OFF TOPICS

103 replies [Last post]
Anonimo
OFF TOPICS

BIOGRAFÍA DE VALERIANO LOPEZ
-“Señora –declaró el médico- este niño tiene una gran cabeza”. Y tuvo que practicar una cesárea para traerlo al mundo. Este fue el comienzo de Valeriano López.
Al principio no se dieron cuenta de lo negro que era, porque su nacimiento se produjo de noche y habían cortado la luz. Pero, cuando llegó el día y un rayo de sol se coló por la ventana, a más de un familiar se le pararon las motas de espanto.
El guagüito tenía una cabeza tan grande que parecía una berenjena con un cuerpo abajo. Inmediatamente le pusieron un pañal en el cerebro y una camisita en las piernas.
A los cuatro días la cabeza le había crecido tanto que a la hora de acostarlo le ponían la cabeza en la cama y el cuerpo en la almohada.
No había chupón de su medida y tuvieron que calmarlo poniéndole en la bembita un bláder de pelota de fútbol.
Al cumplir los seis meses de nacido pronunció las primeras palabras. No fueron éstas “papá” y “mamá” con los demás niños, no. Lo que dijo Valeriano fue:
-¡Barbadillo! ¡Alianza!
Cuando empezó a dar los primeros pasos le pusieron un andador que no le sujetaba la cintura sino el pescuezo. De lejos parecía un huevo negro depositado sobre una copa de ruedas.
Un día, al cumplir su primer añito, le quitaron el andador y empezaron los problemas. La cabeza le pesaba tanto, que apenas daba un paso se volteaba y quedaba con el cuerpo en el aire, oscilando sobre la cabeza como un porfiado.
Le pusieron zapatitos de plomo. Pero fue inútil y el médico recomendó que usara el andador hasta que cumpliera los treinta años.
A veces el niño estaba con la cabeza caliente, y tenían que abrir las ventanas para que no se recalentara el cuarto.
Peinarlo era un problema porque para hacerle la raya tenían que usar dos peines amarrados con pita. Sin embargo, la cosa tenía sus ventajas, porque cuando le cortaban el pelo, salía lana suficiente para hacer dos cojines.
Cuando cumplió cinco años, Valerianito fue al colegio. En su carpeta le colocaron un mampuesto para sostener la cabeza. El lío vino cuando se necesitó hacerle una gorrita para el uniforme y tuvieron que comprar un corte de tela, ya que el sastre se empeñó en hacerle la gorra con chaleco.
A los seis años, el niño empezó a prestar algunos servicios en su casa. Efectivamente, partía cocos golpeándoselos contra la frente, y cuando se trataba de hacer frijoles colados lo ponían de cabeza y lo usaban como piedra de batán.
A estas alturas de la vida empezó a crecerle la bembita hasta servirle cómodamente de repisa donde llevar los libros.
Un día sus compañeritos le permitieron formar parte de un equipo de fútbol. Valerianito empalmó un cabezazo y le empotró la pelota al arquero, causándole tal impresión que cuando el chico veía un negro le daba escarlatina.
Mientras tanto, el cuerpo le había ido creciendo hasta formar una masa negra de dos metros de alto y uno de ancho. Para no andar despeinado, Valerianito se compró una atarraya y la usaba de redecilla.
Le empezó a gustar el trago, pero Valeriano tenía una gran cabeza y de romper locales públicos no pasaba.
Una noche, paseando por las calles de La Victoria, entró en un local oscuro, lleno de voces que parecía salir del aire. En la oscuridad ambiente sólo se veían tres docenas de dentaduras flotantes, y Valeriano descubrió que había entrado en el Alianza Lima. Allí conoció a Barbadillo.
Entre los dos formaron un alegre binomio que, lleno de juvenil entusiasmo, se dedicó a fomentar escándalos y a romper paredes a cabezazos. Se hicieron sumamente populares, especialmente en las comisarías del barrio, donde sus fotos adornaban todos los libros de ingresos.
Llamado a defender los colores nacionales, Valeriano se sintió desconcertado por ser la primera vez que defendía un color que no fuera el negro. Pero, su amor por el deporte lo llevó al sacrificio y, exceptuando una que otra escapadita de las concentraciones, se convirtió en un deportista ejemplar.
En la cabeza tenía una patada de quitarse el sombrero, y en los arcos contrarios sembró la acefalía a punta de decapitar guardametas. Se convirtió en un héroe popular.
Había un partido de fondo, y ahí estaba Valeriano de cabeza, metiendo goles con ambos lados de la raya.
Era el negro que tenía el alma blanca, así como otro más plácido que él, es el blanco que tenía el alma negra.
Un día, con el éxito subido a la cabeza, Valeriano decidió tirar una mota la aire y se escapó de la concentración nacional. Su cabeza dejó un gran vacío en el dormitorio y descubrieron su falta.
Fue condenado, expulsado, hundido y vituperado.
Pero sus antiguas glorias hervían en el corazón de los peruanos, y una ola de perdón vibró como un temblor por todo el país. Y Valeriano fue perdonado por la Federación de Fútbol, que era una entidad dirigida por caballeros que jamás habían pateado una pelota.
Vino este Campeonato y cuando Uruguay nos ganaba por 4 a 1, la multitud pidió a Valeriano. Entró Valeriano y, como en sus viejos tiempos de niño, la cabeza se le fue al suelo y el público pidió valeriana, para calmar sus ansias criminales.
Sin embargo, Valeriano sigue siendo para nosotros un ejemplo y un estimulo. Un ejemplo, de que en este país se perdona cualquier cosa cuando lo necesitan a uno, y un estímulo para que cuando veamos a un niño cabezón no le andemos pegando cocachos en la cabeza. A lo mejor, sin darnos cuenta, estamos quitándole un soldado en la lucha por el deporte.
© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

Anonimo
OFF TOPICS

CARTA A UN DESCONOCIDO
Estimado señor:
Usted y yo nos hemos visto en una sola oportunidad, hace veinte años, con motivo del lamentable acontecimiento que –según puedo juzgar- mantiene todavía encendida la llama de su indignación contra mí.
De su respetable persona (cuyo apellido ignoro) sólo sé que ostentaba el recio grado de Coronel, allá por 1946, y que era hijo del dignísimo cadáver cuyo velorio se efectuaba la noche aquella de nuestro fatal encuentro.
Recuerdo perfectamente que sus últimas palabras (las de usted, no las de su respetable y rígido progenitor) dichas a voz en cuello cuando, entre deudos y amigos, le quitaron el arma de las manos, fueron de una claridad conceptual que no admitía el menor equívoco: “¡Ya nos volveremos a ver, miserables...!”, y se ajustan perfectamente al texto de las que pronunció usted ayer, cuando me reconoció de coche a coche e intentó bajarse del mismo, con un desmesurado bastón destinado a romperme los huesos, según la versión de su nueva proclama, cuyo contenido decía: “¡Miserable, al fin te encuentro... ahora verás...!”
Conste que no fue por miedo a su bastón ni a la posibilidad de que tuviera otro revólver en el bolsillo, sino por respeto a sus canas, que arranqué en primera y a 180 kilómetros por hora, en vez de ponerme a discutir con un señor venerable como usted y originar un escándalo en la vía pública. Sin embargo, pienso que –en parte- tiene usted razón al mostrarse irreductible en su sed de venganza y que, por lo tanto, merece una explicación (junto con mis excusas) sobre aquel lastimoso episodio en que me tocó participar.
Bien, usted recordará que fuimos tres personas las que entraron esa noche en el velorio, vestidas de smocking y con un clavelito en el ojal. La verdad es que ninguno de los tres conocía a su distinguida familia ni, mucho menos, al severo difunto que protagonizaba la reunión. Pero usted recordará, también, cómo era Lima en 1946: después de las doce todo estaba cerrado y no había ningún lugar apropiado como para tomar un café o un discreto piscolabis antes de acostarse. Nosotros veníamos de una alegre comida donde el licor había corrido en abundancia y necesitábamos (sobre todo Chicho, que estaba muy mareado) tomar algo que nos quitara el malestar. Fue así como se nos ocurrió presentarnos en el primer velorio que se pusiera a tiro, manifestar nuestra sentida condolencia a los parientes del enfriado y aprovechar las acostumbradas ruedas de café con galletitas que se pasan en estos casos, para recuperar un poco la ecuanimidad perdida.
Yo admito hidalgamente que (llevado por lo impulsos del alcohol y por el entusiasmo que lo caracteriza) Chicho cometió un error imperdonable cuando ingresó al velorio gritando “¡Que viva el muerto!”, “¡No hay cariño en este entierro!”, “¡Que salga el dueño del velorio!” y otras expresiones similares, rubricadas por un sonoro regüeldo que repercutió en todo el ámbito de la capilla ardiente, apagando algunas velas que se encontraban en la trayectoria de dicho proyectil lanzado por el esófago. Admito, igualmente, que cuando Chicho conectó la radio e intentó bailar con una dama de luto riguroso, diciéndole: “A ver, gorda, ajústate la faja que nos vamos a chocolatear este bolero”, no sólo ignoraba que el momento era inoportuno para esta clase de galanterías sino que, además, estaba tan borracho que confundió un aviso de analgésicos con la bella página de Leucona, “Siempre en mi corazón”. Pero, al mismo tiempo, reconocerá usted, mi estimado coronel, que por ser nuevo en esa casa Chicho estaba en su legítimo derecho de ignorar que aquella noble dama era su señora esposa.
Recordará también que, cuando estábamos los tres en la cocina, tomando un caldito de gallina con pollo, usted vino y preguntó (con el rostro muy congestionado) quienes éramos y que hacíamos en dicha residencia. “Somos amigos de la muerte” aclaró Chicho y usted replicó energéticamente (como correspondía a un oficial de su alta graduación) que la muerta no era muerta sino muerto, porque se trataba de su señor padre, fallecido en circunstancias de haber metido el dedo en un enchufe. Entonces Chicho, sin perder la falta de ecuanimidad dijo que quizás el muerto estaba vivo, porque a veces la corriente no mata sino priva. Fuimos los cuatro donde se hallaba el cajón (usted se acordará perfectamente de eso) y Chicho le tocó el vidrio a su señor padre quien por toda respuesta y produciendo no sólo pánico sino un zafarrancho de combate en el ámbito del velorio, respondió con toda claridad: “Sáquenme de aquí, que me ahogo...!”
Mi estimado coronel, yo quiero dejar en estas líneas un vivo testimonio de mi admiración por la forma decidida e instantánea con que usted, respondiendo a los imperativos de la sangre, rompió el vidrio del cajón con la cacha de su revólver, le sacó la tapa de siete martillazos y extrajo a su señor padre de entre el elegante capitoné en que se encontraba envasado, dándole cachetaditas en el rostro y hablándole cariñosamente con frases tales como: “¡Sí, papito, sí papito....!” y “¡Agua para mi papito...!”, mientras la familia permanecía prudentemente espantada en los rincones. Recuerdo que era un 28 de diciembre y fue a las tres de la madrugada cuando, en medio de aquella impresionante escena, Chicho se paró en el salón y señalando al muerto sentando en un sofá, pronunció estas horribles palabras: “Bueno, ya basta de bromas... que metan al señor otra vez en su cajón, porque el que habló fui yo y no el muerto!”.
Lo recuerdo muy bien. Usted sacó el revólver y lo agarraron entre veinte para que no nos matara a tiros, mientras salíamos disparados por la Avenida Arequipa. Han pasado veinte años, mi querido coronel, y si le escribo estas líneas es para asegurarle, bajo la palabra de honor, que cuando entramos en el velorio de su padre, yo ignoraba que Chicho estaba estudiando para ventrílocuo.
Atentamente,

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

Anonimo
OFF TOPICS

La estupidez consiste en no tener nada que decir... y decirlo....

El jorobado es un camello que toma agua.

A todas las moscas las entierran vestidas de telaraña.

En el Arca de Noé eligieron Presidente al León, porque hasta hoy sigue siendo el rey de los animales.

Lo bueno del corazón es que dura para toda la vida.

El jorobado es una pregunta de nacimiento.

Para quitarse el cigarrillo es indispensable fumar.

Virgen: Dícese de la señorita que estuvo en dos pic-nics y ha salido invicta.

Los ricos norteamericanos se mueren de monopoliomielitis....

Entre los gringos, las mujeres fáciles al seis no le dicen six sino sex..

Lo bueno del costal es que no hace la digestión.

El jorobado se encoge de hombros porque no le importa serlo.

Amuela: Única pieza dental que le queda a la abuelita.

Para vengativo, el leporino, que respira por la herida....

La eternidad es cualquier conferencia de cualquier cosa.

El jumento es un burro que se graduó de sinónimo.

Cacaseno: Parte del busto donde se le aflojó el estómago al recién nacido.

Lo bueno del fracaso es que sirve para hacer la felicidad ajena.

Putah: Región de la India donde las mujeres son enteramente liberales.

Los sastres aparecieron en la Era Ternaria....

Can-Can: Nudo amoroso que a una pareja de perros los hizo inseparables en plena vía pública.

La eternidad sería más atractiva si durase un poco menos.

Especulación: Parársele los pelos a la niña después de encontrarse en la carretera central con la verdad desnuda.

Los sonámbulos no necesitan médico sino cambiar de cama.

Pesadilla: Gorda bajita.

Después de un tercer aborto no hay duda de que ella es una mujer fetal.

Lo desesperante de las cosas invisibles es que siempre están donde nadie se imagina.

El muslo de la mujer “tiene” que ser una invención diabólica.

Pensamos en una mujer desnuda... suena el teléfono y la vestimos instantáneamente.

El machismo convierte a la mujer en sierva y al marido en ciervo.

La exhumación es una pachamanca de muerto....

Nada dura tanto como un amor imposible.

La experiencia demuestra que el amor de los justos sólo dura con las justas..

Cuanto más me gustan tus ojos es cuando los cierras de placer....

El mal ajeno y la felicidad propia siempre son demasiados poco.

Nada preocupa tanto en Buenos Aires como que a uno le quiten un peso de encima.

Lo de Venecia ocurrió porque el gasfitero no vino a tiempo.

El malévolo tiene todos los dientes incisivos.

El mar es un banco de agua donde los ríos depositan su caudal.

Nada hay tan desgraciado como pasar un domingo de miércoles.

El mar se pasa la vida en el agua.

“Amar” siempre tiene cuatro letras y un pagaré....

El lunes, uno comienza a trepar el cerro de la semana....

Lo malo con esto de los clones está en que si alguno sale afeminado tendrá que llamarse Mary Clon.

Nada produce tanta rabia como la mordedura de un perro.

Las mujeres mal casadas viven llevando un hombre al hombro.

Nadie nos conoce tanto como las toallas.

Purga: Insecto japonés que salta, pica, chupa la sangre y afloja el estómago.

Meona: Diosa mitológica griega que inventó la orina.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:31 ]

Anonimo
OFF TOPICS

DICCIONARIO INGLES

MILK.- 1,000
COOL.- Parte de atrás
PUTTING.- Señorita de malas costumbres
CARNATION.- Pecados de la carne
PENNY.- Zona terminal de los riñones

DICCIONARIO ALEMAN

FOKKER.- Mujeriego incorregible
TANKE.- Tacu-tacu, dos huevos y bisté apanado
STRUGEN DUGEN.- ¡Aprieta, aprieta!
PANZER.- Embarazo de seis meses
GUTTEN TAJ.- ¡Qué buenas piernas...!

DICCIONARIO RUSO

SPASSIVA.- Es aguantadora, la pobre...
MUÑIKI LINDAKOVA.- Muñequita linda
¿KAK POSTESAIETSIE?.- ¿Dónde hay un baño urgente?
TRANKAISEVIET.- Borrachera infantil
KOMITERN.- ¡Come y calla…!

DICCIONARIO FRANCES
SOMMIER.- Interjección impublicable
GRAND MERE.- Océano Atlántico
CAQUETTE.- Diarrea infantil
MAJUSCULE.- Sujeto potón
SOIR DE PARIS.- Sudar por ahí

DICCIONARIO ITALIANO
VATICANO.- Exportador de coca
TRIESTE.- Con el alma en el suelo
NONO.- ¡De ninguna manera!
COLONDRONI.- Estreñimiento crónico
PASTA A LA PUTANESCA.- Que le sirvan a mi tía

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:31 ]

Anonimo
OFF TOPICS

CARTAS CELEBRES

Papi: OCuando recibas esta carta no la vas a entender porque recién inventamos la escritura entre varios. Tampoco la podrás cargar porque la escribimos en una carta de seis toneladas. Y menos la podrás leer porque todavía no inventamos la lectura. O sea que ya no me acuerdo de lo que dice al principio pero, de todas maneras, quiero que seas el primero en recibir la noticia. Las letras me han salido un poco grandes y la ortografía no importa porque todavía no nos hemos puesto de acuerdo, pero se ve que progresamos. Léela. Y aunque no la entiendas, mándame otra piedra, quiero decir, otra carta, con tus impresiones. Aquí en la caverna, estamos de lo más bien, menos mi abuelo, que insistió en que todavía podía cazar y se lo comió un dinosaurio. Mientras tanto, puedes casarte de nuevo, si quieres, porque me olvidé contarte que cuando lo chapó el dinosaurio, estaba chapado de la mano con mi vieja. Escribe y manda fruta, pero contesta por correo certificado porque el servicio está pésimo y seguirá hasta que lo inventen. La bestia de tu hijo, el Hombre de Neandertal.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:30 ]

Anonimo
OFF TOPICS

DICCIONARIO

SUPOSITORIO: Vela que sirve para iluminar el estreñimiento.
MANSO: Perro que sólo muerde cuando uno le hace cariño en la cabeza.

PIARA: Alumnos del primer año en cualquier disciplina profesional.

PITO: Parte del organismo que sólo suena cuando deja de funcionar.

AJEDREZ: Juego desesperante donde al rey le es imposible comerse a la reina.

SUIZO: Especie de reloj humano que, cuando se atrasa, tiene que casarse.

SABLE: Arma generalmente usada para conseguir un préstamo de los amigos.

CABRON: Macho cabrío que vive sin trabajar.

MEMORIA: Cosa que automáticamente se borra cuando la Amnesia ofrece mayores garantías.

ALMOHADA: Artefacto que las mujeres frígidas usan para dormir.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:29 ]

Anonimo
OFF TOPICS

RASPUTIN
Este simpático monje loco era un hermoso ejemplar de bestia siberiana construido en un metro noventa de alto por ciento veinte kilos de peso. Se llamaba Gregorio Efimovich y le pusieron Rasputín porque su viejo, llamado Raspu a secas, era más grandote que él. Muchos suponen que “rasputín” es lisura y no andan muy equivocados, porque en ruso rasputín quiere decir: “¡Maldita sea tu estampa, so pedazo de perro, cochino y canalla”. Así es el idioma ruso, lleno de sorpresas.
Hasta los treinta años Goyo vivió tumbado en un diván, tirando partida de samovar, porque era muy tímido para el trabajo y el ejercicio le daba alergia, pero su extraordinaria vitalidad hizo que las mujeres lo buscaran, no sé con qué raros propósitos, y el renglón amatorio le gustó tanto que se proclamó iluminado por Dios para llevar su palabra a todos los rincones de la tierra y a toda la tierra de los rincones, porque su casa era como el palacio del chancho.
La teoría de Rasputín era muy simple y la recomiendo a los marabuntas locales para ver si les liga su mermelada misionera. Consistía en que sólo el arrepentimiento puede salvar al mundo. Pero como para arrepentirse hay que pecar antes, los feligreses rasputinescos armaban unas orgías que ríase usted de La Laguna y otros partys griegos parecidos. El favorito de la cátedra, como es natural, era Rasputin y se lo disputaban como cocinera sin hijo. Para esto, su fama había crecido como la gran seven y el archimandrita Feofán, aprovechando que Goyo era un ignorante de la madona, lo presentó en la corte al Zar Nicolás II. En dos meses barrió con todas las damas de la corte, que evidentemente no eran tan damas, y esto les supo como chicharrón de sebo a los del equipo de varones, por lo cual decidieron despacharlo al lugar de donde sólo se vuelve en las sesiones de espiritismo.
Para el efecto, el príncipe Yussupoff y Dimitri Pablovich lo invitaron a un piqueo donde en vez de vodka le sirvieron cianuro de potasio, estricnina y otros cócteles parecidos, pero Rasputín era un camión de fuerte y se pegó una tranca con el veneno en lugar de morir, como hubiera hecho una persona correcta. Dimitri, entonces, agarró un palo y le abolló el cráneo, le pegó cinco puñaladas y catorce tiros más. Con esto fue sufi porque Goyo cayó al suelo con todo el cuerpo muerto. Tiraron su cadáver al río Neva y hasta ahora lo buscan.
Así son las envidias que nunca lo dejan a uno trabajar tranquilo...

