¿Por qué Batman no es feliz?

¿Por qué Batman no es feliz?

por Campo Ricardo Burgos López

Un nuevo ensayo que pretende, a partir de las reiteradas afirmaciones de su infelicidad, descubrir si efectivamente en los cómics del hombre murcielago se puede encontrar una tesis moral.

La pregunta se me ocurrió después de leer Batman: Año Dos, un viejo número del cómic donde se narran los primeros años del vigilante de Gotham. Después de las peripecias del caso, la historia acaba cuando alguien le pregunta a Bruce Wayne si es feliz, y éste rehuye la respuesta diciendo que "Eso no importa". En primera instancia recordé que ésta es una constante de las historietas del hombre de la capa azul: Siempre se afirma -de modo velado o no- que Batman no es feliz; es decir, se afirma que un hombre rico, poderoso, playboy (y eso a pesar de los que afirman que Batman y Robin son homosexuales),y que además cuenta con la suerte de llevar una vida llena de aventuras, no es feliz. Los números del cómic son aburridores hasta el cansancio en mostrar que Bruce Wayne es un hombre sombrío y desesperanzado. Bueno, me pregunté. ¿No hay aquí una tesis moral en Batman? Los que habitamos el siglo XX y ahora el siglo XXI estamos bombardeados todos los días y por todos los medios (prensa, radio, televisión, cine, historietas o internet) por una publicidad que nos vende ideas del tipo "Si tienes dinero serás feliz", "Si detentas poder serás feliz", "Entre más consumas, serás más feliz", "Entre más mujeres u hombres seduzcas, serás más feliz", "Entre más placer te proporciones, serás más feliz", "Entre más adrenalina le descargues a tu torrente sanguíneo, serás más feliz" y otras aseveraciones de la misma laya. Entonces se aparece el prototipo de historieta alienante (Batman) y de golpe nos sostiene que el señor Wayne cuenta con todo eso que los medios de comunicación, los amigos y nuestra cultura occidental nos venden como la receta de la felicidad, y que aún así no es feliz ¿No es esto sorpresivo? ¿No nos pone a pensar? Al llegar a este punto recordé algún texto de Ernesto Sábato donde se sostiene -contra toda la publicidad mencionada- que quizá los ricos y entre comillas "poderosos" son más dignos de lástima y por ende más infelices que aquellos que son pobres y que carecen de poder; esto por que el rico observa que a pesar de sus millones es incapaz de detener la infelicidad que producen la enfermedad, la soledad, la vejez o la muerte. Desde este punto de vista -continuaba el autor de "El túnel"- quizás es más triste ser rico que ser pobre, quizá la sensación de impotencia es aún mayor. Recordé también una frase de Tolstoi que nos enseña que de pronto estamos más dormidos de lo que pensamos: "El hecho de que un hombre piense que es feliz, no significa que sea feliz". He aquí entonces que nuestro héroe de la capucha y la capa constituye un campanazo de alerta más o menos en la línea de los señores Sábato y Tolstoi.

"De acuerdo" -me podría decir un hipotético lector-." No objeto lo anterior. Implícitamente el cómic llamado Batman afirma que el dinero no hace la felicidad. Pero entonces ¿qué hace la felicidad? Si el aturdido señor Bruce Wayne acudiera a usted para solicitarle consejo acerca de cómo encontrar la felicidad ¿Usted qué le diría? En otras palabras ¿Por qué Batman es infeliz?"

Es claro que si existiera el lector que me hiciera tales preguntas, en primer lugar debería agradecerle que tuviera un concepto tan alto de mí como para creer que interrogantes de tan grueso calibre, pueden ser atacados por mi capacidad de raciocinio. Luego, tan pronto le hubiera dado las gracias, tendría que decirle que la pregunta acerca de la felicidad ha intentado ser contestada desde hace miles de años por toda una hueste ilustre de filósofos, religiosos y artistas, y que mal podría yo, tener lo que toda esa legión de cerebros no ha alcanzado. Eso sí, podría proporcionarle algunas nociones acerca del tema, y luego ver cuáles de ellas podrían aplicarse al caso del aturdido señor Bruce Wayne que acude a nosotros en trance de pedir consejo. Según Boecio, la felicidad es "el estado en el cual todos los bienes se hallan juntos". Así pues, desde el punto de vista del pensador medieval, Batman no sería feliz por que -aún siendo poderoso y adinerado- no posee todos los bienes. Todos sus millones de dólares no pueden impedir que sus padres hayan muerto siendo él un niño, que el mal cunda en el mundo, o que un terremoto arrase a Gotham. Claro está que si le creemos a Boecio a pie juntillas, entonces nadie es feliz en este planeta ( ¿Quién de nosotros puede impedir que muera un ser querido o conseguir que el mal sea erradicado del mundo?) Si mister Boecio tuviera la razón, entonces quizás el Cristianismo tendría la razón. Esto por que los cristianos argüyen, que sólo quien posee a Dios lo posee todo y por ende es feliz (Claro está, que un ser finito y mortal como un humano no puede "poseer" a un ser eterno como Dios, lo correcto es afirmar que sólo quien es poseído por Dios es verdaderamente feliz. El problema es entonces ¿Cómo lograr que Dios nos posea?)

