Fantabaires 2000

FANTABAIRES 2000: ACERCA DE LA PENA QUE DA TENER EXITO EN MEDIO DEL DESASTRE

por Jorge Oscar Rossi
(Cuando se enoja, se enoja)

Como muchos ya saben, porque lo venimos anunciando hace bastante, del 8 al 17 de diciembre pasado tuvo lugar en Buenos Aires la llamada Fantabaires 2000, la V Convención anual dedicada a la Historieta, la Ciencia Ficción, el Terror, el Humor Gráfico, los Videojuegos y la Animación.

QuintaDimension.com estuvo presente con un stand y la organización de las "Jornadas Lovecraftianas Quintadimension.com". En ese marco, teníamos previsto realizar cuatro eventos pasando revista a los Mitos de Cthulhu en distintas expresiones artísticas: música, historieta, cine y literatura.

 Jorge Oscar Rossi, el historietista Horacio Lalia, Pablo Sapere y Dario LaviaTres de ellos (los de historieta, cine y literatura) fueron llevados a cabo con gran éxito.

Para nosotros, estar en Fantabaires, como haber estado previamente en Fanatix 2000, fueron experiencias extraordinarias. Somos un sitio muy joven y estas fueron nuestras primeras incursiones en el llamado "mundo real". Incluso algunos de los que hacemos QD nos conocíamos solo por mail y recién para organizar nuestra participación en Fanatix y Fantabaires nos vimos las caras.

Así que, en nuestro balance particular, estamos muy contentos con nuestros "bautismos de fuego". Conocimos gente muy interesante y también nos dimos a conocer. Probablemente, en los próximos meses ustedes puedan ver los resultados de los contactos que hicimos en estas convenciones. Podríamos considerarnos contentos con nuestra suerte y dejar las cosas como están.

Pero, personalmente, no quiero quedarme en eso.

Empecemos con algo que nos afectó especialmente a nosotros, los de QD:

Lamentablemente, no pudimos hacer el evento dedicado a la música de inspiración lovecraftiana. ¿Por qué? Porque...no había sillas. Si, no había sillas. Este evento se iba a hacer el sábado 9, la Convención había comenzado el viernes 8 y, entre otras muchas carencias, todavía no habían llegado las sillas que debían ponerse en las distintas salas donde se realizarían los eventos (léase charlas, proyecciones, mesas redondas, etc.).

Esto es solo una muestra de la desastrosa organización de Fantabaires. Podemos mencionar otras perlitas:

1) El catalogo se empezó a entregar el martes, es decir, cuando ya habían pasado cuatro días de Convención.

2) La falta de información y los cambios sobre la marcha fueron una constante.

3)No se respetaron la mayoría de los horarios originalmente previstos para las charlas y proyecciones.

4) No vinieron varios invitados extranjeros, entre ellos, "el plato fuerte", es decir, don Lou Ferrigno. Aclaro que no fue porque perdieron el avión. En el caso del Increíble Hulk, no apareció la plata que había que pagarle.

5) No había equipos ni para pasar unas miserables diapositivas para ilustrar alguna conferencia. (Bah, a veces ni andaban los micrófonos).

6)Varias charlas se dieron en condiciones vergonzosas para los expositores y el público. Personalmente, presencié dos: Una dedicada a homenajear a Hugo Prat y a Alberto Breccia. Los disertantes eran guionistas de la talla de Albiac y Jorge Morhain y dibujantes como Salinas, Lalia y Garcia Duran, todos "pesos pesados" de la historieta argentina. La charla se dio en un entrepiso apenas "cerrado" por un panel, creo que metálico, que no llegaba al techo ni impedía escuchar la música atronadora y los alaridos provenientes de afuera (En la planta baja de la Convención, un fabricante de preservativos, condones les dicen los españoles, sorteaba diversas porquerías a la entusiasmada multitud ).

Los pobres expositores y publico presente intentamos concentrarnos en la charla y, con la mejor voluntad, lo logramos. Al otro día, Jorge Morhain (un mártir, realmente) dio una conferencia, en peores condiciones todavía, sobre Hector Germán Oesterheld y "El Eternauta".

Al fondo, el stand de QDLa lista de desastres es más larga, pero no quiero aburrir. Solo pretendo dejar en claro que en Fantabaires se le faltó el respeto al público, a los expositores y a los invitados.

Esto no puede repetirse. Depende de nosotros que no se repita.

Quiero dejar a salvo de criticas a gente como Horacio Moreno, el director de Samizdat Ediciones quien, desde su cargo en la organización, hizo lo que pudo para solucionar los problemas. Tampoco tienen ninguna culpa las chicas y muchachos que trabajaron como coordinadores. Esto estuvo mal manejado en el nivel más alto de la organización y no es la primera vez que pasa, solo la más bochornosa.

El año que viene, todos los que queremos al genero fantástico debemos pensar en armar otra cosa, con más organización, menos comercio y más actividades y novedades para el público. Algo que haga más hincapié en la impresionante movida cultural que implica el género fantástico.

Para finalizar, me gustaría que ustedes nos escriban y den su opinión, no solo sobre Fantabaires, sino sobre la forma en que se organizan otros eventos similares en el mundo (aquí les pedimos una mano especialmente a nuestros visitantes de otras latitudes) o de como tendríamos que organizarlos acá.

Hasta la próxima y, por el trabajo de haberse leído toda esta perorata indignada, gracias.

Facebook Comments Box

Etiquetas

Search