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:29 ]

Anonimo
OFF TOPICS

Para los amores enfermizos no hay más cura que el párroco.

Lo bueno de la lluvia es que cae ya colada....

El humo es el alma del fuego que se apaga.

No creer es, simplemente, desconfiar de nada.

Está bien, los negros tienen bemba, pero ellos inventaron el treso y no el beso, como nosotros.

La apendicitis consiste en operar un cólico.

El humo es la cola de las chimeneas alegres.

Nadie se jode una vez sino antes y después.

Del sexo femenino hay dos clases: Las mujeres y las mejores.

El Humorismo consiste en ver las cosas desde un ángulo agudo.

Lo bueno de la lluvia es que no huele a orina.

Para los negros, humorismo es el arte de transpirar.

Lo que más me gusta de la mujer es lo que imaginamos de ella.

¡Feliz la ducha, que te baña desnuda...!.

El Humorismo es la puerta falsa de la verdad.

Lo fantástico de la inteligencia es que no la tienen los demás.

El epitafio es una tarjeta de mármol.

Para los odontólogos, el diente siempre tiene la razón.

Lo bueno de la muerte es cuando le llega a otro.

Axila: Rey de los Hunos que mataba con el sudor.

O: Especie de hueco que se lee como se pronuncia.

El idioma chino no se escribe; se arma.

La calumnia es una verdad dicha por nuestros enemigos....

Calzón: Prenda de género femenino que se usa antes y después de....

“¡Hola!”: Saludo amistoso de los toreros cuando el “¡Ole!” no basta para hacerse amigo de los toros.

Barriga: Parte de la novia cuando se le sale la regla por donde menos lo ivagina.

Lo bueno de las enfermedades graves es que no duran mucho.

Todos los amantes acaban electrocutados. Sólo tres segundos pero electrocutados....

Toda cama de madera es una tabla de multiplicar... Me consta.

¡Si la burrita supiera dónde quiere llevarla a pasear el burro la primera vez...!.

La cólera convierte las cejas en visera.

El infarto nos mata cordialmente.

Lo bueno de los bizcos es que no necesitan espejo.

Los poetas sin inspiración inspiran lástima....

El parto consiste en que al recién nacido le sacan la madre.

Para mí que esos dos unos del Once son homosexuales....

La Historia demuestra que Caín no fue un hijo de Eva sino un hijo de....

Lo contrario de NORTE no es SUR sino TENOR.

A los malos curas debían llamarlos Sotanás.

Para mí, la pedantería, es un problema digestivo y nada más....

Los primeros cabellos se caen con las últimas ilusiones.

Si a las mujeres se les cayeran los fustes como a las rosas se les caen los pétalos....

El jabón de las solteronas tiene vocación de mano de hombre.

El ingenio es la sonrisa de la genialidad..

Los que lloran en silencio tienen tristeza de candelabros.

Lo bueno del bostezo es que nos crucifica sin dolor....

No es sólo que los perros ladren... a lo mejor tienen algo que decir....

Lo bueno del concierto es que, al final, el piano queda con la dentadura limpísima.

Para mí, lo único malo de Hipócrates fue su falta de sinceridad.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:28 ]

Anonimo
OFF TOPICS

MENTIRAS VERDADERAS

¿Mi cuota para el entierro de Martínez? Pero, claro, hombre... que pasen a fin del mes por el cheque...!”.

“¿Qué me pase al asiento al asiento de atrás...? ¡Dios mío... ¿Y para qué, señor Gonzáles?!”.

“Amorcito, si te digo “confía en mí”, “confía en mí”..

“¡Contigo hasta la muerte, hermano...!”.

“No se preocupe, doctor, su valiosa opinión será tomada en cuenta...!”.

“¡Doctor, si cree que por haberme traído hasta Paracas va a conseguir de mí lo que se imagina, ¡Se equivoca!”.

“¡Oiga, qué le pasa... no soy lo que usted piensa...!.

“¡Es de muy buenas familias...!”.

“¡Gracias, muchas gracias... nunca olvidaré ese favor...!”.

“Puedes hablar con entera confianza porque sabes que estás entre amigos”.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:27 ]

Anonimo
OFF TOPICS

LA MAINA LE LO SECUETLO

Anque palece mentila, a mí me gutan lo lalone le Gomieno polque no etán lomando cojulece ni centamito sino mione y mione le sole. Clalo, lentlo le tlé año aquí no mamo a tenel ni un calajo pala mimí, pelo lo juto é lo juto, si lo compalamo, pol ejemplo, con lo secuetlalole que, lo oto lía, me mienen a laptá, liciendo. “¡A mé, chino e miela, tú que tiene cala le millonalio, ahola mimo sume ene calo y plepálate pala pagáu cinco mione le lólale pol tu lecate...!”. Y me sacáu uno pitolón que palecía uno motocicleta. Entonce yo le lice, flancamente con mucho cólela: “¡Oye, neglo cojulo... ¿Le lónde te imagináu tú que, jolilo como etoy, puela tenel ese cagala le plata?. ¿No me mé con e teno miejo y lo zapato gatáu?!”. Fetivamente, lo secuetalole mielon que lecía la medá, pelo no me soltalon, liciendo: “¡Ta mien, no quelemo cinco mione le lólale, pelo, po lo meno, tendlás lociento sole pala pagáu la gasolina le lo auto, ¿no?!”. Oflecí nomenta, me acetalon y cuando mino uno tombo no colielon ni nala sino se pusielon a comenzá, polque elan compale... ¿Te lá cuenta, oye?

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:26 ]

Anonimo
OFF TOPICS

LA HORA DE LA VERDAD
La verdad es lo que se dice cuando ya no queda otro recurso. En general, llamamos “verdad” a la periferia de las cosas, sin importarnos mucho lo que haya en el interior de las mismas. Como una cebolla, hecha de capas concéntricas, la sociedad se ha venido recubriendo de verdades sucesivas, que anulaban a las anteriores (en este caso, a las interiores) dándoles categorías de mentiras superadas pero alejándose cada vez más de las verdades esenciales y permanentes que están hoy, como han estado siempre, en el centro inapenable y final de la cebolla.
-Oiga usted, Don Sofo, pero el centro de la cebolla no lo come nadie.
-Claro, porque a nadie le gusta que le pongan la verdad por delante.
Yo tengo, como decían los antiguos, mi “modo de pensar” (eufemismo que, antes se empleaba mucho para tranquilizar a los locos) y, con todo respeto por las creencias de cada uno, considero que el Hombre como tal hombre y en pleno ejercicio de su dignidad inherente preside y es autor de todo lo que existe. Para mí, el Hombre, en su plano ascendente, en la medida en que defiende su derecho a ser libre y a ser escuchado dentro de la sociedad que él mismo conforma; en razón directa con su alejamiento de la animalidad ancestral y en función de los valores considerados como definitivos, es el principio y el fin de todo lo que existe. Repito, sin hacerle cachita a nadie (porque ahora el mundo está muy revuelto y los hombres se ponen malos cuando se les toca con el pétalo de un geranio) yo tenía un amigo que, en su automóvil, había pegado una calcomanía cuyo texto rezaba, más o menos como “Soy católico; en caso de accidente llame a un sacerdote”. Cierto día, conversando aplaudí sus convicciones religiosas pero, al mismo tiempo, le objeté la calcomanía porque, en mi opinión –que será del burro pero es la mía- el primer compromiso del ser humano es la conservación de la vida, más que su adecuación para la muerte. Vale decir, que era absurdo preparar un viaje al otro mundo sin hacer todo lo posible seguir militando en este. “Ustedes –le dije- debían poner en su cartelito que, en caso de accidente “además” de un médico, se llamara a un sacerdote. Porque este es el orden lógico en que se deben hacer las cosas si, por ejemplo, cualquier día de éstos te plancha un automóvil”. Por toda respuesta me miró de las cejas a la papada y aceleró despectivamente hasta que, en la próxima esquina coincidimos con un camión cisterna que nos sacó la madre con siete vueltas de campana. Cuando nos sacaron del auto (con gata y entre cuarenta y cinco voluntarios), levantó un dedito para solicitar el uso de la palabra y decir, lo más claramente posible:
-Por favor, que me traigan un médico... y aquí al caballero que tiene el timón en el pescuezo, que le traigan un sacerdote...
-Sí, sí –acotó mi compañero de catástrofe- un sacerdote, pero que sea médico también.
En la asistencia pública nos cocieron y nos vistieron de momia egipcia por un periodo de veinte días pero Domingo (en realidad se llamaba Carlos y le decían Domingo porque era colorado) jamás me perdonó el que yo hubiera sido testigo de aquella debilidad. Con los años –porque así es la vida de rencorosa- terminó siendo médico de segundilla. Y los pacientes le tenían tanto miedo que, apenas lo veían, rogaban que les trajeran un sacerdote para ir ganando tiempo.
Hace pocos días, en la página dominical publiqué un sinlogismo, según el cual “para hacer creer en Dios, un terremoto es más efectivo que doscientos curas” o cosa por el estilo. No me acuerdo. El Lunes inmediato me encontré en la calle con un compañero de colegio que siempre fue muy puntiloso en materia de religión. A tal extremo que, según se dice, no le habla a Dios de “tu” sino de “Usted” porque todavía no se lo han presentado. Se quejó del sinlogismo y reclamó que no era cierto, sin comprender que el meollo de la cuestión era otro, y muy distinto. Porque, “cuando no hay terremoto”, o sea cuando se caen los edificios ni el Ministro de Economía habla por televisión, la gente vive dentro de su verdad formal y en función de la cáscara de cebolla, que en ese momento, recubra a la verdad esencial. Pero cuando hay terremoto, las limitaciones del hombre frente a las fuerzas de la naturaleza son tan grandes que hace de la cebolla lo que hizo Alejandro Magno con el nudo Gordiano y la parte en dos para llegar, por la vía más rápida, al meollo de la misma donde tiene dos alternativas: O grita “¡Dios mío...!” o grita “¡Mamá...!”. Que no es mi caso modestamente. Porque a mí los terremotos me entran por una oreja y me salen por el récord mundial para los cinco mil metros con obstáculos. Yo, de correr corro. Pero no grito.
-En medio de todo tiene sangre fría Don Sofo...
-No. Es que, además de correr, me quedo mudo como una alfombra.
Y es que vivimos en un mundo de verdades condicionadas donde lo único cierto es que la mentira –no la falsedad ni la calumnia- nos ayuda a vivir, nos anestesia y juega como un factor aglutinante allí donde la verdad pura, desnuda y fría es un elemento que desintegra cualquier sociedad. Si nos preguntamos que donde son la educación, el tacto, la cortesía y otras manifestaciones similares de la convivencia humana, convendremos en que son maneras amables de mentirnos los unos a los otros, sin hacernos daño, sin mostrarnos el lado oscuro de la luna y sin demostrarnos que, en el fondo somos unos reverendos hijos de la guayaba, como lo fuimos siempre. Desde el primer capítulo del Génesis hasta la fecha. Cierta vez, una señora cuyo fanatismo por la verdad “y sólo la verdad” limitaba en lo desesperante, me impotró a seguir sus huellas, solicitándome, de paso, una opinión sincera sobre ella misma, como persona.
-Bueno –le dijo- si se trata de eso, usted me parece una vieja de miércoles”.
Y se molestó.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:25 ]

Anonimo
OFF TOPICS

CONGRESO MUNDIAL DE SORDOS

Circulan invitaciones entre prominentes tapias locales para asistir al Primer Congreso Mundial de Sordos, con sede en Paris.
A juzgar por la identidad de los participantes el congreso promete ser una reunión a grito pelado, porque los sordos están firmemente decididos a oírse entre ellos.
-Buenas tarde, don Eduardo...
-Está mejorcita, gracias...

En el Congreso habrá dos clases de miembros: Los tapiocas que tienen aparatito, y los que se enteran de las cosas por los periódicos o, mediante un exagerado aumento de volumen. Pero esto crea un problema en la asamblea, porque si el Presidente grita lo escucharán muy bien quienes no oyen al natural, pero los del aparatito quedarán con los tímpanos hechos polvo. Sí, por otro lado, se habla en tono medio para los del aparatito, los otros van a tragar veneno.
Hablar con un sordo significa irse a la cama con laringitis. Son un peligro social y en San Isidro, por ejemplo, no se puede dialogar con ellos porque las autoridades lo meten preso a uno, por eso de los ruidos molestos. Hay un amigo de casa que ya me ha costado veinte libras de multas. Para mí que la Municipalidad tiene un equipo de sordos sueltos con el objeto de incrementar fondos.
Los sordos constituyen un mundo aparte. Yo no sé qué tienen, pero cuando uno les habla despacio no oyen una palabra. A lo mejor pertenecen a una secta aislacionista. La falta de capacidad auditiva los ha relegado a las épocas del cine mudo, y si bien es cierto que están a salvo de muchos conjuntos criollos, no le es menos el que la maldad humana los ha hecho actores de mil espeluznantes interlocuciones:
-Don Carlos, ¿Cómo nos sentimos hoy...?
-Lunes...
¿De qué van a tratar los sordos en París? Dejando a un lado eso de que “a palabras necias oídos sordos”, porque esta filosofía echa por tierra todo el temario, he llegado a la conclusión de que los dirigentes tapias persiguen dos objetos:
a- Formación de un partido internacional de sordos, con publicaciones periódicas, historias de sordos que se curaron milagrosamente, condena de los sordos falsos que sólo oyen lo que les conviene, y rechazo universal del término “linterna sorda”, por humillante.
b- Supresión del aparatito, por atentado, disociador y peligroso. Esto significaría una vuelta total de los sordos al mundo de la corneta.
El primer punto ofrece algunas dificultades. Los partidos internacionales suenan a izquierda. Claro que el sonido no preocupa a los entusiastas congresistas, pero está lo del emblema. El comunismo ondea bajo la hoz y el martillo. Los sordos por lógica anatómica tendrían que patrocinar el yunque y el martillo, huesos del oído pero también demagógicos elementos de trabajo obrero. No sería extraño oír a breve plazo el terrible comentario:
-En Australia han puesto al Partido Sordo fuera de la Ley...
En cuanto al segundo punto, la supresión del aparatito, he pensado detenidamente y encuentro que los sordos tienen toda la razón. Es más, los sordos eran perfectamente felices hasta que inventaron el aparatito. En un mundo como este donde más son las cosas inaudibles que las dignas de oírse, vivían en el más completo paraíso de la ignorancia.
-¿Sabe, don Eladio, que otra vez hay guerra en Europa?
-Me duele un poco todavía, pero ya puedo caminar...
Los sordos habían alcanzado lo que podemos llamar el Nirvana matrimonial, ya que del gremio de casados eran los únicos colocados al margen de la cháchara femenina. Carentes de su más cercana víctima auditora, las esposas desistían de charlas con sus maridos. Aburridas, ensayaban contar sus cuitas a las paredes y finalmente quedaban completamente mudas. Era el Edén porque una muda y un sordo constituyen la más perfecta pareja que pueda imaginarse. Pero nada es completo en la vida y un día alguien tuvo la infeliz idea de “salvar” a los sordos inventando el aparatito. Fue el Vía Crucis
-Juan, aquí te regalo este aparato por tu santo. Ahora podrás oírme claro. Póntelo. Eso es, Juan la cocinera se ha ido. Hay que llamar al electricista. Lola se ha comprado un abrigo y yo estoy desnuda. Llamó mi mamá y dijo que el otro día no la saludaste en la calle. En la casa del vecino.
El marido sordo sufría calladamente, almacenando en su cerebro virgen los más variados y alarmantes conocimientos. Se agotaba una batería y ya estaba la señora con una nueva de repuesto. No había escapatoria. La tragedia de oír cobraba un dramático realismo. Los sordos se empezaron a escribir secretamente. Se organizaron y por fin decidieron reunirse en un congreso mundial donde luchar por sus perdidos fueros del silencio.
Conseguirán su objeto. Estoy seguro. Los fabricantes comprenderán las razones humanas que los impulsa. Ellos mismos habrán deseado ser sordos muchas veces, y con cierta envidia destruirán las máquinas reproductoras del infernal sonido. Entonces las cosas volverán a su cauce. Los sordos serán felices nuevamente, y el diálogo adquirirá su pretérita perfección:
-Juan, quiero que me lleves al cinema...
-¿A mí? ¡No hijita, yo prefiero mi sal de frutas...!!!

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:25 ]

Anonimo
OFF TOPICS

Aquí hay un error, el deber de la policía no es cobrar....

El escúpido es un estúpido que, además, escupe.

¡Sí, claro... Dios hizo la luz pero debió hacerla gratis.

¿Qué olor tendría Lima en los tiempos de la colonia...?.

Para decir la verdad hay que saber mentir.

Hay bancos para sentarse y hay bancos para que lo sienten a uno.

La alegría sin motivo es una cojudez.

Lo malo en los crímenes está en que todos sospechan más de la policía que del asesino.

El parto al revés consiste en sacarle la madre a uno.

La mecánica es nieta de la automática.

Para el pobre, primero amanece y después tiene que buscar el sol....

Genealogía Hepática:”¡De tu madre la suya!”.

Los grandes hombres dejan cadáveres inmortales.

Ponerse de rodillas es humano, pero arrodillarse es divino.

Pasarlo al retiro es limitar a un militar.

Lo ideal de la muerte es que todos se den cuenta, menos uno....

Al hijo pródigo siempre se le recibe con extrañeza.

Sin usar pizarra o cuaderno, jamás se equivocan los cálculos renales.

“Higado” es mal humor en todos los idiomas.

La mujer no cae nunca porque la trampa es de ella.

El infeliz no sabe que él lo es.

Creo que es un irresponsable quien orina en el desierto.

No hay que hablar de política en domingo, porque el domingo es rojo.

Las pelotas caminan a pie cuando no pasan de mano en mano.

Hay que pensar antes. Porque el “hoy” no tiene borrador.

Los chasquis usaban esas ojotas por temor al hincario.

Al vividor lo mantienen las mujeres desde que nace hasta que muere.

Sí, la patria... pero tiene cada hijo por ahí....

En el verano, hasta los sinvergüenzas se ponen colorados.

El problema con los protestantes está en que se quejan de todo.

Si, de veras, existiera el continente de las mujeres habría que descubrirlo.

Yo sé que algún día cambiaremos el “somos libres” por un himno nacional....

Corto circuito es dar la vuelta alrededor de un enano.

Todos los enanos tienen el mismo origen: Son unos enanos de mierda.

Título para una revista de nudismo: “La calátula”.

Nada más triste que ser un izquierdista a las derechas....

Todo final es siempre el comienzo de otra cosa.

El horizonte es la alcancía donde se pone el sol.

Los paralíticos estudian para recibirse de estatuas.

Con las mujeres feas lo único posible es que nos den la espalda.

El horizonte es una cuerda floja al revés.

Para hacer una jaula de madera no hay como el pájaro carpintero.

Lo bueno con el aceite de castor es que estimula el hábito de leer.

El horizonte y su mirada de japonés....

