Murió L. Sprague de Camp


El pasado 6 de noviembre falleció en Texas el recordado escritor Lyon Sprague de Camp quien fue un gran animador de la literatura fantástica durante las últimas siete décadas.

Nacido en New York el 27 de noviembre de 1907, de Camp se inclinó muy tempranamente hacia la literatura fantástica. Su primer relato en ser publicado The Isolinguals apareció en la revista Astounding Science Fiction hacía fines de 1937. Muy poco tiempo antes había culminado sus estudios de Ingeniería Aeronáutica. Desde ese año colaboró activamente dentro de la ciencia ficción y la fantasía con más de 120 libros (a lo que hay que sumarle unos 400 cuentos y artículos), tanto de ficción como de no-ficción, siendo uno de los autores más prolíficos del género.

Probablemente su obra mas recordada sea Que No Caigan las Tinieblas, su primera novela. También se puede destacar su saga del Rey Reluctante, donde se puede percibir el humor que caracterizó la prosa de este autor. Lamentablemente no toda la obra de L. Sprague de Camp se encuentra traducida al español.

De Camp fue, junto a Lin Carter, quien resucitó en los años ´50 al personaje Conan, creado por Robert E. Howard 20 años antes. Sprague organizó y prologó las obras de Howard, completó relatos inconclusos e incluso creó nuevos cuentos y novelas sobre el temible guerrero bárbaro.

Dentro de sus obras de no ficción se destacan sus interesantes biografías, como las que hizo de H.P. Lovecraft y de Robert E. Howard. Por su autobiografía Time and Chance recibió el premio Hugo de 1997 como mejor obra de no-ficción. Durante su carrera recibió muchos otros premios: Internacional Fantasy Award (1953), Gandalf (1976), Nebula (1978), Science Fiction Hall of Fame (1989), Robert Bloch Award (1998).

Cuando le preguntaban a de Camp como se hizo escritor de ciencia-ficción el siempre respondía con la misma frase: "simplemente perdí mi trabajo". Cuando fue despedido de un pequeño periódico comercial no encontró otra opción que dedicarse de lleno a la literatura, obteniendo un respetable éxito que le hizo olvidar su anterior empleo.

Entre las anécdotas más curiosas se encuentra la participación, durante la segunda guerra mundial, en el ejercito estadounidense dentro un grupo de escritores de ciencia-ficción, como Robert Heinlein e Isaac Asimov, que servían de apoyo científico a la Philadelphia Navy Yard. Según Catherine Crook de Camp, su compañera durante más de 60 años, era un trabajo de "científico loco inventando armas secretas". L. Sprague de Camp intentó desmentir esto, asegurando que era un trabajo mucho mas aburrido.

Alguna vez este autor afirmó "Si logré hacer reír a unos pocos con mi ciencia-ficción humorística; si conseguí entretener o esclarecer a alguien con mis trabajos me puedo considerar a mi mismo como un éxito". Siguiendo este criterio, y a pesar de no haber liderado nunca las cifras de ventas editoriales, Lyon Sprague de Camp fue uno de los más exitosos autores de los últimos tiempos.

Facebook Comments Box

Etiquetas