Quiero empezar un relato!!

No replies
Anonimo

Bueno mi nombre es Victor, soy valenciano, y quisiera empezar un relato aqui y que bueno lo leyeseis almenos y dejaseis alguna opinion, constructivamente. No he hecho esto nunca, asi que no seais muy crueles.

Bueno primero antes de empezar a escribir, pediros perdon por las faltas de ortografia, ya que no acostumbro a utilizar acentos y alomejor se me escapa alguna k en vez de una c, o alguna abreviatura, vicios del messenger jeje, y si hay alguna incoherencia o algo tambien, por que es algo que escribo con una idea pero un poco improvisado, bueno pues voy a empezar, ire escribiendo capitulos si veo esto animado, gracias a todos y ya empiezo:

1

Todo empezo el dia anterior a la gran catastrofe, aunque nadie lo sabia, Miguel Garcia decidio invitar a sus amigos a la casa de campo de sus padres para celebrar alli una pequeña fiesta, ya que era sabado. El, tenia un piso de alquiler junto con tres compañeros mas de universidad, en Valencia capital, pero todos los fines de semana voliva a Cullera que era donde el se habia criado y donde vivian tambien todos sus familiares. Ningun fin de semana se quedaba en Valencia, aunque todos sus otros compañeros asi lo hacian aveces. Aunque de haber sabido lo que iba a ocurrir antes de que terminara la semana, seguro que alli no se hubiesen quedado.
Ese sabado, ya casi a hora de cenar y Miguel y los amigos aun discutian en el supermercado si debian comprar mas chorizos o mas longanizas para la parrillada que iban a hacer. Les costo casi veinte minutos decidirse, y para cuando lo tenian ya todo apunto para pagar, las luces del supermercado ya se apagaban como señal de que su cierre estaba muy proximo, y vaya si fue asi.
Era principio de mayo, y por aquellas fechas ya hacia muy buen tiempo, asi que tanto Miguel como Ivan, su amigo, decidieron ir hasta alli con sus ciclomotores. Oscar, que no queria volver tarde, fue con su coche, ademas de Pilar, Manolo y Carlos que iban de paquetes en el coche. Quince minutos despues ya tenian la carne bien hecha y comenzaron a cenar, y menos mal que decidieron no montar las mesas fuera en el jardin, por que antes de que terminaran empezo a llover. Primero llovia poco, pero cuando terminaron de recojer y de limpiar los platos que habian usado para cenar, la lluvia caia ya con bastante intensidad. La brasa de la barbacoa que tanto les habia costado prender, ahora ya hacia rato que estaba apagada, y mientras, los amigos jugaban una partida a un agradable juego, bueno no tan agradable para algunos, que consistia en hacer preguntas, dibujos y mimica a los compañeros de equipo para que adivinaran lo que estaba haciendo. Cuando terminó la partida ya eran mas de las dos de la noche, y Oscar se empezo a despedir de sus amigos por que ya queria irse para casa. Manolo que tambien estaba bastante cansado, le pidio que le llevara a casa tambien, en parte por que despues no tenia como volver y por que no tenia ganas de mojarse detras de ninguna moto, ya que seguia lloviendo. Pilar, Carlos, Ivan y Miguel, decidieron que lo mejor seria pasar alli la noche, ya que la casa estaba bastante apartada de la ciudad, y no les apetecia tampoco mojarse. Llamaron a sus respectivos padres, para decir que no llegarian a casa esa noche, y se acomodaron en el sofa, para ver la television un rato y asi que el sueño hiciera su efecto en ellos.
Eran casi las 3 de la madrugada, pero cuando encendieron la tele, no habia ningun canal emitiendo una pelicual, ni ningun programa tipico de un sabado por la noche, en cambio, habian informativos especiales. Todos comentaban lo mismo, la aparicion de lo que parecia ser algun tipo de artefacto que brillaba sobre el firmamento, algo mas brillante y grande que una estrella. Hablaron sobre conspiraciones militares, alienigenas, incluso de que aquello era el propio Dios. En la segunda cadena, los cuatro amigos vieron como un reportero hacia preguntas a lo que se suponia que era un alto mando militar de los Estados Unidos, y una vocecilla que se oia con mas claridad, hacia las traducciones de lo que decian. Pilar no debio sentirse muy preocupada por la noticia, por que en la segunda pregunta del interrogatorio, ya estaba K.O. y con las babas colgando de la boca, ella siempre dormia profundamente. Miguel y Oscar, pensaron que era ya lo bastante tarde para escuchar memeces por el televisor, y estaban seguros de que aquella cosa en lo alto del cielo, en alguna parte en lo alto de Italia, no iba a dar mas noticias ke el simple hecho de estar ahi, asi que se fueron a la cama. Y el pobre carlos, al que siempre le habian gustado los temas militares y sus conspiraciones, se quedo aterrado viendo la television una media hora más, hasta que el sueño vencio al miedo que tenia por aquella cosa en el cielo.
Todos quedaron profundamente dormidos despues de aquella noche tan agradable y terriblemente alterada por la noticia de que algo nuevo habia aparecido en sus cielos.

Etiquetas

Search