Ni en las escaleras se puede ascender sin recomendación....

Siempre se vive lo insuficiente para llegar a una conclusión.

El hueco es el derecho de asilo de los ratones.

La amistad es la decepción que confirma la regla.

Para las mujeres el Minuto del Silencio consiste en bostezar....

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:23 ]

Anonimo
OFF TOPICS

E PADO DIAYÉ
Utede no me lo queedán, pedo la vedá é que ayé, como se podujo un pado labodal, me enconté con que no tenía ni mieda que hace en todo e día, lo cual padececía asudo si considedamo que yo en mi peda vida he tabajado, po cuetione de higiene y deligiosa (¿A utede no le da aco eso e comé e pan con e sudó de su fente?. ¡Ta made, de sólo imaginame a un sedano e mieda defegándose e pan ena fente y tagándoselo depué, me dan gana e agomitá!). Pedo lo cieto jué que como todo e mundo cedó la tienda y lo locale comeciale, ademá de que todo e mundo tampoco jué a su tabajo y se quedó ena cama e único que se jodió juí yo, poque me quedé sin nadie con quién comesá, sin nada que negociá y, lo pió, sin nada que comé, poque la zamba e mieda se jué a pasá e día ene callejón onde vive su agüela, aquí, a cuato cuada, pedo onde e suquito no puede í poque la vieja degaciada me deteta, bajo e cago e que uno cadece de povení pada acecásele a su nieta.

¡Vieja e mieda, cadajo! Podeso é que a mí esa devindicacione labodale me llegan a la codonilla, po no decí ota cosa, y pienso que ene Pedú lo que deben hacé lo tabajadode é tabajá, y no jodé a lo inteletuale que tabajamo con e cedebo, caday.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:24 ]

Anonimo
OFF TOPICS

PARTIDO CHILE-ECUADOR
El Estadio está lleno. Es decir, lleno de asientos vacíos, porque después de lo que nos pasó el sábado, la afición está con una mona que no le da bola ni a Balseca. En la tribuna Norte se ven unos claros, y el la Sur unos oscuros que deben ser socios del Alianza. Después del 5 a 3, nuestro equipo se parece al del Ecuador en que ambos están con el rabo entre las piernas. A lo hecho, pecho; como dijo algún otro autor. No vamos a estar quejándonos, porque para eso ahora deportamos a Orth, a Di Leo, y demás números premiados, y nos lavamos las manos, como hizo Pilatos y hacen las amas después de mudar al niño.
Los ecuatorianos salen dispuestos a cortarse la caleta si no ganan el partido. Van a la Victoria, pero de allá los mandan al Estadio. El público los recibe con calor porque hay poca ventilación, y los del Guayas toman posiciones llevando a Bonnard en la cola; Gonzabay, Caisaguano y Argüello en la barriga; Solórzano y Macias en el pecho, y a sus titulares en las patas delanteras. Salen los chilenos gritando “Chita, la payasada”. “Lo de “Chita” disgusta al equipo contrario, donde reina la confusión porque todos quieren estar en primer lugar, ya que como es sabido el último se ahoga. Esto es algo así como un partido entre el plátano y la pera de agua. El público mira pero no interviene porque se trata de un lío de vecinos.
Se inician las acciones. Lord Robledo, elegantemente ataviado con un saco de fumar, monóculo y tongo, pronuncia su ya célebre y británico “¡oh, oh!” y dispara un potente shot que casi vence a la valla chilena. Escutti le menta alguna cosa y le mete una cachetada de father y señor mío, poniendo la bola en la zona ecuatorial. Recibe Cantos, que esta noche se acompaña con guitarra. Cantos pasa a Larraz. Larraz pasa de castaño oscuro y cede a Miranda que lo está mirando. El réferi detiene el juego. Le pide los papeles y luego lo pone en libertad. En el campo chileno hay doce hombres porque el inefable Lord ha traído a su valet para que le recoja las bolas. Botan el valet, aunque el público prefiere que boten al pura sangre. Siguen las acciones. Avanzan los chilenos sobre territorio ecuatoriano, pero hace mucho calor y regresan a ponerse de verano. Prieto grita:
-A la carga...
*******

Entre todos cargan a Lord Robledo y lo tiran fuera del campo. Lateral favorable al consulado británico. ¡¡Como me le he prendido a Robledo, Dios mío!! Avanzan los chilenos. Aguila se remonta con la pelota y pasa a Prieto. Prieto aprieta la carrera y corta a Ramírez porque hace tiempo que le tiene pica. Ramírez pide un curita. Le traen un franciscano. Se aclaran las cosas y le traen un curita de mercurocromo. Avanza Ramírez y se rompe el alma porque el curita se lo han puesto en los ojos y no ve nada. Tiro libre. Va a disparar Edwin Vásquez pero lo contienen y en su lugar lo hace Ramírez, hijo de Ramiro. Lo hace muy débil y los ecuatorianos se ríen a carcajadas, hasta que la bola se mete entre las piernas de Mesié Bonnard, se decreta el primer gol y todo el equipo llora.
Los ecuatorianos celebran sesión secreta en un árbol cercano. Bajan, llaman a Carrasco, le ponen la pelota en la mano y el réferi decreta penal. Patea Larraz.
“Del penal, en el ángulo oscuro; silencioso y cubierto de polvo, veíase a Escutti”. Gol. Uno a uno el score, ganando la Federación, que es la que cobra. Se oye un grito en las tribunas:
-“Viva Chipre, mi hermosa patria”.

******

Lord Robledo da una patadita en el suelo. Protesta en el más puro alemán de Oxford y lleno de sajona indignación fusila a cuatro rebeldes mientras mete un gol de factura, y de fractura porque le raja el dedo gordo a Bonnard. Así las cosas termina el primer tiempo 2 a 1. Gana Chile por la mínima indiferencia.

********

Segundo Tiempo: Se mueve la bola. También se mueve la tierra pero ya estamos acostumbrados. Aguila juega intensamente y por esto los minutos se pasan volando. A Caisaguano lo hacen miembro honorario de la Sociedad de Fertilizantes. Los ecuatorianos al ataque. Efectivamente, le ha dado un ataque a Salcedo. Pero no es sino hidrofobia, y sigue jugando. La bola en el campo chileno. Se emociona visitando los lagos del sur y nadie se da cuenta de que Larraz se aproxima colgado de una lianas y mete un golazo que deja a Escutti echando vino. 2 a 2 el score. Los ecuatorianos se aplican inyecciones Voronoff, de glándulas de mono, y se lanzan a romper el empate, pero lo único que rompen son los tímpanos del público, al chillar llenos de alegría porque ha terminado el partido. Lord Robledo toma una ducha de scotch and carbólico, y los ecuatorianos se retiran del campo entonando la canción del organilero.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:22 ]

