Para el Rey de España

No replies
Anonimo

Rey: jefe de estado de una monarquía.

Reinar: ejercer un rey sus funciones en un estado. Sinónimo: gobernar.

Gobernar: dirigir un país, dando órdenes o normas necesarias y haciendo que se cumplan.

Estado: unidad política y administrativa superior, que ejerce su autoridad sobre todos los individuos de un territorio. Dominios de un rey.

Monarquía: sistema de gobierno en que la jefatura de estado corresponde, con carácter vitalicio, a un rey que ha sido designado generalmente según orden hereditario y, en algunos casos, por elección.

Monarca: soberano de una monarquía.

Soberano: que ejerce la máxima autoridad del poder público. Rey o reina.

Preguntas:
1.- el Rey de España ¿es realmente Rey de España?
2.- el Rey de España ¿es realmente Soberano?
3.- el Rey de España ¿es realmente el Jefe del Estado de España?
4.- el Rey de España ¿es realmente Rey que Reina?
5.- el Rey de España ¿es realmente Rey que Gobierna?
6.- el Territorio de España ¿es realmente el Domino de el Rey de España?
7.- si es rey el Rey de España ¿por qué no Reina a su pueblo? ¿por qué no Gobierna a su pueblo? ¿por qué no Soberanea a su pueblo?
8.- ¿será porque no es Rey de España?
9.- ¿por qué le pagamos un sueldo a él y a su hijo Felipe de Borbón?
10.- ¿será porque están todos a robar al pueblo desde el rey hasta el más pringado de nosotros?

Si las multas son para todos iguales, es decir, que lo mismo paga el que gana mucho dinero como el que gana poco.
Si los impuestos son para todos iguales, es decir, que el mismo impuesto para edificar una casa es igual para el que gana mucho dinero como para el que gana poco.
entonces: ¿por qué no son todos los sueldos iguales? ¿por qué los que ganan mucho dinero quieren someter por medio de la necesidad al dinero que ellos mismos fomentan a aquellos que tienen menos dinero?

Palabras de Jesús de Nazaret:

Lucas 22:25 - "Los reyes de las naciones las tiranizan y sus príncipes reciben el nombre de bienhechores. Entre vosotros no ha de ser así, sino que el mayor de entre vosotros será como el más joven, y el que mande como el que sirve. En efecto ¿quién es más grande, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿no es el que se sienta a la mesa? Pues bien, yo estoy en medio de vosotros como el que sirve. Vosotros habéis perseverado conmigo en mis pruebas, y yo os voy a dar el reino como mi Padre me lo dio a mí, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino y os sentéis sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel".

Marcos 12:38 - "Guardaos de los maestros de la ley, a los que les gusta pasearse con vestidos ostentosos, ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; devoran los bienes de las viudas pretextando hacer largas oraciones. Ellos serán juzgados muy severamente".

Mateo 23:2 - "los maestros de la ley y los fariseos se sientan en la cátedra de moisés. Haced y guardad lo que os digan, pero no hagáis lo que ellos hacen, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas e insoportables y las echan a los hombros del pueblo, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. Hacen todas sus obras para que los vean los demás. Ensanchan sus filacterias y alargan los flecos del manto. Les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y en las sinagogas, ser saludados en las plazas y que los llamen ¡maestros! Pero vosotros no os dejéis llamar maestro, porque uno es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. A nadie en la tierra llaméis padre, porque uno sólo es vuestro Padre, el celestial. Ni os dejéis llamar preceptores, porque uno sólo es vuestro preceptor; el mesías. El más grande de vosotros que sea vuestro servidor. Pues el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado. ¡ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos hipócritas, que cerráis el reino de Diosa los hombres! ¡No entráis vosotros ni dejáis entrar a los que quieren! ¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos hipócritas, que recorréis mares y tierras para hacer un adepto y, cuando llega a serlo, lo hacéis reo del fuego dos veces más que vosotros! ¡ay de vosotros, guías ciegos, que decís: Si se jura por el santuario, no es nada; pero el que jura por el oro del santuario queda obligado! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más? ¿El oro o el santuario que santifica al oro? Y decís además: Jurar por el altar no es nada, pero el que jura por lo ofrendado sobre él queda obligado. ¡Ciegos! ¿Qué es más? ¿La ofrenda o el altar que santifica a la ofrenda? El que jura por el altar jura por él y por todo lo que está sobre él, y el que jura por el santuario jura por él y por quien lo habita, y el que jura por el cielo jura por el trono de Dios y por el que está sentado en él. ¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe! Hay que hacer una cosa sin descuidar la otra. ¡Guías ciegos, que coláis un mosquito y os tragáis un camello! ¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera el vaso y el plato, pero por dentro están llenos de rapiña y codicia! ¡Fariseo ciego, limpia primero el vaso y el plato por dentro, para que también por fuera queden limpios! ¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos hipócritas, que sois como sepulcros blanqueados, que por fuera aparecen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de podredumbre! Así también vosotros por fuera parecéis justos ante los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de crímenes. ¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas, adornáis las tumbas de los justos y decís: Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos participado con ellos en la sangre de los profetas! Así testificáis contra vosotros mismos, que sois hijos de los que mataron a los profetas. Colmad, pues, la medida de vuestros padres. ¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del fuego? Por eso yo os envío profetas, sabios y maestros de la ley, a unos los mataréis y crucificaréis, y a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad, para que caiga sobre vosotros toda la sangre inocente vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien asesinasteis entre el santuario y el altar. Os aseguro que todo eso vendrá sobre esta generación. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos como la gallina reúne a sus polluelos debajo de las alas y no has querido! He aquí que se queda desierta vuestra casa. Os digo que ya no me veréis hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!".

Juan 16:16 - "Un poco, y ya no me veréis; y otro poco, y me veréis".

-------
Para el Príncipe Felipe
nostradamus
Centuria iv - cuarteta vii
el menor hijo del grande y odiado príncipe,
de lepra tendrá a los veinte años gran mancha.
de duelo su madre morirá bien triste y enflaquecida.
y él morirá allí donde caen los cobardes.

Etiquetas