cada uno de esos individuos tiene un camino predeterminado a seguir, hace exactamente lo que nosotros queremos que haga y piense, claro que no se da cuenta. Cuando nosotros queremos ingresar a Tempher tomamos su lugar, en el tiempo lineal. Luego introducimos al clon en la dimensión del ciclo cerrado. En donde dicho individuo vuelve a vivir la misma vida de manera indefinida, y no logra darse cuenta. Ah.... esas subespecies, por cierto, son ustedes...
No podía creer lo que había escuchado. Dentro de poco se acabarían los humanos. ¿Humanos? Ni siquiera éramos eso.
Todo lo que había pensado, todo lo que había creído, o dudado, no existía. Ni siquiera controlaba mi vida. Ellos sabían lo que pensaba, estaban en mi mente.
Y ahora, que estoy en este recinto cerrado, sólo puedo reflexionar. Tantos ideales... tantos sueños hecho añicos. Pero ustedes, ¡caray no sé qué decirles!. Quizás ya estén atrapados en el ciclo cerrado y no logran darse cuenta. Su vida será repetida una y otra vez; y no lo sospecharán, vivirán cada emoción como nueva. O, tal vez... ¿No sienten cuando ingresan a un lugar nuevo que ya estuvieron ahí? ¿O que ya vivieron alguna situación?
Estoy tan desconcertado. Hubiera preferido mil veces aquellas torturas en las que antes creía o pensaba que tal vez pudiesen existir: el infierno, o al menos, el dolor por no saber que hay más allá de mi nariz. Todo es preferible antes que el vacío, ninguna emoción sentida anteriormente superaba lo que ahora estoy sintiendo. Después de todo: soy un ser social, no puedo soportar esto, ahora que estoy socialmente aislado.
“Y aunque caiga el mundo a tu alrededor, tú te mantendrás en pie. Y al ver que nada existe y todo muere, tú seguirás adelante, porque tienes el poder de hacerlo, porque eres fuertes y nada te hiere”. Palabras de aliento que me repito una y otra vez, sin obtener resultados satisfactorios.
También pensé en el suicidio, pero como todo era falso... ¿qué pasará? ¿Habrá algún lugar para los muertos? ¿Existirán los muertos? Cómo me gustaría ponerle las manos encima y matarlos, si pudiera. Nos utilizaron como cobayos de laboratorio, nos usaron para condenarnos a un infierno viviente sin salida.
Bueno, no sé que decirles. Sólo que no se ilusionen, por nada. Es preferible la duda antes que la certeza, así duele menos al descubrir la verdad. Ese círculo cerrado para mí es como la muerte, el vacío. Porque, aunque no lo sepan, sus vidas son vacías, sus mentes. Cada paso que darán está calculado. Además, nos están vigilando en este preciso instante, ¿acaso no lo sienten? ¿No sienten como que alguien los espía cuando están solos? En todo momento... Nunca están verdaderamente solos, si eso es lo que creen.
Los vigilan por si algo sale mal; entonces los sacarán del tiempo y quedarán al margen de las cosas, como yo, sin ningún proyecto para ustedes, en el olvido.
¿ De qué me quejo?, después de todo: somos un invento...

29/8/00

Voy a ir subiendo todos los demas, saludos!

Etiquetas

Search