Anonimo
OFF TOPICS

TEORIA SOBRE LOS CHINOS
Comenzaré diciendo que –en mi opinión- los chinos no existen
Y empiezo por hacer esta aclaración debido a que, con respecto a los chinos, ya sabemos que no caben posiciones oblicuas porque,
1) Se admite que los chinos existen, como hicieron los soviéticos hasta que el tiro les salió por la culata cuando las relaciones entre amarillos y rojos se pasaron de castaño oscuro, determinando un cambio en los mapas rusos donde ahora China figura en color negro porque “ha muerto” para el Kremlin, o
2) No se admite que puedan existir, como vino ocurriendo con los norteamericanos hasta que aprendieron a jugar ping-pong, en un partido que, inexplicablemente, perdió Chang-Kai-Sheck, a despecho de ser el único a quien no invitaron al torneo.
Nadie sabe si más tarde, cualquier día, los soviéticos volverán a la mentalidad de Hijo Pródigo que ya intentaron aplicar en Yugoeslavia, para declarar solemnemente que los camaradas chinos son tan indiscutibles como las plagas de Egipto, tan evidentes como un ciclón y tan inmortales como el Judío Errante mientras, por su lado, a nadie sorprendería que –cualquier día futuro- los norteamericanos dieran marcha atrás en su interés por el deporte de la pelotita, proclamando que Marco Polo estaba loco y repatriando la Sétima Flota a Taiwán como prueba irrefutable de su incredulidad en la existencia del Celeste Imperio.
Mi caso es diferente.
Si yo afirmo que los chinos no existen, quiero decir que no existen como tales chinos (esto es, con características raciales propia) sino como un pueblo hereditariamente afectado por una enfermedad –la Fiebre Amarilla- que les pone la epidermis color banana dentro de una gama cromática que va desde el tono Patito-Patito hasta el Yema de Huevo, pasando por todas las variantes del Canario y todas las intensidades de la Hepatitis Crónica.
Ahora bien, ¿cómo explicar los ojos rasgados que singularizan la mirada de los chinos? Muy sencillo. En primer término debemos establecer que los chinos “no” tienen ojos rasgados, como se supone, sino redondos, como los seres humanos. Ocurre, simplemente, que son de Párpado Caído porque tienen un sueño atrasado de muchos siglos, a consecuencia del insomnio –causado por la preocupación- en que deriva el saberse víctimas de la insobornable fiebre colorante. Probarlo es facilísimo si tomamos a un chino cualquiera y lo hacemos dormir cien años. Veremos que, al cabo de ellos, se levanta fresco, alegre, bien dispuesto y, lo que es más importante, con los ojos convertido en un par de círculos perfectos.
Por otra parte, todo hace pensar que con el formidable avance de la Medicina en materia de enfermedades tropicales, pronto no quedará ni el más leve rastro de Fiebre Amarilla en el mundo, comenzando en esa forma la desaparición paulatina de los chinos. No porque se vayan muriendo en fila india sino porque, al desaparecer la Fiebre citada, se irán haciendo más y más blancos de generación en generación, hasta no diferenciarse de los nórdicos sino en el aspecto físico, que es lo de menos. Simultáneamente, la esperanza de curarse les hará recuperar el optimismo y muy pronto, a la vuelta de cuatro o cinco siglos, veremos chinos entusiastas, capacitados para dormir ocho horas diarias mientras van adquiriendo firmeza, brillo y circunferencia en la mirada. Así tendremos, por ejemplo, que comenzando con el chino Sing-Po-Song, de color amarillo intenso, pasaremos (evolucionando) al mestizo Sim-Po-Son, de piel intermedia entre el limón claro y el blanco oscuro, para terminar en el inglés achinado Simpson, de rostro saludable y rubicundo, quien sólo conservará de sus antepasados la costumbre de tomar te, de caminar a saltitos y de curarse con yerbas.
Desde luego, no soy médico y carezco de autoridad para hacer una afirmación científica, pero estoy seguro de que algo muy positivo se lograría haciendo picar a un chino por la mosca Tse-Tse, que es su paisana y que produce la Enfermedad del Sueño, tan desarrollada entre los empleados públicos y los centinelas. Salvo que se nos muriese el chino por incompatibilidades surgidas entre la mosca somifera y el mosquito fibrilante, veríamos que, si bien la Fiebre Amarilla continuaría indiferente, los ojos del chino –por efectos del reposo- mejorarían una barbaridad. Resumiendo mi filosofía respecto de este punto: Me entregan un chino de segunda mano, le curo la Fiebre Amarilla, lo hago dormir y, al cabo de cierto tiempo devuelvo un nórdico de primera agua. De igual modo, me proporcionan un Alemán, le inoculo un extracto de mosquito enfermo, lo mantengo despierto a base de café, luz y ruidos y en dos meses tenemos un cadáver perfecto, que se parecerá como un gota de agua a otro chino.
Queda, pues, demostrado que los chinos no existen y que son, más bien, un complejo occidental, susceptible de hacernos ver ochocientos millones de chinos allí donde no hay sino otros tantos millones de enfermos. Ahora bien, sería imposible hospitalizarlos a todos porque se nos acabarían las sábanas, la pintura blanca, las camas, los termómetros, el alcohol y las bacinicas, con el agravante de que la Humanidad entera tendría que ponerse a cuidar chinos porque, según las estadísticas, se requiere tres personas para cuidar a un solo enfermo. Vale decir: Tres personas, más el chino, cuatro; ochocientos por cuatro, tres mil doscientos millones, que es la población del planeta. Por lo tanto, no conviene. Desde luego, sabemos que los agentes trasmisores y activos de la Fiebre Amarilla mueren dando gritos si se les somete a una temperatura de 280 grados. Pero como es imposible separar al bacilo del chino, tendríamos que hervirlos juntos, con la casi completa seguridad de que perderíamos al chino antes de llegar al punto de cocción. Así, nos quedaríamos con los bacilos y sin los chinos. Pero, como los bacilos son trabajadores por naturaleza, muerto el chino se lanzarían sobre nosotros y a la vuelta de quinientos años estaríamos a fojas uno. Es decir, todos seríamos chinos y la Humanidad se las pasaría en vela con esta preocupación de tener una Fiebre Amarilla hereditaria. De esta manera paulatinamente, el insomnio también nos iría poniendo la mirada oblicua, el convencimiento de lo irremediable nos haría contemplativos y filosóficos; frente a la gran mutación el fatalismo nos haría cruzar las manos como los mandarines ancestrales y, al dejarnos crecer la coleta para espantar los bichos, como hacen las vacas con sus rabos, nadie podría diferenciar a un chino de fabricación nacional, de un chino legítimo, importado. Desde luego, habría el problema de los suecos. Siempre, en cualquier circunstancia, habrá el problema de los suecos porque, debido a su cultura que nos arrastra de la mano, a su liberación sexual (los hombres se han liberado de las mujeres y las mujeres de la cama única) y a su tamaño, viven como extranjeros en la Tierra y nadie los comprende. Sobre todo si no tienen un intérprete a la vera o conversan con un paraguayo, porque la lengua que hablan no es un idioma sino una gárgara. Pero, en cualquier caso, un chino de dos metros, ojos azules y pelo rubio es algo que no lo digiere un elefante, pese a que hay chinos de gran altura –los Kiang Si- que no miden mucho pero viven a cinco mil metros sobre el nivel del mar, y chinos más bajitos que los corrientes –los Fong Si- vulgarmente conocidos como “japoneses”, que se dedican a la industria de perder guerras, a la deportación de peluqueros, a la ciencia del lavado y (demostrando una gran fuerza de karate) a la fabricación de japonesitos.
Pero, en lo atañente a la desaparición de los chinos, eso no es todo.
Si se nos muriesen los ochocientos millones de chinos también tendríamos el problema de enterrarlos, salvo que quisiéramos conservarlos a flor de tierra, como atracción turística, en cuyo caso necesitaríamos cuatrocientos años para embalsamarlos, uno por uno, sin contar las moscas, el olor a chino muerto (que goza de gran prestigio entre las hienas), los vermes y las epidemias, que también tienen voz y voto en la cuestión. Ello, sin pensar que dicha alternativa convertiría a todos los habitantes del globo terráqueo en empresarios de pompas fúnebres y nadie cultivaría otras profesiones liberales como la política, el sacerdocio y la administración pública. No, si se muriesen los chinos, habría que enterrarlos. Por lo tanto, el mundo se quedaría sin velas para alumbrarlos, sin candelabros para sostener las velas, sin café para los velorios, sin madera de pino (ya que semejante funeral arrasaría con los bosques a la hora de fabricar ataúdes), sin seda –excepto si los enterrásemos desnudos. Vale decir, vestidos de amarillo riguroso- y, lo que sería trágico para los recién casados norteamericanos, en la luna de miel, sin el Gran Cañón del Colorado. Porque, francamente, excepto si se quiere hacer un mausoleo a los chinos y convertir al nuestro en un planeta con sótano, no se me ocurre otro lugar potable, fuera del Gran Cañón, donde se pueda sepultar a semejante cantidad de extintos.
Usted piensa: “¿¡Los chinos... y a mí qué miércoles me importan los chinos?”, pero se equivoca de medio a medio. Los chinos tienen una formidable participación en nuestra cultura. No sólo porque contribuyeron a formarla en diez milenio sino porque también, la pueden hacer polvo en diez minutos. Los chinos gravitan sobre la vida moderna mucho más de lo que usted se imagina y mucho menos de lo que ellos piensan, pero es evidente que cada día ejercen mayor influencia, no sólo en el sistema político de los Estados (los Estados Unidos, digo) sino en el sistema nervioso de la humanidad, que no tiene para dónde salir corriendo. Con los chinos ocurre que, siendo enigmáticos como los gatos e impenetrables como un urinario público, nunca se sabe si están a favor de ellos o en contra de los demás. La propia palabra “chino” se compone de dos sílabas antagónicas: “Chi”, que es una afirmación, y “no”, que es una negación. Por lo tanto, si usted les pregunta rotundamente “¿Chi o no?”, le van a contestar que “Chino” y lo dejarán en el aire, como un avión.
Hace años hubo gentes que se reían de los chinos (los tibetanos, por ejemplo, que murieron con la risita puesta porque no tuvieron tiempo de quitársela) y lo más probable es que, en el futuro, haya también muchos que se rían a carcajadas de ellos: Los presos políticos a quienes les apliquen la tortura de hacer cosquillas en la planta del pie, digamos. Pero, en la actualidad, la gente sabe hasta qué punto lo que ocurre en China tiene repercusión inmediata sobre la producción, la salud y la fraternidad universales. Porque, ¿Se imagina usted cuánta adrenalina se produce en el mundo, cuántos políticos se van a la cama con un nudo en el estómago y cuántos cristianos se abrazan los unos a los otros, como en los buenos tiempos de las catacumbas y los leones, cuando Mao Tsetung hace nuevas revelaciones sobre sus proyectos atómicos? Y es que, hoy por hoy, con este desarrollo en los medios de comunicación, el mundo vive tan estrechamente unido, informado y pendiente que un pedo de Nixon hace bajar el dólar en Bolivia y el estreñimiento de Kosyguin da lugar a una purga en Checoeslovaquia.
Hace cuarenta años usted preguntaba qué producía China y le contestaban: “Arroz”. Hoy pregunta usted lo mismo y le responderán que China produce insomnio, porque nadie duerme, pensando que los chinos están despiertos.. Y lo grave es que no se trata de un Insomnio para el Consumo Interno, derivado de la preocupación secular a que nos referíamos antes, sino de un Insomnio para la Exportación elaborado con el evidente propósito imperialista de hacernos chinos, en el menos literario y más amarillo sentido de la palabra. Dialécticamente, la explicación es muy sencilla: Angustián al mundo producen insomnio, se nos caen los párpados, se oblicuan los ojos... dentro de cien años... ¡Todos chinos! Después, en vez de propagar el marxismo propagarán la Fiebre Amarilla, repartiendo mosquitos a domicilio y zancudos por correspondencia. Por último –ya cuando blancos, negros, cobrizos y aceitunados estén convertidos en chinos sui generis, de mirada-almendra- nos harían enflaquecer a base de arroz y tendríamos que aprender chino a base de palos. Porque dicho idioma no lo entendía ni Confucio, a quien le dieron ese nombre –precisamente- cuando se volvió loco tratando de aprenderlo. Sobre este punto conviene aclarar que los chinos son confusionistas en lo político. En consecuencia, para comprender a los chinos lo más importante es tener buena ortografía. De lo contrario se corre el peligro de ofrecerles un tratado de paz y que nos contesten con un proverbio.
Pero imaginemos un mundo en el que jamás hubiesen existido los chinos...
Es decir un mundo redondo, porque fueron ellos los que inventaron la curva cerrada, la mirada oblicua, la arquitectura elíptica, el sentido parabólico, la ventana ojival y el salto de mortero, para no citar sino los conceptos que rompen el esquema de la recta, inventada por los blancos y definida por los amarillos como “el camino más corto entre dos tontos”. Imaginemos un mundo sin prestidigitadores para la clase media, sin fuegos artificiales para las clases populares, sin pólvora para los ejércitos, sin papel para los intelectuales (que nunca han sabido cuál es su verdadero papel), sin imprentas para los analfabetos, sin porcelanas para los enemigos de lo chusco y sin el lujo oriental de siempre, para los apóstoles del proletariado. Imaginemos un mundo sin sedas, sin marfiles, sin flores de loto, sin jarrones milenarios, sin acuarelas, sin filosofía, sin dragones ni paciencia, para comprender que nuestras vidas serían grises como la nada y absurdas como todo. Sin la cultura china sólo podrían vivir, paradójicamente, los propios chinos, empeñados como están en cortarse la coleta milenaria para entrar en lleno y vigorosamente en la edad de Plástico. Es decir, en el complejo histórico de los pueblos que están llegando a la Decadencia sin haber tenido un Apogeo; de estos pueblos que estamos de regreso sin haber llegado, porque nos hicieron el gran Cuento Chino de la herencia cultural.
Sin el té chino, los ingleses no tendrían personalidad ni tradiciones. Ni siquiera elegancia para tartamudear o distinción para beber. Tal vez no existirían, porque los ingleses están ensamblados con piezas extranjeras: La hora inglesa es suiza, el té inglés es chino, los casimires ingleses son italianos, el sábado inglés es hebreo, el pudding inglés es alemán, el roast beef inglés es galo y las mujeres inglesa son esquimales. Pero lo indiscutible es que, sin el té, la vida de los ingleses sería monótona y aburrida como la guía telefónica. Carecerían de la única razón que tienen para estar unos con otros, y los suyos serían días de veintitrés horas porque, no habiendo té, tampoco existirían para ellos las cinco de la tarde.
Sin las torturas chinas (el método más refinado y efectivo para conseguir adeptos y hacer hablar a los mudos) el matrimonio sería para las mujeres una institución insípida y carente de amenidad o de sentido. No sabrían enloquecer a sus maridos con el método de La Gota de Agua, aplicada al Interrogatorio y la insistencia, el los pondrían en los límites de la Epilepsia con la Campanada en el cráneo a través de su versión doméstica del “¡Yo te lo advertí...!”, repetido cada tres minutos. Sin el precedente de las torturas chinas no tendríamos, hoy discursos políticos ni trámites ministeriales, ni tantas otras instituciones destinadas a recordarnos quién es el más fuerte.
Sin los médicos chinos –estos que curan las úlceras con guano de caballo y las anemias con pulmón de gato –los hospitales no recibirían tantos pacientes por Emergencia ni los galenos jóvenes tendrían tanta materia prima a su disposición para adquirir experiencia y convertir a un paciente en autopsia. Esto, desde luego, excluye a la Acupuntura, que comenzó siendo un método infalible para obtener valiosas informaciones in artículo mortis (convirtiendo a los chinos de la oposición en alfileteros) y terminó siendo un sistema anestésico formidable, consistente en que al chino le enseñan las agujas y la simple perspectiva de que se las claven en la nariz o en el ojo le hace perder la sensibilidad de pies a cabeza.
Y es que los chinos eran sabios.
Este pueblo –cuyos habitantes se llaman José y María, pero no creen en Jesús- hizo de la vida un jardín y cultivo los sentidos en toda dirección, a tal extremo que inventó el Doble Sentido para su placer y el Sentido Contrario para hacer saber a sus enemigos que no todo el monte era orégano. Puso el seso al servicio del sexo y –salvo la música china, que sólo se usa para atormentar al enemigo- hizo de la comida un culto afrodisíaco que sensibilizaba el gusto; inventó la seda, que recordaba una piel de mujer al tacto; hacía el amor junto a las cámaras de tortura, para deleitar el oído; precursó el strip-tease con los desnudos rituales, que embelesaban la vista y perfumaba a sus mujeres con bálsamos eróticos que acariciaban el olfato. Sus uñas eran largas, para escalofriar espaldas y catalizar espasmos; sus coletas corrían como pinceles sobre las hembras voluptuosas, y epilogaba sus orgasmos comiendo flores de loto, que saben a mujer. Inventaron el fuego lento para que el amor durase tanto como las llamas; perfeccionaron las sesenta y cuatro posturas (más tres de repuesto y un librito de instrucciones) para que todo fuera utilidad sobre la cama, y cambiaban de mujer con cada luna llena o cuando amanecían con la luna porque estaban llenos de la misma mujer ¡Y todavía hay cojudos que se ríen de los chinos...!
Los chinos aprendieron a vivir despacio y mucho, a tal extremo que algunos de ellos alcanzaron a ser sus propios antepasados y la gran mayoría vivía más de la cuenta, sobre todo considerando que sólo sabían contar hasta veintitrés porque la cifra siguiente “mentecato”, ya no era número sino insulto. Y en la China se considera que quien recurre a los gritos y a los insultos no tienen razón. Por eso, cuando a un chino lo torturaban y gritaba, no hacía sino demostrar su culpabilidad. Los chinos respetaban mucho a los ancianos y, cuanto más viejos eran, más los cuidaban. No sólo porque estaban repletos de sabiduría y experiencia sino porque, al morir, les sacaban la piel, la ponían a secar y se la vendían a Marco Polo. En esta forma inventaron el pergamino y la industria creció tan rápidamente que los abuelos llegaron a costar una fortuna porque estaban escasísimos, a tal extremo que ninguno fallecía de muerte natural sino de un palo en la cabeza, lo cual será un crimen y todo lo que se quiera, pero no maltrata la piel propiamente dicha, ya que la parte de los pelos nadie la usaba para encuadernar, expedir títulos o dar decretos, en Europa. Muchos nobles que hoy tienen sus pergaminos colgados en la pared ignoran que, en la mayoría de los casos, dichos blasones están pintados sobre la barriga de un chino cantones, que eran los más solicitados porque no tenían lunares y usaban el ombligo al mínimo. Ahora bien, con el tiempo y dado que los honorables viejos de porquería se negaban a dejarse manufacturar y saboteaban el negocio rayándose el pellejo para deteriorar la mercadería con fines inconfesables, los chinos comenzaron a vender pergaminos fabricados con piel de chivo, que sólo se diferenciaba de los anteriores de una letra (la que va de “chivo” a “chino”), con la ventaja de no oler al opio que fumaban los chinos sino al apio que comían los chivos. De esta manera el chivo se convirtió en Chino Expiatorio porque lo perseguían como gángster y el chino pasó a la condición de Chivo Emisario, que tenía el pellejo en un hilo si faltaban algunos cueros para cubrir la demanda. Pero chivos había en todo el mundo y, naturalmente, a los pocos años, Europa comenzó a fabricar sus propios pergaminos con dicho animal –el chivo- decretando la muerte de este floreciente negocio (y de quinientos mil chivos europeos) y haciendo que China se volviera a llenar de tatarabuelos, muchos de los cuales viven hasta hoy porque se inscribieron a tiempo en el Partido.
Ahora. ¿Cómo piensan los chinos?
La filosofía china es muy sencilla y se inspira en el enunciado fundamental de que –siendo el mundo redondo- todo da vueltas en la vida, inclusive los policías y el perro antes de dormir. Por lo tanto, la sabiduría consiste en “esperar sin esperar” (que, en el verdadero secreto de la paciencia) hasta que nos llegue el turno, cuando se le voltee la tortilla al que tiene la sartén por el mango, y quedemos en paz con nuestra conciencia mandándolo fusilar. Vale establecer que el anagrama chino para el concepto “perdón” es idéntico al usado para representar a un tonto, lo cual significa dos cosas: Que sólo un tonto puede perdonar y que se necesita ser tonto para suponer que alguien esté dispuesto a perdonarnos. En consecuencia, para los chinos, pedir perdón no sólo es inútil sino que entraña una ofensa al presuponer que el otro chino pueda ser tan tonto como para concederlo.
Vemos, entonces, cómo de la Paciencia Básica que preside la filosofía china, se desprende otro concepto esencial que es la Resignación. Vale decir, Paciencia hasta que estemos arriba y Resignación cuando nos toque ir abajo. Naturalmente, del binomio Paciencia-Resignación surge el Sentido de lo Estrictamente Justo, tradicionalmente apoyado sobre el equilibrio del Perdón y la Venganza. Pero en el mundo chino sólo existe el perdón como sinónimo de tontería, por lo cual la Venganza se convierte en “el placer de los dioses” y en “la hora que dura siempre menos de lo soñado”, aunque para el destinatario de la revancha cada aplicación de un fierro caliente en los testículos dure un siglo y el protagonista pida la muerte a gritos, después de ver –una por una- todas las estrellas de la galaxia. Porque a los chinos se les puede acusar de ser amarillos o de comer gato, pero nadie les podrá negar que, a la hora de la venganza, toman el asunto con tanto entusiasmo y tal dedicación que provoca aplaudirlos. Hace años, visitando una de las ciudades chinas más importantes del mundo (San Francisco, USA) recorrí el Museo de las Torturas y quedé muy gratamente impresionado al ver la meticulosidad con que los chinos preparaban el instrumental de sus faenas punitivas. Nada se entregaba al azar y había un toque de profesionalismo francamente envidiable en la aplicación de cada tratamiento. Las uñas se arrancaban con tenazas de plata y las castraciones no se realizaban de un solo tajo sino rodajita por rodajita, con unos bisturíes fabulosos, calentados al rojo vivo sobre carbones con sándalo, para hacer ambiente. Los ojos se arrancaban con palillos de marfil, primorosamente trabajados, y el plomo derretido (del que se le daba al paciente una cucharada de sopa cada tres horas) se perfumaba con esencias de mirra y ajonjolí.
Tenían los chinos una perfecta organización social donde hasta el chino más humilde carecía de los mismos derechos que su vecino. Para ponerles nombre, cuando nacían, llamaban a un notario y aventaban una lata por las escaleras de la pagoda más cercana y el niño recibía el nombre que cantaba la lata en su caída. “¡Ting Tang Lang! hacía la lata y Ting-Tang-Lang pasaba a llamarse el amarillito para el resto de su perra vida, que no era mucha si consideramos que entre el escorbuto, la tuberculosis, los trabajos forzados y las plagas (impuestos, manifestaciones políticas, etc) se mantenía el equilibrio de la balanza demográfica. A pesar de todo, los chinos fueron creciendo. Primero verticalmente, hasta alcanzar el metro sesenta, y luego horizontalmente hasta cubrir un área de ochocientos millones, chino más, chino menos. Al comienzo eran todos analfabetos. Después, un grupo de dibujantes inventó la escritura cuando se les derramó la tinta china sobre un papel de arroz. Luego, todos aprendieron a leer. Es decir, todos los dibujantes, porque ningún profesor se animó a dictar clases para ochocientos millones de alumnos. La escritura china es ideográfica. Esto es, cada idea se expresa con un dibujo esencial que se va completando poco a poco. Así, a la idea “casa”, que es un trazo horizontal sobre dos verticales, se añade una pincelada en el interior, simbolizando al hombre solo y significa “paz”. Se agrega otra pincelada más gruesa –la mujer- y tenemos “matrimonio”. A todo esto se le acopla una raya muy gorda, al medio (la madre de la señora, que separa al matrimonio) y nos queda “infierno”. ¡No, eran sabios los chinos!
Y en el orden oral esta sabiduría se manifestó al máximo. No sólo porque los chinos hablaban poco (sobre todo al descubrir que, por un defecto de fábrica, tenían la garganta en 33 revoluciones y el cerebro en 78) sino porque una misma palabra les servía para varios efectos, según el grado de fuerza que pusieran al pronunciarla. La frase “no hablas con el caballo, hijo” tiene su origen en que el sonido “ma” lleva seis significados distintos, que empieza con un “maa...” estirado y suave, cuya traducción es “madre”, y terminan en el “¡Ma!” corto y explosivo que quiere decir “caballo”. Por lo tanto, para hablar con la madre, hasta el chino más endemoniado tiene que controlarse, a menos que quiera recibir una olla de agua hirviendo encima, por llamar caballo a la autora de sus días. Preside la cultura china una sabiduría que se pierde en la noche de los tiempos, o más lejos. Nada es inútil, nada sobra. Si se come con palitos –no existe el puré ni comida pastosa en China- es para evitar el desperdicio de alimentos en el plato, mientras no inventen el tenedor o aprendan a limpiar las salsas con migajón de pan. Si se cura con yerbas es porque tienen un sabor tan horrible que, en caso de sobrevivir al tratamiento, el chino perderá las ganas de enfermarse otra vez, de cualquier cosa. Si se rinde culto a los muertos no es sólo porque el chino quiere que lo reciban bien en la otra cuando se vaya de esta, sino porque los fantasmas chinos son francamente horribles, si se considera que aparecen con el mismo aspecto que tenían a la hora de estirar los pómulos. Ahora bien, como todos los chinos ruegan a sus antepasados que se les aparezcan a sus enemigos y no a ellos, tenemos que don Fu-fú se pasa la vida en el cementerio, encendiendo velas como un loco y llevando más comida de la necesaria, para que sus difuntos puedan invitar a otros muertos. Desde luego, en la actualidad el chino está uniformado de verde, tono que con el amarillo de la piel le da el aspecto de ser una media palta. Pero en tiempos normales el chino se viste de blanco (que es el luto en la china) y venera a sus cadáveres con flores de loto que, por ser blancas, también simbolizan el luto. Por lo tanto, la flor de loto viene hacer una flor de luto si hay chinos muertos de por medio.
La religión china permite endiosar a los antepasados y a quienes al chino le dé la reverendísima gana, porque se entiende que Buda no podría ocuparse de ochocientos millones al mismo tiempo sin armársele un lío tremendo en la cabeza. En esta forma, los antepasados actúan como intermediarios ante el Barrigón del ombligo al Aire, como le llaman los chinoclastas rusos, que no creen sino en Marx y en Lenín, su profeta. Buda escucha a los antepasados y toma las medidas necesarias para que el ataúd no le quede al chino angosto de hombros. Hay dioses del rayo, de la agricultura, de la pesca y de todos los renglones imaginables, aunque algunos están descontinuados, como el Dios de la Lluvia, porque no tiene sentido de la medida y cuando le piden agua el tipo se manda una inundación completa, que no baja de los doscientos mil muertos.
Los famosos “cuentos chinos” tienen su origen en el hecho de que las autoridades escuchan complacidas las explicaciones o historias más absurdas, por fantásticas que sean, cuando el chino trata de justificar su conducta frente a la policía o los jueces. Esto, según se dice, aviva la imaginación y permite seleccionar a los más inteligentes, para acusarlos de algo. Porque tanto aquí como en China los inteligentes sólo son cómodos después de muertos. Cuando un chino dice la verdad, esto sólo significa que el chino carece de imaginación, que sigue mintiendo o que no es chino. En este caso podría tratarse de un japonés, o sea un chino que trabaja. Actualmente es fácil diferenciar a un chino de un japonés porque los primeros peinan mechas y los segundos peinan púas. Pero en tiempos remotos era casi imposible, hasta que el sabio Chau-Sing, descubrió la manera de clasificarlos con el auxilio de la palabra “perro” que decía “pero”, era japonés. Y japonés que decía “pelo”, era chino
Se calcula que dentro de quinientos años los chinos serán dos mil millones ellos solos, lo cual es francamente anti-conceptivo, porque la Tierra es de todos y no del que primero se reproduce. Para ese entonces, nuestro planeta se habrá puesto amarillo como un plátano redondo y viviremos tan estrechos que caminaremos de costado en un mar de coletas, pómulos salidos, dientes de conejo, dragones bordados y pergaminos por estrenar. Esto nos quitará el sueño y mi teoría de negar existencia a los chinos se vendrá por los suelos, que también estarán llenos de chinos acostados. Un día, el espejo nos revelará que amanecimos medio achinaditos. Luego, alguien nos advertirá que tenemos el rostro amarillento. Después, nos sorprenderemos con las manos entrelazadas como hacían los mandarines. Finalmente, caminaremos a saltitos, nos pondremos flaquísimos y haremos venias al saludar. Una tarde apocalíptica descubriremos que el mundo se nos ha puesto oblicuo, que vestimos de seda y que hablamos una lengua extraña. Nos sentiremos solos y echaremos a correr entre bosques de chinos, buscando una piel blanca, unos ojos redondos, un gigante sueco, un cabello rubio, ¡Y no encontraremos nada...!
¡Todos chinos...!

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:21 ]

Anonimo
OFF TOPICS

PARTIDO BRASIL-COLOMBIA
Este partido parece un aviso del “Negro-Negro”. Efectivamente, apenas salen los jugadores hay que poner más luces porque lo único que se les ve son los dientes. Salen los colombianos con Viáfara, que viafa lleno de satisfacción. Como siempre, y para impresionar, los brasileros traen encadenado a Didí. Al verlo Gutiérrez sufre un síncope y para calmarlo le prometen que Didí va a jugar con camisa de fuerza. Didí ruge y el público aterrorizado se repliega. Interviene la policía de San Isidro y lo multa por hacer ruidos de noche. Didí protesta furioso y declara a la prensa local lo siguiente:
-Mamá, eu quero...
Se inician las acciones. Los colombianos se defienden, pero los brasileños no atacan, de manera que hacen el ridículo. Hay incertidumbre en los equipos y huecos en el piso. Esto está muy negro y los jugadores se confunden. Para evitarlo les ponen pelucas rubias a los brasileros. Zózimo parece una madame Pompadour carbonizada. Prosiguen las acciones. Los colombianos se multiplican, inclusive los solteros. Didí se lanza sobre una zamba de Preferencia y el réferi cobra hand. También cobra dos sueldos atrasados. El réferi hace sonar un pito y Didí hace sonar al réferi. Se recibe un cable de Río:
“O povo carioca toma refrescos Guaraná”.
Esto excita el patriotismo de los brasileños. Patea Pepe. Gol de Pepe. Evaristo, que es de lo más exagerado, mete tres goles seguidos y los colombianos ponen tres arqueros para evitar que la cosa se ponga peor. Así las cosas, con el score 4 a 0, termina el primer tiempo, y a pedido del público los colombianos se cambian de camiseta porque a ésta no la aguantamos ni un minuto.
Segundo tiempo.- Entran los colombianos a vender cara su derrota, pero tienen que hacer una rebaja cuando al medio minuto Evaristo mete el quinto pepino, que indigesta a los colombianos. Llaman al médico y se acerca Didí con mandil blanco. Pone una inyección al Caimán Sánchez en la cola y mete el sexto gol. El público empieza a abandonar las tribunas y los colombianos los miran con envidia porque ellos tienen que quedarse hasta el final. Evaristo, de puro pesado, mete otro gol. ¡¡Qué detalloso!! Los colombianos juran que no les meten otro gol. Y efectivamente, Zizinho anota el octavo papayazo. Los colombianos reaccionan. Gol de Evaristo. El score 9 a 0. Los colombianos se nacionalizan chilenos y termina el partido. Los colombianos jugaron muy bien y los brasileños ganaron con las justas

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:20 ]

Anonimo
OFF TOPICS

LO LUILO MOLETO

Lo lía sámalo etámamo leunilo con uno amigo lecendiente le amuelito chino, que minielon pala enseñáu uno itumento matante lalo, polque suena como uno miolín, pelo no é miolín sino guitala. Lo itumento mile má o meno uno metlo y suena lepacito, pelo lesuta que etámamo tocando lo segundo pieza cuando miene uno patulledo, tocáu e timble y lice que “le palte le lo genelal, que no hace mulla, calajo o lo mete a tolo pleso polque la mulla no lo lejáu lomí”. Y no elan má que la sete. O sea que lo genelal etama lumiendo la mona, lepué le amozáu. Meno, no quelamos sin ecucháu la guitala china. Pelo lesuta que e lomingo humo uno fieta en casa le lo genelal, con oqueta y tolo, hata la cinco le la mañana y ene balio no lumielon ni las alañas polque la mulla letumbaba ena palede. Así que Guillermo y yo salimo pala plotetáu y yo le lice al patulledo: “¡Cómo puele ese mulla a esta hola, cuando lo oto lía no lejáu tocáu guitala china en mi casa?!”. Y e patulledo me conteta: “¡Oye chino le miela, quiele í pleso po telolita, calajo!. ¿Cómo te atleme a licutí con lo genelal y onde etá tu locumento pala vení le la casa mecina pala acá?!”. Y no sacalon tleinta sole. ¡Te lá cuenta, oye!

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:19 ]

Anonimo
OFF TOPICS

ESTE SATANAS DEL DIABLO
Yo, la verdad, no creo que tenga el alma limpia como un anís. Claro, uno –en líneas generales y a despecho de algunas enfermizas opiniones contrarias- es buena persona. Uno, por ejemplo, ayuda a las viejitas para que crucen la calle, da para las colectas (aunque muchas de ellas no sabemos dónde terminan) compra líos ajenos para proteger al débil y, en fin, hace todas esas cosas por las cuales, después, la gente acaba diciendo de uno que es “un pobre y triste...” un “reverendo...” y, en fin, resumiendo, la cosa es que uno, por las noches, cuando ya está en pijama y listo para sacarle chispas al colchón, serruchándolo a ronquido limpio, siempre hace su balance de la jornada y en un noventa por ciento de los casos resulta aprobado por la unanimidad de su propio voto. Por eso, la otra noche, no dejó de interesarme la propuesta de Martínez cuando vino y me preguntó a boca de jarro si no quería ir a una reunión “donde podría verme el alma”.

Me aseguró por las cenizas de su abuelo (muerto en un incendio) que se trataba de su grupo esotérico donde, esa noche, harían un experimento colectivo “para verse el alma” en el llamado “espejito del diablo” y en homenaje, precisamente a dicho caballero, con motivo de cumplir años el domingo siete. Ignoro si ustedes saben cómo es la cosa, pero les recomiendo abstenerse de hacer la prueba si no quieren terminar con el cerebro echando azufre por las orejas, el corazón jugando fútbol entre las costillas y el sistema nervioso con un chucaque de esos que agarras una bombilla de luz y la enciendes con los dedos. Esto del espejito del diablo viene a ser algo así como una “prueba de esfuerzo” mental para adultos indestructibles como la abuelita de los Hambretti, que tiene noventa y cinco años, cien millones de dólares, dieciséis hijos y setenta nietos puestos en la línea de partida para salir disparados tras la herencia, al primer disparo de la funeraria.
Claro, como de costumbre, ustedes preguntarán –porque los lectores son lo más curioso del mundo- en qué consiste, exactamente, el espejito del diablo. Y, en verdad, el asunto es tan sencillo que cualquiera lo puede repetir, a solas y en su casa, si se le rompió el cerebro la primera vez. En efecto: Se pone un espejo como de tocador, frente a uno. Se apaga las luces y se enciende una vela, colocándola en la espalda (hombro izquierdo) más o menos a medio metro de distancia. Así las cosas uno tiene que mirarse directamente a los ojos, en el espejo y concentrarse hasta el último corcho del pensamiento, para que este se convierta en una fuerza capaz de llegar al otro lado del espejo, que es donde –suponemos- se refleja el alma de uno. Bueno, en mi primer intento hubo que suspender la cosa porque resulta que atrás del espejo habían colocado una humillante bacinica king size, “por si acaso alguien (o sea yo) no pudiera contener los nervios”. Por lo tanto y en viril respuesta le sugerí al dueño de casa que devolviera el artefacto a su progenitora porque además de rajado estaba sin asa y descolorido. Recibidas las satisfacciones del caso, cambiaron el recipiente en cuestión y lo sustituyeron por una botella de valeriana con pisco, por si las moscas. Acto seguido iniciamos el experimento a la de la verdad, no sin antes sufrir las interrupciones reglamentarias cuando, por ejemplo, alguien sugirió que me quitara los anteojos porque “con lentes no vale”
-Si me quito los anteojos –expliqué- no voy a verme sino las pestañas y por dentro, porque para más no me da la vista... Además, usted tampoco encienda cigarrillos en la vela porque se puede calentar el diablo.
Y empezamos. Primero me miré, bien mirado, con aire de prepotente y dispuesto a cruzar el espejo de un solo viaje. Después, a los cinco minutos (que a mí me parecieron cincuenta mil) empecé a verme la cara redonda y colorada como una sandía, en tanto mis orejas iban poniéndose largas, hasta alcanzar –más o menos- el medio metro. El asunto no me gustó mucho y, para hacer ambiente con el diablo, me pareció oportuno romper el hielo con una sonrisa y abrí la boquita a media mampara, pero volví a cerrarla, aterrado, porque tenía los dientes como colmillos de Drácula. Instintivamente –entonces- y aquí estuvo todo el lío que se armó en la casa, me pase la mano por atrás, para ver si me había salido cola... Claro, era una gracia, un detalle... ¡Pero si me había salido!, por lo cual pegué un salto de dos metros, un alarido de catorce decibeles y una estampida de cien kilómetros por hora, tumbando la vela, el espejo, la silla y todo en el camino, hasta que llegué a la calle y descubrí que había confundido la punta de mi corea con el rabo de Satanás. Y hasta ahora me ruborizo recordando el papelón...
Porque, ¿Se imaginan lo que estará pensando el Diablo de mí...?

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:19 ]

Anonimo
OFF TOPICS

Les dire que me agrada la idea de que este foro tenga 160 visitas en menos de 3 dias. A los que entren a leer, por favor, dejen su nombre para poder agradecerles la visita.
Ah, y esto no es un foro de discusion o de quien sabe mas o menos, solo suban lo que les parezca agradable o curioso.
Saludos.
Capt. Beto.

Anonimo
OFF TOPICS

Ah, muy buena Enigmatico!!!

Que viva la alegria!!!!

Saludos.
Capt.Beto.

Anonimo
OFF TOPICS

ya que estamos con las pc les paso esto que lo hice yo( para variar un poco...) disfruten su pc.

Los 7 pecados capitales:
La pereza: Pasaras mas de 12 hs frente a tu maquina.
La codicia: Necesitas + de una PC aunque solo utilices una sola.
La lujuria: Te sientes atraído por toda maquina que ves.
La Gula: Descargas mas datos de cosas inservibles que nunca vas usar.
La envidia: Criticas o descalificas toda maquina superior a la tuya.
La ira: Golpeas la cpu cuando la bendita maquina se cuelga gracias a ti.
El orgullo: Te la pasas hablando de tu maquina todo el día.

Hermano para sanar tus pecados has de rezar esta oración:

Satélite nuestro que estas en los cielos no modificado sea tu nombre, venga a nosotros tu link, hágase tu voluntad así sea en casa como en el ciber. Danos el download de cada día.
perdona nuestras hackeadas asi como nosotros perdonamos a quienes nos hackean.
Comparte tus datos así como nosotros compartimos por medio del
Kaza. No nos dejes caer en el lag y libradnos de todo virus. Enter.
En el nombre de Hill Gates, de Microsoft y de Windows. Enter.

Pero no todo quedo bien… el anti_windows estaba cerca, pronto todos conoceríamos su nombre: Linux.
Es peor que cualquier virus corran, grabece el que pueda!!!!

Firma: C. P. Ursaza
jiji

Anonimo
OFF TOPICS

LA INDECISIÓN DE MARTINEZ

No estoy muy inseguro pero creo que, por culpa mía, algo terrible podría haberle ocurrido a Martínez desde la última vez que nos vimos, hace exactamente una semana más o menos.

Resulta que estoy como la Bolsa de Nueva York, con una depresión bestial. Problemas que nunca faltan. Cosas que pasan. Cosas que no terminan de pasar y sobre todo, esto de haberse muerto –en Inglaterra- un multimillonario que lleva mi apellido y que no me ha dejado ni un chelín en su testamento porque somos parientes pero tan lejanos como un poco de chicha a un similar femenino de carne y hueso. No estoy muy inseguro pero creo que, por culpa mía, algo terrible podría haberle ocurrido a Martínez desde la última vez que nos vimos, hace exactamente una semana más o menos.
Además, para no pisar una cáscara de plátano hice tal contorsión en el aire que se me ha desafinado el espinazo a tal extremo que hasta un conato de estornudo para que la columna me arrime tal orgía de vértebras y me ponga bizco hasta las últimas consecuencias. Bueno, ustedes saben, como es la depresión. Uno lo ve todo negro, como si tropezara con alguna vieja beata de noche, siente que el mundo se va a desintegrar el próximo lunes (o sea mañana con perdón de los supersticiosos) y que todo se puede ir al diablo sin que nos importe un pito. Así lo comentaba con una amiga mía, cuya hija la ha hecho abuela justo a los siete meses de un paseo en bote, donde la embarcación se movió en forma por demás significativa y me sugería (la madre, que también la quiero invitar a dar una vueltecita por la isla de San Lorenzo, donde el agua se mueve tanto) tomar un vodka triple, insistiendo en que esto de la depresión no era para volverse loco.
-Lo que pasa –le dije es que tú ya no recuerdas lo que es un “spleen” ¿Qué cosa?¡Te equivocas, oye, yo todavía me enfermo...!
Mucha gente cree que un “spleen” es algo diferente, pero no. Es depresión, nomás. Y por eso, cuando Martínez vino a verme porque en su casa tenía unos problemas con la señora, ignorando que en este mundo sólo las señoras no tienen problemas con la señora porque pertenecen al gremio, le advertí de arranque a lo que se exponía si me pedía un consejo.
-Zambo creo que llegas en mal momento para atracar en este puerto porque estoy con una depresión casi fiscal.
-¡Por supuesto, hermano, coincidió- fíjate cómo estará la depresión que ahora las llantas de los carros se bajan más que antes...!
Bueno. Martínez lo agarra todo por el lado de la economía. Y no porque haya estudiado dicha ciencia, que no entiende nadie, sino porque es tacaño como los teléfonos públicos para devolver la moneda. Y esto era, precisamente, la causa de sus problemas con la mujer, que según Martínez, “recién tiene tres años de casada y ya quiere otro sostén porque, después de los mellizos, se lo tiene que poner con calzador”. Total, no me hizo caso y tomó asiento frente a mí, para contarme lo ocurrido. La verdad, era un pleito domestico, vulgar y corriente, de esos que tiene todo el mundo. Pero Martínez hablaba de él como si se tratara de las predicciones hechas por Nostradamus, según cuyo pronóstico, este año se mueren ocho gallos de peso pesado (incluida una mujer) y, para el 2007, el destino la tiene reservada al Perú una especie de guerra mundial de circuito cerrado que... ¡Lastenia ¿Dónde está mi pasaporte? Yo tengo la lista de los ocho candidatos al Requiescar pero, pensándolo bien, se me ha borrado de la memoria . Resumiendo, con la depresión que tenía encima, el relato de Martínez me aburrió como una tabla de logaritmos (¡existirá eso todavía?) pero terminó por fin, con una pregunta concreta y directa:
-Hermano ¿Qué me aconseja hacer...?
-Irte –le aconsejé, locuaz, porque necesitaba estar solo
-¿¡Cómo irme!, hombre? No, quiero decir ¿Qué hago con mi mujer que grita, con su madre que se mete en todo y con los chicos, que lloran todo el día?
-¿Por qué no le metes ocho tiros a tu mujer? –sugerí con un bostezo.
-¡No seas bestia –protestó- ¿Cómo se te ocurre... ocho tiros?
-¡Bueno, pues, tacaño –concedí- métele dos, nomás...!
-Quiero decir –aclaró dignamente- no se trata de gastar una bala más menos... sino a los niños... ¿Qué haría con los mellizos?
-Los regalas... a los gitanos, al circo, a cualquiera... Después de todo van a quedar solos en el mundo ¿No?
-Solos no. Para eso tienen a su abuelita... digo, a la vieja de miércoles esa...
-¿¡Estás loco!? Si a tu mujer le metes dos balazos, a la vieja tienes que quemarla viva, por lo menos... Repito ¿Quién se encargaría de los mellizos?
-¡Su padre! –exclamó, sacando el pecho irresponsablemente
-¡¿Y dónde vas a localizar al padre de tus mellizos, Martínez?! –me impacienté.
-¡El padre soy yo, estúpido... dos tiros a una, quemo a la vieja y me quedo con los niños...!
-¿Y quien va a la carcel, Martínez... el gato? No, zambo, tú tienes que suicidarte, después de liquidar a la familia... Comprende, Martínez... vives por gusto... eres completamente innecesario en este mundo...
-¡Pero ¿Un crimen doble y un suicidio...? ¿Cómo voy a cometer dos crímenes y suicidarme...?
-¡Tienes que hacerlo –argumenté- la vida es una porquería, Martínez ¿Cuál es tu porvenir?! Jubilarte, hacer cola para cobrar tu jubilación, hasta que te pongas viejito, sin dientes, calvo. En cambio, tu cadáver tendría un aspecto más o menos decente... ¿Quieres Arsenico...? Te doy...
-¡Imposible –agachó la cabeza- tengo una úlcera y me mataría... además, físicamente no puedo con la vieja... es muy fuerte... –siempre le pegó al marido...
-Te presto un hacha... petróleo... mi lanzallamas que compré en Tacora... revólver también tengo... pero comprende, Martínez... ¡Eres empleado público, con mujer, suegra, mellizos y tienes hipotecado hasta los calzoncillos... –le puse una mano en el hombro- Martínez ¿Quieres un consejo sano...? ¡Acaba con todos... y yo te recomiendo con un amigo de la Policia para que no te interroguen el cadáver... ¡Vamos, ánimo!
Se fue con lágrimas en los ojos. Hace de esto alrededor de una semana. Y, la verdad, estoy preocupado... porque salió dispuesto a terminar con la vieja, con la mujer y suicidarse... pero no hay nada en los diarios... y mucho me temo que haya cambiado de opinión en el camino.
¡Es tan indecisa la gente en este país...!

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:18 ]

Anonimo
OFF TOPICS

MILAGRO
Aunque la gente dice que ya no hay milagros en el mundo, acabo de ser testigo excepcional de uno, ocurrido hace pocos días, cuando la intervención oportunisima de San Agapito de Algeciras le salvó la vida al abuelo de los Pedregal, que tiene ochenta años y al que estampó un microbús contra la pared, rompiéndole todo menos los anteojos, sumiéndolo en las profundidades de la nada y poniéndolo a dos milímetros del Requiescat in Pace. Cuando llegó a la clínica, recogido con cucharita en la vía pública, su estado era catastrófico:
-¡Señorita, ¿Y mientras baja el médico de guardia, no podemos ganar tiempo haciendo algo por mi abuelito...?
-Sí. Podríamos ir llenando la partida de defunción...
Llegó el médico y encontró un coro de viejas –con rosario entre las manos- impetrando la participación de San Agapito para que el veterano permaneciera en este valle de lágrimas, no sólo porque todo el mundo lo quiere en la familia, sino porque los entierros están por las nubes aunque en realidad, debían estar por los suelos, que es donde están enterrando ahora. El médico dispuso inmediatamente un equipo de emergencia y estuvieron cosiendo al viejo hasta las dos de la mañana, cuando sólo necesitaba las servilletas para convertirse en un mantel porque tenía pespuntes de pies a cabeza. Mientras tanto, el clan Pedregal seguía metiéndole oraciones a San Agapito, con un entusiasmo capaz de conmover a la más indiferente de las piedras.
-¿Se salvará, doctor? –preguntó papá Pedregal cuando salió el cirujano de “Emergencia”, con los ojos que se le caían de sueño.
-¡Claro que se salvará –interrumpió la señora Pedregal, que es cucufata estable en la Archicofrafía de la Caspiroleta- porque San Agapito no ha fallado nunca cuando le he pedido alguna cosa... es un santo muy cumplidor!
-Depende –respondió el médico a papá Pedregal, pasando por alto la intervención de la piadosa agapitense crónica-. Tenía catorce huesos rotos y ciento noventa y seis hematomas... Lo hemos cosido, remendado, parchado y ajustado... ahora no podrán verlo porque está hecho una momia egipcia, pero mañana en la tarde, si lo sacamos de Recuperación, le avisaré para que lo visite. En este momento lo que necesita es descanso absoluto y una transfusión...
-¡Lo que se necesita es ponerle doce velas a San Agapito, porque a San Agapito le encantan las velas! –terció la abuelita que también milita en las fuerzas catecúmenas.
Se fue el médico y volvió a la media hora. El veterano estaba en Cuidados Intensivos porque la presión se le había venido al suelo. Más suero, métale inyecciones, oxígeno para carburar los mufles, controles de temperatura, pulso, reflejos y otras menudencias. El galeno permaneció junto al charquí hasta las siete de la mañana, sin dejar la cabecera porque al menor descuido el tipo lanzaba su candidatura a un nicho. Al salir para tomar un poco de café se encontró afuera con todo el hembrío de la familia Pedregal en un nuevo Concierto en Re menor, para Cucufata y Cacatúa, dedicado a San Agapito, porque durante la noche les habían avisado que el abuelo viajaba de todas maneras a la otra. El coro era impresionante:
-¡San Agapito bendito no dejes que se muera el abuelito...! –impetraba una gorda.
-¡Así sea, para que yo lo vea y crea en tú ánima mea...! respondía el coro...
El médico informó al papá de los Pedregal sobre el estado del paciente. La cosa era grave pero se estaba haciendo todo lo posible para retener al veterano en el lado de acá. Se le venían practicando todos los exámenes y chequeos a fin de controlar su condición al segundo, pero todavía era prematuro afirmar algo concreto. Esto último lo escuchó la señora Pedregal, su esposa, quien se dirigió al médico inflamada de fe y devoción:
-Usted no podrá afirmarlo, doctor, pero yo le adelanto que el abuelo se va a salvar de todas maneras. Por si no lo sabe, ya hemos rezado cien rosarios a San Agapito y le hemos puesto cuarenta y ocho velas, amén de prometerle un milagro de plata por la salud de mi suegro... Eso, como usted sabrá, no falla nunca...
Fueron dos noches de vigilia permanente. El médico tenía unas ojeras que parecían berenjenas y se mantenía parado a punta de café. Más transfusiones, más exámenes, más inyecciones, métale electrocardiogramas, controle temperatura, salga una enfermera, entre otra. Seis de la mañana y las ocho viejas de la familia al pie del arpa, cajeando antífonas a San Agapito. Cuando entraron al cuarto del enfermo le llenaron la mesa de noche con estampitas y velas, y si no se mandaron un concierto ahí mismo, fue porque las sacaron a paso de polka. Mientras tanto, el médico pudo –finalmente- asegurar a papá Pedregal que el veterano se salvaría. “Gracias doctor –se emocionó el hijo- Yo siempre tuve confianza en San Agapito. Créame, se lo recomiendo para los casos desesperados...!” Y se fue.
Las misas en honor a San Agapito, por haberle salvado la vida al viejo Pedregal, serán mañana martes, a las diez.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:17 ]

Anonimo
OFF TOPICS

SICOSIS

Ayer me quedé atrapado en un ascensor.
Eran las siete de la noche y viajaban conmigo una señora embarazada, un cura opíparo, un señor de bigote prominente, un mayordomo negro con un gato (que seguramente venía de hacerlo examinar por el veterinario del octavo piso), un vendedor ambulante de café y la secretaria del doctor Medina, con el 95% de la piel al aire libre porque la mini-falda apenas le cubría el 5% del organismo. De pronto, el aparato lanzó una especie de suspiro abogado que culminó pocos segundos después, con un feroz estornudo metálico y algo así como un prolongado “¡Prrr...!” que lo hizo detenerse por completo, dejándonos sumidos en la oscuridad y el desconcierto. Instintivamente lancé las manos hacia adelante y tropecé con el bulto inconfundible de un vientre dilatado por el embarazo. Debo haberme puesto rojo hasta la raíz del cabello cuando me disculpé, azorado:
-¡Perdone usted, señora...!

-¡No se preocupe! –repuso el cura, lleno de dignidad, retirando secamente la mano que, en mi turbación, todavía tenía puesta entre dos botones de la sotana. Alguien tosió como disponiéndose a opinar sobre nuestra situación, pero el gato decidió tomar la palabra lanzando un maullido horripilante al apoyar la cola (según supe más tarde) sobre los termos calientes que traía el vendedor de café. “¡Pobre animalito!”, pensé y no se me ocurrió nada mejor que pasarle la mano por el lomo para calmarlo, hasta que tropecé con otra mano –la del mayordomo negro- interesado en saber quién le estaba acariciando de modo tan tierno la cabeza. Otra vez el rubor me inundó las mejillas en las tinieblas.

-¡Disculpe –murmuré- creí que era el gato y le estaba haciendo cariño en el lomito...!

-El gato lo tengo en el hombro desde que se paró el ascensor- rezongó el otro, con una voz donde se adivinaba la indignación.

-¿Dónde... aquí? –dije por decir, mientras buscaba a ciegas donde calculaba que debía encontrarse el felino de porquería. Efectivamente, pronto pude localizar sus bigotes, pero me sorprendió no sólo el grosor de los mismos sino el hecho de encontrarme con un objeto familiar, justo en la parte que, imaginaba, debían estar sus orejas. Se hizo la luz en mi pensamiento y traté de recordar preguntándome: “¿Pero, es que el gato tenía anteojos...? Comprendí que no y retiré bruscamente las manos mientras el señor de los bigotes me murmuraba casi en el oído:

-¡Elvira...!

Y debió estirar la mano, tanteando a la secretaria del doctor Medina porque la señora embarazada lanzó un bofetón en la oscuridad, que resonó como un cañonazo, mientras solicitaba la intervención del cura para poner orden en el ascensor.

-¡¿Y para pedirme eso me tiene que abofetear, maldita sea?! –preguntó el cura, con una cólera terrible, dirigiéndose a la nuca del vendedor ambulante, mientras éste, filosóficamente se disponía a tomar un café.

-¡Creo que el gato se está orinando! –sospechó alguien al escuchar la caída del líquido.

-¡No, no... no es el gato sino yo, que estoy sirviendo un café –aclaró el ambulante mientras destapaba recién el termo y descubría que el gato le había orinado una pierna de arriba abajo. Su descontrol no conoció límites y se lanzó contra el animalito, dispuesto a estrangularlo con ambas manos.

-¡Ay, socorro, este hombre se ha vuelto loco! -se defendió la señora embarazada, que tenía un cuellito de piel en el abrigo, mientras disparaba carterazos a diestra y siniestra sobre la cara del señor con bigote y éste sujetaba las manos del mayordomo negro, pensando que de allí partía la agresión. Me pareció que ya era tiempo de hacer algo y puse el dedo índice donde calculaba que debía estar el botón de “Alarma”. Pero lo hice justamente cuando el gato bostezaba lleno de entusiasmo y el dedo se le introdujo hasta el esófago, que fue citando el ascensor se transformó en un verdadero manicomio porque, convertido en una bestia, el gato rebotaba de un extremo a otro y de arriba abajo, saltando de la cabeza del cura a la espalda del ambulante y de la barriga embarazada a la cara del mayordomo negro, para trasladarse a los hombros del señor con bigote y venírseme encima con los ojos llameantes de furia en la oscuridad.

-¡Hay que agarrarlo –informó su cuidador- porque el médico lo está tratando de rabia.

A estas alturas el gato jadeaba en el suelo y era fácil localizarlo por el resplandor fosfórico de sus pupilas. “¡A la una, a las dos, y a las tres!”, dijimos, lanzándonos encima del animal, justo cuando éste cerraba los ojos y se perdía en el anonimato, mientras crujían cuatro cabezas simultáneamente. Estiré la mano para agarrarme de cualquier cosa y la secretaria del doctor Medina lanzó un grito de horror, pidiendo auxilio. Mientras tanto el ascensor había reanudado su marcha y, llegando al primer piso, se abrieron las puertas y se encendió la luz.

Según parece, hasta ahora el cura está tratando de explicar al Obispado qué hacía en un ascensor descompuesto, a oscuras y con la secretaria del doctor Medina cargada en los brazos...

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:17 ]

Anonimo
OFF TOPICS

HORARIO INSOMNE
Doce de la noche.
Trabajé como un perro desde las ocho de la mañana, dale y dale sobre la máquina de escribir, porque a las diez pasa por Lima el editor mejicano al que debo entregar unos originales en el aeropuerto. A las once y media me dolían hasta las pestañas y, para dormir profundamente, me tomé dos pastillas de namurón que hace efecto a la hora. O sea, mientras me zampo el pijama, me lavo el hocico, leo tres cuartos de hora y duermo, me dan las doce y media. Ya estoy empijamado, lavado y metido en la cama, pero en vez de sueño tengo una curiosa sensación de alerta con los párpados levantados en toldo completo y los cinco sentidos puestos uno encima de otro. No importa. Esta noche, para quedarme seco, escogí una buena lectura: la “Memoria Anual de la Sociedad para la Investigación de Arenas Calcáreas en el Desierto de Gobi”, que ya me dio excelentes resultados en otras oportunidades, donde no pasé de las tres páginas. Esperaré el sueño con toda confianza.

Una de la madrugada

Bien, el sueño no ha venido y, por el contrario, me leí la “Memoria Anual de la Sociedad para la Investigación de Arenas Calcáreas en el Desierto de Gobi” desde el Prólogo hasta el Epilogo, incluyendo las Conclusiones y la Bibliografía. Estoy tan despierto como si me hubiera pegado una ducha helada y, si bien me duele el cuerpo desde la punta del pelo hasta el filo de las uñas, siento como si tuviera una bomba de trescientos watios en el cerebro. Apago la luz y me brilla la cabeza. Enciendo otra vez y decido tomarme un tercer Namurón porque me es urgente dormir para estar en el aeropuerto a las diez. Abro el cajón de los remedios y descubro que no he tomado ningún Namurón sino dos anfetaminas. O sea, lo suficiente como para mantener despierto a un elefante macho. No me trago el Namurón por miedo a producirme un corto circuito en el cerebro, pero estoy seguro de que mi fuerza de voluntad y mis conocimientos de yoga me harán dormir en un cinco. De todos modos, para reforzar la llegada del sueño, tomo de mi biblioteca un volumen infalible: “Introducción al Estudio de los Antecedentes y Consecuentes dentro del Sistema Filosófico de Leibnitz”, cuya anestesia nada tiene que envidiarle a la mosca Tse-Tsé porque hasta Schopenhauer se dormía. Me acomodo bien, me arropo y me dispongo a quedar hecho un lirón en cuatro minutos. ¡Mi carácter triunfará sobre la Química!.

Dos de la madrugada.

Termino la última página de mi “Introducción al Estudio de los Antecedentes y Consecuentes dentro del Sistema Filosófico de Leibnitz” y estoy tan fresco como el frío que hace afuera. Procuro bostezar y se me sale la mandíbula. En meterla otra vez a su sitio me entretengo quince minutos, incluyendo la curación de una encía, que me la arañé con el alicate al enllantarme la quijada. Estoy con los ojos tan abiertos que me han desaparecido los párpados y debo tener las pupilas como boliches, porque, a tres metros de distancia, le veo las nalgas a una hormiga. Parece que los ejercicios de voluntad para conciliar el sueño no han hecho sino producirme un ataque de insomnio que me hace vibrar el cuerpo si se me para una mosca encima. Además al hacer la gimnasia yoga se me enredaron las piernas y tuve que usar un bastón para sacarme el pie derecho de la nuca, así como la rodilla izquierda del sobaco. Tengo una idea sensacional. Me leeré la Guía Telefónica (incluyendo las Páginas Amarillas) que, según mis cálculos, derrotará ampliamente a la anfetamina. Me es urgentísimo dormir y descansar pues si no le entrego los originales al mejicano se puede armar un lío, porque ya tienen dos años de atraso.

Cuatro de la mañana.

He terminado la Guía telefónica, junto con las páginas Amarillas, y he perdido el habla porque –para que me hiciera mayor efecto- me la leí en voz alta. Entre los Pérez, los Rodríguez y los Martínez me han desecho las cuerdas vocales. A estas alturas la anfetamina debe estar en un segundo hervor porque tengo ganas de caminar por las paredes o de correr unos cincuenta kilómetros para calentar el cuerpo. Decido hacer un nuevo experimento de voluntad y dejo la lectura. Apago la luz, me acomodo y me ordeno a mí mismo: “¡Bueno, se acabó... a dormir!”

Cinco de la mañana

Parece que mi orden y una bacinica perforada son la misma cosa, porque después de permanecer una hora a oscuras, con los ojos abiertos como los gatos, sigo con el cerebro en atención. Además, veo luces y enciendo la del cuarto para evitar que el gato me siga mirando en las tinieblas como si yo fuera su pariente o qué cosa. Ahora sólo me quedan dos horitas de sueño porque debo levantarme a las siete. Haré unas cuantas planchas, para cansarme porque esta es la única solución.

Seis de la mañana.

... 561...562...563... ¡Ya no puedo más! He batido el récord mundial de planchas y me declaro incapaz de levantar una pajita del suelo, porque no me dan los músculos. ¡He vencido, porque siento que el sueño viene por fin! Mis párpados caen, la mandíbula se me afloja y me aviento como un fardo sobre la cama. Pero comprendo que ya no puedo dormir porque no me levantaría ni una grúa. Voy arrastrándome al botiquín y tomo dos anfetaminas para despertarme del todo, ¡Dios mío, no eran anfetaminas, sino namurones! ¡Estoy perdido... socorro, el mejicano... me caigo... me duermo...

Ocho de la noche.

Me despiertan entre siete. Me ha llegado un cable de México. Leo lo que dicen de mi santa madre y tomo nota del sitio donde me invitan a irme. He perdido el sueño otra vez...

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

Anonimo
OFF TOPICS

Hola gente,

Si les envían por Messenger un adjunto llamado "Bush
gracioso" no lo abran y bórrenlo. No se confíen en que
les llegue de un contacto conocido.
Lamentablemente las páginas de los antivirus más
conocidos (Panda, McAfee y NOD32) no tienen todavía
información al respecto.

Les relato brevemente lo sucedido:
Al llegar del trabajo y querer usar la PC,al clickear
"Inicio" para seleccionar algún programa, se me
cerraban los menúes. Al intentar entrar a la página de
algún antivirus, el navegador se cerraba.
Cambié de la sesión de mi hijo a la mía y todo
funcionaba normalmente. Intenté cerrar su sesión y era
imposible (lo logré desde mi sesión, vía administrador
de tareas).
Actualicé el antivirus (desde mi sesión, desde la de
mi hijo era imposible) y dejé escaneando la PC.
Mientras, se me ocurrió buscar todos los archivos que
se habían modificado en la fecha.
En la lista encontré una serie de archivos de
extensión ".pf", que los utiliza una componente de
Windows llamada Prefetch (no voy a extenderme sobre
esto, en Google hay información para quien esté
interesado).
Ordenando los archivos por hora, uno de los primeros
que encontré era "BUSH-GRACIOSO. EXE-2832480B. pf". Le
pregunté a mi hijo si alguien le había mandado un
archivo llamado "Bush gracioso" y la respuesta fue
afirmativa.
Una búsqueda en Google me llevó a
http://muerdecabras .blogspot. com/ , donde se describen
los mismos síntomas que tenía mi PC.

En la página de Infobae (diario argentino) también hay
información, aunque menos detallada.
http://www.infobae. com/notas/ nota.php? Idx=297697& IdxSeccion= 100918

Y acabo de encontrar una breve descripción en un Blog
de PandaLabs antivirus:
http://blogs. pandasoftware. com/blogs/ pandalabs/ archive/2007/ 1/18.aspx

Así que ya saben, neurona atenta e ignoren a don
George W.
Un abrazo

Anonimo
OFF TOPICS

[MANGA] the GOTH

Se trata de dos compañeros de clase, Itsuki Kamiyama y Yoru Morino,
ambos interesados en extraños casos de asesinatos ocurridos en su
barrio. Tratando de resolverlos, sin intencion se convierten en parte
de un complot.

idioma: español
peso: 22.8 MB
titulos: 5 tomos

http://rapidshare.com/files/12010421/ghot__5cap.cbr

Saludos

Anonimo
OFF TOPICS

Dago.

Desde que tengo memoria en mi vida me han acompañado las historietas, las conocì gracias a mi papà, toda la vida trabajo en una fàbrica, venìa tarde y el bolso era como un cofre del tesoro, al principio trataba de esconderlas, las cambiaba con los compañeros y habìan pasado por mil manos. Pero era tal mi locura que al final me las prestaba, al principio veia los dibujos y a los diez años ya las leìa completas.

Al principio todos los personajes me daban igual y casi el que se llevaba todos los laureles era Nippur de Lagash, pero conocì a Dago y me pareciò el mejor de todos sin dudarlo.

Dago es creaciòn de Robin Wood y A. Salinas, luego C. Gomez. Es una historia ambientada en el siglo XVI, Dago pasarà de ser un rico noble a ser esclavizado y soportar los màs terribles dolores. Pasa por todos los niveles de esclavitud hasta ser liberado y convertirse en aventurero, siempre movido por el odio y la venganza, conocerà a figuras legendarias (Barbarroja, Dràcula, Nostradamus, etc, etc,) hasta que huyendo de la Inquisición escapa al nuevo mundo.

Cada capìtulo es una aventura inolvidable.
"...la cabeza de cabellos rubios dejò de rodar torpemente.Dago se arrodillò ante ella.No se atrevìa a tocarla...descubriò que estaba llorando por ese guerrero alemàn. Lloraba por ese esclavo hermoso y rebelde que añoraba sus montañas y los verdìsimos valles de su paìs. Dago loraba por ese muerto. Pero despuès comprenderìa que para ese hombre el dìa de su libertad habìa llegado"

Aca puedes bajar unos capitulos:

http://www.4shared.com/dir/1075917/b73a9278/sharing.html

Anonimo
OFF TOPICS

Paris, Jul 12 (Reuters).- Quedó resuelto el motivo que dejó al astro francés Zinedine Zidane enfadado y que lo llevó a la agresión del zaguero italiano Materazzi. Distintas agencias después de contratar expertos en lectura de labios han confirmado los resultados del altercado. Les presentamos los detalles del diálogo (traducidos al español):

Materazzi (ITA): “... oye Zidane, ya estás al final de tu carrera, cuida tu pierna no te la vaya a romper, huevón Argelino que tu esposa te pinta el cuerno.. .”

Zidane (FRA): (totalmente calmado) “... por lo menos yo ya fui campeón del mundo...”

Materazzi (ITA): “ ...maldito pelón... francés sucio que no se baña, tu hermana es una prostituta...”

Zidane (FRA): (totalmente calmado) “...soy ídolo de muchos en España, Italia y Francia, además de ser campeón de la Champions... y ¿tu?..."

Materazzi (ITA): “...cagado de mierda, vas a terminar tu carrera en el Universitario de Deportes del Perú”

Zidane (FRA): “...hijo de puta, ¡¡¡ahora sí te cagaste!!!..." (se acerca al italiano y le tira el cabezazo)

Expertos estuvieron de acuerdo en la reacción del francés.

Anonimo
OFF TOPICS

CURIOSIDADES

Aquí les envío unas cuantas curiosidades...
>
> - La Coca Cola era originalmente verde.
>
> - Es posible hacer que una vaca suba escaleras pero no que las baje.
>
> - American Airlines ahorró $40,000 en 1987 eliminando una aceituna de
> cada ensalada que sirvió en primera clase.
>
> - El porcentaje del territorio de África que es salvaje: 28%.
> El porcentaje del territorio de Norteamérica que es salvaje: 38%.
>
> - Vida promedio de una pelota de béisbol en un juego profesional: 7
> lanzamientos.
>
> - Islandia consume más Coca Cola per capita que cualquier otro país en
> el Mundo.
>
> - Monterrey N. L., en México, consume más Coca Cola per cápita que
> cualquier otra ciudad en el Mundo.
>
> El graznido de un pato (cuac, cuac) no hace eco y nadie sabe por qué.
>
> - Cada rey de las cartas representa a un gran rey de la historia:
> *Espadas: El rey David.
> *Tréboles: Alejandro Magno.
> *Corazones: Carlomagno.
> *Diamantes: Julio César.
>
> - 111,111,111 x 111,111,111 = 12,345,678,987,654,321
>
> - Si una estatua en el parque de una persona a caballo tiene dos patas
> en el aire, la persona murió en combate, si el caballo tiene una de
> las patas frontales en el aire, la persona murió de heridas recibidas
> en combate, si el caballo tiene las cuatro patas en el suelo, la
> persona murió de causas naturales.
>
> - Hace muchos años, los clanes se deshacían de los indeseables
> quemándoles la casa. Por ello en inglés se le dice al despedir a una
> persona de su empleo "You

Anonimo
OFF TOPICS

Se agradece mi estimado, se agradece.

Saludos.
Capt.Beto

Anonimo
OFF TOPICS

Esta chingon tu foro xD.

Buena beto xD.

Anonimo
OFF TOPICS

LO QUE ES UN VERDADERO AMIGO ***

Mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor.
Solicito permiso para ir a buscarlo - dijo un soldado a su teniente.
Permiso denegado.- replico el oficial. No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto.
El soldado haciendo caso omiso de la prohibición, salió, y una hora más tarde regreso mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.
El oficial estaba furioso: Ya le dije yo que había muerto!!!
Dígame!!.....Merecía la pena ir allá para traer un cadáver ?
Y el soldado, moribundo, respondió: Claro que si, señor! Cuando lo
encontré,todavía estaba vivo y pudo decirme:
Estaba seguro que vendrías!

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 25-01-2007 11:42 ]

Anonimo
OFF TOPICS

El joven rey Arturo fue sorprendido y apresado por el monarca del reino vecino mientras cazaba furtivamente en sus bosques. El rey pudo haberlo matado en el acto, pues tal era el castigo para quienes violaban las leyes de la propiedad, pero se conmovió ante la juventud y la simpatía de Arturo y le ofreció la libertad, siempre y cuando en el plazo de un año hallara la respuesta a un acertijo.

La pregunta era: ¿Qué quiere realmente la mujer?.
Semejante cuestión dejaría perplejo hasta al hombre más sabio y al joven Arturo le pareció imposible contestarla. Con todo, aquello era mejor que morir ahorcado, de modo que regresó a su reino y empezó a interrogar a la
gente: a la princesa, a la reina, a las prostitutas, a los monjes, a los sabios, al bufón de la corte...

En suma, a todos, pero nadie le pudo dar una respuesta convincente. Eso sí, todos le aconsejaron que consultara a la vieja bruja, pues solo ella sabría la respuesta. El problema era que el precio sería alto, ya que la vieja bruja era famosa en todo el reino por el precio exorbitante que cobraba por sus servicios, más que Aramis Fuster y Rappel juntos.

Llega él ultimo día del año convenido y Arturo no tuvo mas remedio que consultar a la hechicera. Ella accedió a darle una respuesta satisfactoria con la condición de que primero aceptara el precio: ¡Quería casarse con Gawain

El caballero más noble de la Mesa Redonda y él mas intimo amigo de Arturo!.

El joven Arturo le miro horrorizado: era jorobada y feisima, tenia un solo diente, despedía un hedor que daba nauseas, hacia ruidos obscenos...

Nunca se había topado con una criatura tan repugnante.
Se acobardó ante la perspectiva de pedirle a su amigo de toda la vida que asumiera por él esa carga terrible. No obstante, al enterarse del pacto propuesto, Gawain afirmo que no era un sacrificio excesivo a cambio de la vida de su compañero y la preservación de la Mesa Redonda.

Se anuncio la boda y la vieja bruja, con su sabiduría infernal, dijo: Lo que realmente quiere la mujer es ¡ser la soberana de su propia vida!.

Todos supieron al instante que la hechicera había dicho una gran verdad y que el joven rey Arturo estaría a salvo. Así fue: al oír la respuesta, él Monarca vecino le devolvió la libertad.

Luego se celebró la boda y, menuda boda... Asistió la corte en pleno y nadie se sintió tan mal, por la angustia, que el propio Arturo. Gawain se mostró cortés, gentil y respetuoso. Tuvo mucho mérito porque además de horrible, la vieja bruja hizo gala de sus peores modales, engullo la comida sin usar los cubiertos, emitió ruidos y olores espantosos, vomitó varias veces sobre la fina mantelería de hilo y los churretones de vino y salsa le colgaban de la barbilla y se derramaban por su vestido nupcial.

Llegó la noche de bodas: Gawain ya estaba preparado para ir al lecho nupcial, mientras su horrible esposa se "arreglaba y ponía sexy en el lavabo". De repente se abrió la puerta y ella apareció con el aspecto de la doncella más hermosa que un hombre desearía ver!... Gawain quedo estupefacto, le pregunto que había sucedido y la joven respondió que como había sido cortés con ella, la mitad del tiempo se presentaría con su aspecto horrible y la otra mitad con su aspecto atractivo.

¿Cuál preferís para el día y cual para la noche?, Preguntó la bruja. !Que pregunta cruel... Gawain se apresuro a hacer cálculos! ¿Quería tener durante el día a una joven adorable para exhibirla ante sus amigos y por las noches en la reserva de su alcoba a una bruja espantosa? ¿O prefería tener de día a una bruja y a una joven hermosa en los momentos íntimos de su vida conyugal?...

¿Ustedes que hubieran preferido... que hubieran elegido?

La elección que hizo Gawain esta mas abajo, pero antes de leerla tomen su decisión...

El noble Gawain replico que la dejaría elegir por sí misma.

Al oír esto, ella le anuncio que seria una hermosa dama de día y de noche, porque él la había respetado y le había permitido ser dueña de su vida.

¿Cuál es la Moraleja?

LA MORALEJA ES QUE NO IMPORTA SI LA MUJER ES BONITA O FEA, EN EL FONDO

SIEMPRE ES UNA BRUJA.

Anonimo
OFF TOPICS

EL COJUDO Y LA SOCIEDAD

Dado que el mundo está lleno de pendejos, no podríamos definir a la Sociedad como "un conglomerado de insignes cojudos" y, en consecuencia, para determinar la ubicación exacta del cojudo en nuestro medio social tendríamos que comenzar formulando una Tipología del Cojudo en sus dos manifestaciones esenciales:
a) El aspirante a Cojudo, y
b) El Cojudo propiamente dicho.
El aspirante a cojudo no es, como podría suponerse, un menor de edad ni nada parecido. Es simplemente un sujeto al que la vida no le dio todavía la oportunidad de hacer una Gran Cojudez que le sirva como tesis doctoral o de resbalar en un Cojudeo Sensacional que lo prestigie en el medio ambiente como un cojudo legítimo...
El Cojudo propiamente dicho es otra cosa. Nació para ser cojudo y cumple su destino a la perfección, sin quemar etapas, sin saltarse a la torera ninguno de los requisitos que exige la ortodoxia y la liturgia de la Cojudez Ancestral. Al cojudo de profesión le ponen cuernos, lo estafan, lo asaltan, le embarazan a la hija y le devuelven a la hermana. Tiene tías solteronas y va al circo solo, porque se encandila con el payaso, el trapecio y los leones. Es siempre el último de la cola, el que pierde la lotería por un número y camina como pato porque sufre escaldadura crónica. Como todo cojudo auténtico, es devoto de un santo rarísimo, y llora con las películas mexicanas porque siempre se identifica con el que lleva la peor parte, así se trate de Sara García. El cojudo propiamente dicho, llega a su climax sobre los treinta años y alcanza la apoteosis a los cincuentinueve. De los sesenta para arriba es lo que se llama "un viejo cojudo", lo cual significa que no le falta sino cometer la Gran Cojudez Final que cierre con broche de oro su carrera, antes que algún pendejo de la familia consiga meterlo en el manicomio bajo los cargos de Arteriosclerosis Generalizada y Problemas de Conducta que es como los siquiatras llaman a los cojudos, para disimular...
Pero los cojudos propiamente dichos, los cojudos que hacen honor a la cojudez y sirven de materia prima al cojudeo, no se sienten discriminados ni disminuídos. No hacen grupo aparte ni cultivan el sectarismo en cualquiera de sus formas. Por el contrario, los vemos actuar en todos y cada uno de los estratos que componen el mundo en que vivimos.
Así tenemos cojudos artistas que se hacen fotografiar en una pose romántica y les sale homosexual; cojudos intelectuales que le escriben un libro de poemas a la mamá porque no han podido resolver su Complejo de Edipo; cojudos políticos que terminan en la cárcel por hablar de la libertad; cojudos industriales que abrigan el proyecto de manufacturar leche de burra en polvo; cojudos deportistas que lanzan la jabalina y ensartan al portero del estadio... Bueno, la lista es interminable porque los cojudos se reproducen como si los hubiese parido un mimeógrafo.
Sin embargo, la cojudez no es promíscua en el orden social y, por el contrario, sus adeptos se ciñen a los estrictos cánones que separan una clase de otra. Llegan a tal extremo que - si nos encontrásemos frente a un cojudo sin ropa, en la más completa desnudez y libre de elementos que nos permitieran identificarlo a simple vista - bastaría saber qué le gusta, qué prefiere, qué sabe o qué le interesa en la vida, para situarlo sin posibilidad de equívoco en el estamento social que le corresponde.
Porque, si bien las cojudeces y los cojudos se dan por igual en todos los renglones de la vida diaria, es la naturaleza de unas y otras lo que regulariza al cojudo dentro de su esquema comunitario. En principio, la cojudez tiene una raíz democrática porque lo mismo ataca al rey que al pinche de cocina y tan cojudo puede ser un Premio Nobel como un analfabeto sordomudo. Pero, admitiendo que todos los cojudos son substancialmente iguales, la diferencia estriba en el tipo de cojudez que comete cada quien, en función de su categoría social. Vale decir, no podemos separar al cojudo de su circunstancia...
La diferencia es clarísma y no requiere mayor explicación excepto en cuanto a que, según vemos, 1) El cojudo de arriba se siente criollo, 2) El cojudo criollo se siente de clase media y 3) El cojudo de clase media se siente de arriba, en una legítima ensalada social donde están representados todos los tonos, ya que tenemos cojudos negros, blancos, mestizos, cholos, extranjeros nacionalizados y demás colores del arco iris, que es el fenómeno más cojudo de la naturaleza. En el Perú, solamente el asiático puro es inmune a la cojudez. No hay chinos ni japoneses cojudos. Más bien son cojudos sus descendientes - los nisei y los tusán - cuyo sólo nombre es una perfecta cojudez. Y esto es fácilmente explicable si consideramos la influencia del clima sobre la mentalidad peruana, donde somos tan cojudos que el de la Selva emigra a la Sierra, el de la Sierra se viene a la Costa y el de la costa se va a la Selva, buscando siempre algún cojudo que trabaje por él y lo mantenga. Al final es el clima quien dice la última palabra cuando el de la Selva se muere de frío en la Sierra, el de la Sierra se muere de asma en la Costa y el de la Costa se muere de calor en la Selva. Así, los chinos y los japoneses de la primera generación aguantaron a pie firme y pudieron luchar contra la contaminación ambiental, pero los de la segunda generación ya vinieron con defectos de fábrica y algunos cometieron cojudeces tan dignas del siquiatra como esa de poner un restaurante frente a Lurigancho y darles crédito a los presos. Eran los nisei y los tusán que ingresaban por todo lo alto en el mundo alucinante de la cojudez...

La Cara de Cojudo

No lo digo con espíritu chauvinista pero el peruano tiene cara de cojudo como resultante de dos grandes motivaciones: a) Porque es un cojudo auténtico y su rostro es la expresión natural de la cojudez que atesora en el cerebro o b) Porque es falso cojudo, inflitrado en las filas enemigas con algún propósito inconfesable...

Creo sinceramente que los cojudos son felices.

Hacen cojudeces, hablan cojudeces, piensan cojudeces y tienen una vida tan cojuda que nada les podría envidiar una ostra. Pero esa misma cojudez innata le impide examinar objetivamente su problema y hasta, en algunos casos, juro que los he oído reirse de algún pendejo, por ahí. Yo tuve un primo cojudo que murió cuando reparaba su televisor sin haberlo desconectado previamente. Se trataba de un caso incurable, porque mi primo era cojudo de nacimiento, pero vivía feliz. Los problemas le importaban un carajo y los dramas de la vida cotidiana le resbalaban por encima de la piel, a tal extremo que llegué a preguntarme si mi primo no sería un pendejo navegando con bandera de cojudo. Sin embargo, no lo era. Digo, un pendejo. Porque su cojudez tenía el sabor fresco de las cosas puras y a su cara de cojudo no le faltaba sino la aureola para recibirse de santo en la familia. Un día hice una cojudez, deliberadamente, para ver qué pasaba. Luego hice otra y después una tercera, sin que el experimento me afectara mayormente. Pasé a vivir entre cojudos con la intención de escribir un libro sobre ellos pero a los veinte días los cojudos escribieron, entre todos, un libro sobre mí. Confieso que esto me sumió en un mar de dudas. ¿Era yo un pendejo entre cojudos, o era un cojudo entre cuatro pendejos? No tenía manera de averiguarlo y decidí mirarme en el espejo para discutir el punto conmigo mismo. Bueno, me encontré con la más perfecta cara de cojudo que he visto en mi vida...
Se dice que la nuestra es una sociedad disolvente, como los ácidos y los antipáticos (obsérvese cómo, cuando algún antipático se acerca al grupo, el grupo se disuelve o se licúa ipso facto). Yo diría, más bien, que vivimos en una atmósfera acojudante, espesa y plomiza, donde el clima juega, sin duda, un papel importantísimo en la fabricación de cojudos al por mayor. Contra el clima no se puede, porque no hay ser humano capaz de enfrentarse victoriosamente a enemigos tan inasibles como la humedad de la Costa, que nos acojuda con el reumatismo; la inestabilidad de la Sierra, que deja cojudo al metereólogo más despierto, y las lluvias de la Selva, que son una cojudez solamente comparable con el Diluvio...
De otra manera resulta inexplicable de que sí se jodieran impajaritablemente los incas, los españoles, los libertadores y los republicanos, por la vía de hacer cojudeces tan catastróficas que hasta hoy no terminamos de levantar cabeza. Yo, sinceramente pienso, que si alimentásemos a una computadora con todo lo que constituye la anécdota, lo absurdo, lo increíble, lo Cojudo, vamos, de nuestro pasado, dicha computadora volaría en mil pedazos o emitiría una respuesta indignada, que diría algo así como: "¡No jodan... ese país no existe!". También podría volverse loca y seríamos el primer país del mundo que tuviera un IBM en el manicomio...
No hay ex-cojudos en nuestro país, así como no hay excusados en Masutolandia. Tampoco los habrá nunca (ni ex-cojudos ni excusados) porque ningún pendejo perfeccionaría una droga para curarlos, así como ningún cojudo tendría la necesaria lucidez para descubrirla. No, cojudos habrá siempre y para identificarlos bastará con buscarles la señal inocultable que los caracteriza: El pelo de cojudo. Como sabemos, todo cojudo tiene "Un Pelo" (de cojudo naturalmente) que le sirve de insignia y de carnet, de contraseña y de prueba, cuando las cojudeces que hagan no demuestren fehacientemente su personalidad. El pelo de cojudo no está necesariamente en la cabeza, porque de ser así no habría cojudos calvos, o el cojudo se iría desacojudando en razón de su calvicie. El pelo de cojudo puede estar en el bigote, en la oreja, en la nariz, en la pierna, en el pubis o en cualquier otro lugar donde haya tradicionalmente pelos - excepto en la sopa, donde el pelo es de pendejo y pertenece al mozo - pues ahí está. Lo lleva consigo desde que nace hasta que muere, porque el pelo de cojudo no se cae nunca, de igual manera que jamás se marchita ni encanece. Acompaña al cojudo con una fidelidad realmente asombrosa, que nos sirve como un seguro de vida para no caer en las garras de un pendejo. Por lo tanto, frente al peruano sólo estaremos seguros cuando exhiba su pelo de cojudo y nos dé la tranquilidad necesaria para cojudearlo sin angustias, visto que el pelo de cojudo no se puede falsificar. Aparece en la superficie, desde luego, pero tiene sus raíces distribuídas por el cuerpo, la mente, el alma, la percepción, la capacidad de análisis, la expresión y el todo esencial del cojudo que le sirve de maceta...
Sin pecar de optimistas podemos afirmar que la presente y muchas generaciones venideras vivirán dentro de la misma correlación de fuerzas, entre cojudos y pendejos, en que se ha cristalizado nuestra sociedad. En lo personal, yo creo que no cambiaremos nunca. Porque - ¡tengamos confianza! - la Divina Providencia nos pondrá siempre un cojudo a mano, para los casos de apuro, y nos protegerá - al mismo tiempo - de todos los pendejos que nos quieren hacer cojudos para cubrir sus necesidades. ¿Hacia dónde se dirigen los cojudos? No se sabe. ¿Cómo aparecieron entre nosotros? Sólo hay teorías. Hace mucho tiempo se encontró un cráneo prehistórico en las inmediaciones del Cuzco. Lucía un hachazo en el occipital que debió dejarlo seco en el acto. El Carbono 14 demostró que tenía más de mil años y, evidentemente, le dieron el golpe cuando estaba distraído, mirando para otro lado.

Bueno, ese - para mí - fue el primer cojudo que tuvimos en el Perú.

© Copyright 2003 - 2007 Todos los derechos reservados por Luis Felipe Angell de Lama

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 28-01-2007 22:16 ]

Anonimo
OFF TOPICS

Iban >dos ratones caminando por una carretera de noche; En eso pasa un >trailer y el chofer tira un cigarro de marihuana, entonces le dice >un ratón al otro: Mira vamos a darle una pitada.
Y el otro ratón le contesta
No, yo no hago eso...
Bueno, pues yo si fumo!!
Y después de la pitada que se pone bien stone. Después de varios >toques, el ratón fumón se creía Superman. A lo lejos ve venir otro >trailer por la carretera, por lo que le dice al otro:
Vas a ver como paro ese trailer con una mano.
El otro contesta:
¡¡¡No jodas hombre, no seas huevón, te van a aplastar!!!
¡¡¡Vas a ver!!!
El ratón stone se pone en medio de la carretera con una mano >haciendo Alto y con la otra en la cintura. En eso, se le pincha una >llanta al Trailer y con tanta suerte que se para exactamente en la >mano del ratón...
Cuando se para el trailer, se baja el chofer y dice:
¡¡¡Me cago por la puta madre!!! voy a tener que sacar la gata... >Y dice el ratón...
-"¡¡¡NI ME AMENACES CONCHA TU MADRE ....... QUE TE VOLTEO EL TRAILER!!!".

[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 25-01-2007 11:38 ]

Anonimo
OFF TOPICS

POR QUÉ LA MUJER VALE MÁS QUE UN HOMBRE?

> >SITUACIÓN ECONÓMICA DE LA MUJER:
> >*Tiene 2 glándulas mamarias que producen 2 litros de leche S/. 2.50 c/litro son S/.5.00
> >*Tiene 2 jamones de piernas S/.60.00 c/u son S/.120.00
> >GRAN TOTAL: S/.125.00

> >SITUACIÓN ECONÓMICA DEL HOMBRE:
> >*Un plátano S/.0.10
> >*Dos huevos S/.0.25 c/u, son S/.0.50
> >*Dos glándulas mamarias que no producen nada S/.0.00
> >GRAN TOTAL: S/.0.60
> >Nota: Además, el hombre produce pérdidas porque sus huevos no se comen y su pajarito ?...NI CANTA !!!!
[ Este mensaje fue editado por: capitanbeto on 25-01-2007 11:39 ]

Anonimo
OFF TOPICS

Estaba un hombre caminando por la playa, de repente alzó los ojos al cielo y con toda la devoción que pudo, pidió a Dios que le concediera un deseo. Dios al verlo se apiadó de él. Pedid y se os dará, exclamó una voz desde lo alto. Mira Dios, tengo una novia que vive en España, yo vivo en Mallorca y me cuesta mucho ir a verla, ¿No podrías construirme un puente que una las islas con la península?

Eso que me pides, respondió Dios, es un trabajo muy materialista. Tendría que erguir grandes pilares de hormigón que profanarían mis océanos. Debería emplear cientos de toneladas de hierro y asfalto, reflexiona hijo mío, pídeme algo que me honre y glorifique. A lo que el hombre respondió: Me he divorciado tres veces, me gustaría tener el don de saber escuchar a las mujeres, comprenderlas, saber por qué dicen no cuando quieren decir sí y viceversa, qué quieren decir cuando callan, por qué lloran sin motivos, ¿Cuál es el secreto para hacer feliz a una sola mujer?

Dios desde lo alto carraspeó y respondió a su deseo con una pregunta:

¿Y de cuántos carriles dices que quieres el puentecito?

Anonimo
OFF TOPICS

SEPARACION MATRIMONIAL

Un matrimonio viaja por la autopista Lima Pucusana, respetando el limite de 100 km/h. El marido maneja. La esposa lo mira y
dice:
-Querido, yo se que estuvimos casados durante 15 años, pero quiero el divorcio..." -El marido no dice nada, pero de a poco sube la velocidad a 120 km/h. Entonces ella dice: -"No quiero que trates de hablarme de ello, porque te estuve engañando con tu mejor amigo y el es mucho mejor en la cama que tú..." Nuevamente el marido simplemente aceleraba a medida que su arrechera crecia. Ella dice: -"Quiero la casa" Nuevamente el marido acelera y ahora viajan a 150 km/h. Ella
dice:
- "Tambien quiero a los niños"
Ya van a 170 km/h. Ella dice:
-"Quiero el auto, las cuentas bancarias y todas las tarjetas
de credito"
Ya van a 190 km/h y de a poco el marido comienza a desviar el auto hacia una columna de un puente cuando ella pregunta: -"¿Hay algo que tú quieras ?" El responde: -"No, tengo todo lo que necesito..." Ella pregunta: -"Ah, si ?, Que es ?" El responde, justo antes de chocar a 200 km/h:
>-"Yo tengo el airbag"

Anonimo
OFF TOPICS

Cuentan que era la primera menstruación de Mafalda y estaba sola en
>casa,
> >no
> >sabía qué hacer, entonces se le ocurrió ir a la casa de su mejor
> >amigo Felipe y le dice: Hola Felipe, ¿está tu mamá?
> >No, Mafalda, pero ¿en qué te puedo ayudar?
> >No, Felipe, lo que pasa es que son cosas de mujeres y no te puedo
>contar.
> >Pero decime Mafalda si yo te puedo ayudar, yo sé todo sobre mujeres.
> >No Felipe, ¿está tu hermana? No, Mafalda, pero contáme, yo sé todo
> >sobre mujeres. No Felipe, ¿está tu empleada?
> >No Mafalda, ¡Pero vamos che, contame si yo sé todo sobre mujeres!
> >Bueno, Felipe, te voy a contar..
> >Entonces Mafalda se levantó la falda y estaba toda ensangrentada y
>Felipe,
> >horrorizado le grita:
> >¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MAFALDA, QUE HICISTES CHE, TE ARRANCASTES LAS
> >BOLAS!!!!!!!!!!

Anonimo
OFF TOPICS

Frases Celebres de LES LUTHIERS:

1-El amor eterno dura aproximadamente 3 meses.
2-No te metas en el mundo de las drogas... Ya somos muchos y hay poca.
3-Todo tiempo pasado fue anterior.
4-Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria.
5-El que nace pobre y feo tiene grandes posibilidades de que al crecer, desarrolle
ambas condiciones.
6-Los honestos son inadaptados sociales.
7-El que quiere celeste, que mezcle azul y blanco.
8-Pez que lucha contra la corriente, muere electrocutado.
9-La esclavitud no se abolió, se cambio a 8 horas diarias.
10-Si la montaña viene hacia ti, Corre!!! Es un derrumbe!!!
11-Lo importante no es ganar, sino hacer perder al otro.
12-No soy un completo inútil... Por lo menos sirvo de mal ejemplo.
13-La droga te buelbe vruto.
14-Si no eres parte de la solución, eres parte del problema.
15-Errar es humano... pero echarle la culpa a otro es más humano todavía.
16-El que nace pa

Anonimo
OFF TOPICS

Esta es una anécdota cierta............(archivo de notas inéditas de Reader

Anonimo
OFF TOPICS

DESCRIPCION DE LA MUJER

MUJER

Material peligroso - Descripción técnica

ANÁLISIS QUÍMICO:

Elemento: Mujer

Símbolo: Mu

Descubridor: Adán

Masa Atómica: La media es de unos 53,6 kg., pero varía entre 40 y 150 kg.

Frecuencia: Se encuentra en cantidades abundantes en todas las áreas urbanas.

PROPIEDADES FÍSICAS:

1- Superficie generalmente cubierta por una capa de pintura.

2- Hierve espontáneamente. Se congela por razones desconocidas.

3- Se derrite si se le da un trato especial.

4- Se vuelve amarga si se la usa incorrectamente.

5- Se concentra en varios estados, desde metal virgen hasta metal común.

6- Cede mediante presión ejercida en los puntos correctos.

PROPIEDADES QUÍMICAS:

1- Tiene gran afinidad por el oro, la plata y una amplia gama de piedras preciosas.

2- Absorbe grandes cantidades de sustancias caras.

3- Puede explotar espontáneamente sin previo aviso y sin razón conocida.

4- Es insoluble en líquidos, y su actividad aumenta por saturación de alcohol.

5- Es el agente reductor de dinero más poderoso conocido por el hombre.

USOS COMUNES:

1- Altamente ornamental, especialmente en autos deportivos.

2- Puede resultar de gran ayuda para la relajación.

3- Agente limpiador muy efectivo.

PRUEBAS:

1- La muestra pura se torna rosada cuando se la descubre en su estado natural.

2- Se torna verde cuando se la coloca junto a una muestra mejor.

PELIGROS POTENCIALES:

1- Altamente peligrosa, salvo en manos experimentadas.

2- Es ilegal poseer más de una, aunque se pueden tener varias en distintos lugares, siempre que las muestras no entren en contacto entre sí, en cuyo caso es inevitable una violenta explosión.

Anonimo
OFF TOPICS

LA GORDA

La Gorda en la Disco.

Estaba una vez.....una gorda en el baño de una Disco pintandose

en el espejo, cuando de pronto llega una hermosa

pelirroja, ojos azules (Made in Norway), delicada cintura y

dentro de unos ajustados pantalones de cuero....se ve al espejo,

mientras la gorda observa tan escultural creacion, la pelirroja

dice:"Gracias Diet Coke".

La gorda....se quedo paralizada con el lapiz labial en la boca

mientras ve salir a la pelirroja.

Continuo su labor y siguio pintandose cuando de pronto entra

una hermosa

morena dos veces mejor que la chica anterior,

cuerpo escultural, delicado, cintura minima, se ve al espejo de

arriba a abajo y dice: "Gracias Reduce Fat Fast".

La gorda....se quedo paralizada con el tubo de rimmel a medio

abrir mientras ve salir a la tremenda morena.

Continua su labor y siguio pintandose cuando de pronto entra

una hermosa rubia tres veces mejor que la chica anterior, cuerpo

escultural,

unico,

piel

suave, cintura ultra delgada, altas y delgadas piernas, todo un Angel (made in Sweden) la chica se ve al espejo, se observa el delicado y bien formado bolsillo trasero de su pantalon y dice: "Gracias Silohuette 40".

La gorda....termina de pintarse....se alista para salir, se ve

al

espejo

y

dice....

"¡La reconcha de tu madre, Mc Donalds !!!!!

Anonimo
OFF TOPICS

UN DIA DE MIERDA!

Aeropuerto de Buenos Aires, 3.15 pm.

Pequeño malestar causado por un cólico intestinal, nada que una buena

orinada o un buen pedo no pudiera aliviar. Pero atrasado como estaba para

agarrar el autobús que me llevaría al otro aeropuerto de la ciudad, de

donde partiría rumbo a Córdoba resolví aguantar un poco. "Al fin y al

cabo,son solo 15 minutos de aquí a allá. Llegando, tengo tiempo de sobra

para echar una meadita tranquilo" El avión partiría a las 4:30.

Entrando al autobús, sin sanitarios, sentí la primera contracción y caí en

cuenta de que mi embarazo fecal había llegado al noveno mes y que pariría de

cuclillas tan pronto como entrara al baño del aeropuerto. Volteé hacia un

amigo que me acompañaba y sútilmente le dije: "Brother, casi no puedo

esperar a llegar a ese aeropuerto de mierda porque necesito soltar uno de

los grandes". En ese momento, sentí como un condor pellizcandome los

calzoncillos, pero le puse fuerza de voluntad y apreté con fuerza ese culo.

El autobús ni siquiera había arrancado cuando para mi desespero una voz

dijo por los parlantes: "Señoras y señores, nuestro trayecto entre los dos

aeropuertos llevará alrededor de una hora". Entonces ese condor se volvió

como loco, queriendo salir a cualquier costo! Hice un esfuerzo hercúleo

para aguantar el tren de mierda que estaba a punto de llegar a la estación

anal a cualquier momento. Sudaba a chorros. Mi amigo se dio cuenta, y como

buen amigo que era aprovechó para carraspear un poco la garganta. El

alivio provisional me indicaba que por lo menos por ahora las cosas se

habían aplacado. Intentaba distraerme viendo el paisaje, pero solo conseguía

pensar en un baño... con un water tan blanco y tan limpio que cualquiera

podría almorzar encima. ¿Y el papel higiénico? Blanco y suave, con textura y

perfume y -OOPS! sentí un bulto acolchonado entre mi trasero y el asiento

del autobús, y me di cuenta consternado que me había cagado. Un mojón sólido

y comprimido de esos que dan orgullo de padre. De esos que dan ganas de

llamar a los amigos y parientes, e invitarlos a apreciar, aún en el water,

tan perfecta obra: daba hasta para exponerlo en una feria. Pero sin dudas,

no era este el caso. Miré a mi amigo, buscando un poco de solidaridad, y

confesé seriamente: "Brother, me cagué". Cuando terminó de reírse, como

cinco minutos después, me aconsejó que me quedara en el centro de la ciudad,

en la parada que el autobús haría en mitad del viaje, y que me limpiara en

cualquier parte. Pero decidí continuar, pues ahora todo estaba bajo control.

"Qué carajos, me limpio en el aeropuerto"-pensé "peor que esto no puedo

estar". Ni siquiera se había movido de nuevo el autobús, y el cólico comenzó

fuerte. Me concentré mirando un punto fijo, me agarré de la silla, pero no

lo pude evitar, y sin mucha ceremonia vino el segundo deslave de mierda.

Esta vez como pasta al dente. Eso fue mierda para todos lados, borrando,

calentando y empegostando nalgas, calzoncillos, faldas de la camisa,

piernas, pantorrillas, pantalones, medias y pies. Y un cólico más anunciando

más mierda, ahora líquida, de las que queman el aire saliendo rumbo a la

libertad. Y después un pedo tipo sonoro, que ni siquiera intenté aguantar.

A fin de cuentas, ¿qué era un pedito para quien ya está todo cagado?

Ahora, el pedo que le siguió fue como pesado, porque me cagué por cuarta

vez. Finalmente, llegué al aeropuerto y saliendo como un bólido (pero con

pasos cortos) le pedí a mi amigo que recogiera mi maleta del maletero y la

llevara al baño del aeropuerto para que pudiera cambiarme de ropa. Corrí al

baño y entrando de compartimiento en compartimiento, constaté la ausencia de

papel higiénico en todos los cinco. Miré al cielo y blasfemé "Ya basta, no?"

Entré en el último, sin papel, y me quité toda la ropa para analizar mi

situación (que concluí que era como el fin del pozo) y esperar mi maleta con

ropas limpiecitas y olorosas, y con eso un poco de dignidad para terminar el

día.

Mi amigo entró al baño apurado, había hecho el chequeo e iba corriendo a

intentar aguantar el avión. Me tiró por encima de la puerta el boarding pass

y un maletín de mano, y salió antes de que yo pudiera protestar. El había

despachado mi maleta con ropas. En el maletín de mano solo tenía un pulover

con cuello en V. La temperatura en Buenos Aires era de aproximadamente 35º

C. Desesperado, comencé a analizar cuáles de mis ropas serían de alguna

manera aprovechables. Los calzoncillos: a la basura. La camisa: era

historia.

Los pantalones estaban tan deplorables como las medias, que cambiaron de

color teñidas por la mierda. Mis zapatos sacaron un 3, en una escala del 1

al 20. Tendría que improvisar: la inventiva es la madre de la necesidad.

Entonces, transformé un simple water en una magnífica lavadora. Volteé los

pantalones del lado inverso, me agarré de la palanca, y sumergí la parte

sucia en el agua. Comencé a bajar el agua una y otra vez, hasta que la mayor

parte de la mierda se desprendiera. Estaba listo para embarcar. Salí del

baño y atravesé el aeropuerto con dirección a la puerta de embarque usando

zapatos sin medias, los pantalones al revés mojados de la cintura hasta las

rodillas (no exactamente limpios) y el pulóver con cuello en V, sin

camisa. Pero caminaba con la dignidad de un Lord. Embarqué en el avión,

donde todos los pasajeros estaban esperando al "CAGON QUE ESTABA EN EL BAÑO"

y atravesé el corredor hasta mi asiento, al lado de mi amigo que no paraba

de reirse. La aeromoza me preguntó si necesitaba algo.

Llegué a pensar pedirle una gillete para cortarme las venas, o 130

toallines perfumados para disfrazar el olor de fosa común, pero decidí

responderle: "NADA, MUCHAS GRACIAS, YO SOLO QUIERO OLVIDARME DE ESTE DIA DE

MIERDA"

MORALEJA: CUANDO SIENTAS QUE TIENES UN MAL DIA, ACUERDATE DE ESTE MAIL...

Anonimo
OFF TOPICS

EL BUQUE GRINGO"
>Esta es la transcripcion de una conversacion
>radial real entre un buque de la Armada
>de Estados Unidos y autoridades canadienses
>costeras de Newfoundland en octubre de 1995...
>
>Americanos: Les habla el capitan de un buque de la Armada de EE.UU. Por
>favor, cambien su curso 15 grados al norte a fin de evitar colision.
>Canadienses: Recomendamos que USTED cambie SU curso 15 grados al sur a
>fin de evitar la colision.
>Americanos: Les habla la Armada de EE.UU., repito: cambien su curso.
>Canadienses: No, repetimos: ustedes deben cambiar su curso.
>Americanos: Este es el portaaviones Abraham Lincoln, el segundo buque
>en taman~o de los Estados Unidos de America en el Atlantico. Nos
>acompan~an tres destructores, tres cruceros y numerosos buques de apoyo
>de alta tecnologia. DEMANDO que usted cambie su curso 15 grados al
>norte, o tomaremos medidas para garantizar la seguridad de este buque.
>Canadienses: Este es un faro. Ustedes deciden

RAMON EL CAMIONERO
Ramón
> >----------
> >Un camionero robusto y fornido llamado Ramón, lleva su carga para el > >Oriente del pais
en epoca de Carnaval. > >El día vá transcurriendo a medida que Ramón el camionero canta su > >canción:"...
YO SOY RAMON, EL MAS MACHON Y YO MANEJO > >ESTE CAMION...".. > >Entre canto y canto, se encuentra una
monjita que esta esperando que > >la lleven... Ramón se detiene y la monjita sube al camión. >
>Canta y canta Ramón su canción, cuando la monjita le propone a Ramón > >hacer el amor.
> >Ramón siempre dispuesto accede. > >La monjita le dice a Ramón que mejor por detras porque
por delante la > >revisan cuando llegua al convento. > >Ramón sin problema acepta.
> >Después de hacer el amor, suben de nuevo en el camión y Ramón más > >melodioso que
nunca canta:"...YO SOY RAMON, EL MAS MACHON > >Y YO MANEJO ESTE CAMION....". >
>De pronto le sale coro a Ramón y la monjita comienza a cantar: >
>"......YO SOY PASCUAL, HOMOSEXUAL Y ME DISFRAZO EN > >CARNAVAL...". > >************

Anonimo
OFF TOPICS

TIPOS DE MUJERES

MUJER INTERNET: mujeres de difícil acceso.
>
> MUJER SERVIDOR: está siempre ocupada cuando usted quiere usarla.
>
> MUJER WINDOWS: todo el mundo sabe que no sirve pero nadie vive sin
> ella. MUJER POWERPOINT: sólo Bill Gates tiene la paciencia para
> aguantar por más de media hora.
>
> MUJER EXCEL: dicen que hace muchas cosas pero usted solo la utiliza
> para las cuatro operaciones básicas.
>
> MUJER WORD: tiene siempre una sorpresa reservada para usted y no
> existe nadie en el mundo que la comprenda totalmente.
>
> MUJER D.O.S: todos la usaron algún día, pero nadie la quiere ahora.
>
> MUJER BACKUP: usted siempre cree que tiene lo suficiente pero en la
> hora de "vamos a ver" falta algo.
>
> MUJER VIRUS: también conocida como esposa, cuando usted menos espera
> ella llega, se instala y va apoderándose de todos sus recursos. Si
> usted intenta desinstalarla va a perder alguna cosa, si no lo intenta
> pierde todo.
>
> MUJER SCANDISK: sabemos que ella es buena y que sólo quiere ayudar,
> pero en el fondo nadie sabe realmente qué está haciendo.
>
> MUJER SCREENSAVER: no sirve para nada, pero te divierte.
>
> MUJER PAINTBRUSH: sólo sirve para sus hijos.
>
> MUJER RAM: aquella que olvida lo que hace apenas se desconecta.
>
> MUJER HARDDISK: aquella que se acuerda de todo, todo el tiempo.
>
> MUJER MOUSE: solo funciona cuando es arrastrada y presionada.
>
> MUJER MOUSEPAD: es la mujer "felpudo" versión año 2000
>
> MUJER MULTIMEDIA: hace que todo parezca bonito.
>
> MUJER JOYSTICK: vive dejándolo a usted con la mano sudada y con
> calambres en el brazo.
>
>
>
> MUJER MICROSOFT: quiere dominar a cualquier hombre que aparezca a su
> vista e intentará convencerlo de que eso es lo mejor para usted. Idea
> planos para enfrentarlo a usted contra otras mujeres y promete que
> hará lo que usted quiera si tira su agenda con los teléfonos de sus
> amigas. Sin que usted perciba, de a poco, ella será la única en su
> vida. Llegará un día que, hasta para abrir la heladera o tomar las
> llaves del coche, usted tendrá que pedir su permiso.

Anonimo
OFF TOPICS

MUJER PERFECTA

Cuando tenia 14 anos, esperaba algun dia tener una novia.

Cuando tuve 16 tuve una novia, pero no habia pasion. Entonces decidi que
necesitaba una mujer apasionada, con ganas de vivir.

En la facultad sali con una mujer apasionada, pero era demasiado emocional.
Todo era una emergencia, era la reina de los dramas, lloraba todo el
tiempo y amenazaba con suicidarse. Entonces decidi que necesitaba una
mujer estable.

Cuando tuve 25 anos encontre una mujer muy estable, pero aburrida. Era
totalmente predecible y nunca la exitaba nada. La vida se hizo tan plomiza
que decidi que necesitaba una mujer mas emocionante.

A los 28 encontre una mujer exitante, pero no pude seguir su ritmo. Iba de
un lado a otro sin detenerse en nada. Hacia cosas impetuosas y coqueteaba
con cualquiera que se le cruzara. Me hizo tan miserable como feliz. De
entrada fue divertido y energizante, pero sin futuro.Entonces decidi buscar
una mujer con alguna ambicion.

Cuando llegue a los 31, encontre una chica inteligente, ambiciosa y con los
pies sobre la tierra. Decidi casarme. Era tan ambiciosa que me pidio el
divorcio y se quedo con todo lo que yo tenia.

Ahora, a los 40, me gustan las mujeres con tetas grandes...

Anonimo
OFF TOPICS

DEFINCIONES

Definiciones....
>
> AMIGO(A): Dícese de la persona del sexo opuesto que tiene ese "no sé que"
> que elimina toda intención de querer acostarse con él(la).
>
> AMOR: Enfermedad temporal que se cura con el matrimonio. Palabra de cuatro
> letras, dos consonantes, dos vocales y dos idiotas.
>
> ARQUITECTO: Dícese de un tipo que no fue lo suficientemente macho para ser
> ingeniero; ni lo suficientemente maricón para ser diseñador.
>
> ASESINO: Suicida con vocación social.
>
> AUDITOR: El que llega después de la batalla y patea a los heridos para
> comprobar si están muertos.
>
> BAILAR: Es la frustración vertical de un deseo horizontal.
>
> BOY SCOUT: Un niño vestido de marica comandado por un marica vestido de
> niño.
>
> CEREBRO: Organo que sirve para que pensemos que pensamos.
>
> CONFIANZA: Vía libre que se le da a una persona para que cometa una serie
> de abusos.
>
> CURA: Persona a la que todo el mundo lo llama Padre, con excepción de sus
> hijos, que lo llaman tío.
>
> DIPLOMACIA: Arte de decir "lindo perrito", hasta encontrar una piedra para
> tirársela.
>
> DOLOR DE CABEZA: Anticonceptivo más usado por la mujer de los años 90.
>
> EXAMEN ORAL: Prueba para conseguir una beca en la Casa Blanca.
>
> FUTBOL: Es con lo que toda mujer se casa sin saberlo.
>
> GINECOLOGO: Especialista que trabaja en el lugar donde otros se divierten.
>
> HEROE: Individuo que, a diferencia del resto, no pudo salir corriendo.
>
> HOMBRE: Ser masculino que durante sus primeros nueve meses de vida quiere
> salir de un lugar al que intenta entrar el resto de su vida.
>
> INDIFERENCIA: Actitud que adopta una mujer hacia un hombre que no le
> interesa, que es interpretada por el hombre como "se está haciéndo la
> difícil".
>
> INFLACION: Tener que vivir pagando los precios el año próximo con el
sueldo
> del año pasado.
>
> INTELECTUAL: Individuo capaz de pensar por más de dos horas en algo que no
> sea sexo.
>
> JEFE: Término con el cual un hombre aparenta trabajar presentando el
> trabajo de otros.
>
> LADILLA: Piojo degenerado.
>
> LLAVERO: Instrumento que permite perder varias llaves a la vez.
>
> MODESTIA: Reconocer que uno es perfecto, pero sin decírselo a nadie.
>
> MOLESTO: Persona que habla, cuando uno desearía que oyera.
>
> NINFOMANIACA: Término con el cual un hombre define a una mujer, que desea
> tener sexo más a menudo que él.
>
> OMBLIGO: Especie de timbre que exhiben las mujeres, generalmente en verano
> y primavera, pero que si lo tocas te atiende el novio.
>
> PAZ: Período de tiempo entre dos guerras.
>
> PROFESOR: Aquel que habla durante el sueño de los demás.
>
> SACRIFICIO: En la antigüedad, acto religioso. En la actualidad, medio por
> el cual la clase obrera consigue su alimento.
>
> SUICIDA: Asesino introvertido.
>
> SUPERMODELOS: Evidencia de que todos los demás, estamos mal hechos.
>
> TRABAJO EN EQUIPO: Posibilidad de echarle la culpa a otros.

Etiquetas