Otro filósofo, el señor San Agustín apunta en esa dirección cuando dice que la felicidad consiste en la posesión de Dios, que sólo Dios es lo verdadero absoluto y que las demás felicidades sólo son felicidades subordinadas. Batman -desde esta visión agustiniana- sería infeliz por la simple razón de que no posee a Dios (De hecho en el citado Batman: Año Dos, observamos que Bruce Wayne se supone completamente solo, es obvio que quien únicamente se posee a sí mismo y no cree en nadie más, tiene que vivir hastiado ¿Quién puede hallar satisfacción infinita en un ser mortal, así ese ser mortal sea uno mismo?).

Santo Tomás de Aquino nos trae un nuevo ingrediente cuando recuerda que la felicidad no es un estado del alma, sino algo que el alma recibe desde afuera. En este caso Batman no sería feliz por que no ha tenido la oportunidad de ser elegido por El Absoluto, literalmente es un "des-graciado"; es decir, alguien que -para emplear un concepto teológico- carece de la gracia santificante (Gracia que, paradójicamente, sí podría tener cualquier ciudadano de a pie sin la riqueza y encantos del enmascarado).

Por último mencionemos al Eudemonismo, esa tesis filosófica según la cual no puede haber incompatibilidad entre la felicidad y el bien. De acuerdo con los eudemonistas, quien es feliz es bueno y quien es bueno es feliz, o mejor, quien es feliz es virtuoso y quien es virtuoso es feliz. Frente a ellos los antieudemonistas establecen que virtud y felicidad no necesariamente coinciden, que es posible ser virtuoso siendo infeliz, o ser feliz sin ser virtuoso ¿Desde esta óptica podría verse a Batman como un cómic antieudemonista en tanto nos presenta un ser que es virtuoso e infeliz? Mi opinión -por lo menos- sería la contraria. Batman es una historieta que de modo subyacente adhiere a la tesis eudemonista, dado que el personaje Wayne no se siente virtuoso y de allí que no pueda ser feliz.

Quizás con Batman lo que ocurre es la conjunción de varios de los factores señalados: Batman no es feliz por que es víctima de la impotencia de la riqueza (la tesis de Sábato), por que aún carece de bienes necesarios (la tesis de Boecio), por que carece de Dios (la tesis de Agustín y de Tomás de Aquino) y por que no es virtuoso (la tesis eudemonista). Un psiquiatra malvado añadiría que la explicación es más simple, que la tristeza ocurre por deficiencias en la transmisión cerebral de serotonina, y que todo lo que tiene que hacer Batman es visitar a un buen colega neuropsiquiatra que mediante una cómoda dosis de pildoritas, le regularizará el funcionamiento de los neurotransmisores en el cerebro y asunto concluido. Con esa entristecedora consideración de la felicidad, dejo por ahora a los lectores.

Post Scriptum:

Acabado de escribir lo anterior recuerdo una frase de Borges: "El Infierno consiste en ignorar que vivimos en El Cielo". Quizás Batman es infeliz por la sencilla razón de que es feliz y no se ha dado cuenta.

Bogotá, Agosto de 2000

Re: ¿Por qué Batman no es feliz?Re: Hitman o el cómic industrial

La verdad, si bien concuerdo con algunas de la cosas que planteas, (como la moralina de DC y la CCA) me parece que te vas un poco de mambo con tus interpretaciones, por ejemplo con el tema de hitman y sus concepciones acerca de lo "bueno" y lo "malo" o la felicidad en Batman. La felicidad de Batman siempre estará frustrada por sus traumas; la muerte de sus padres, la muerte de Jason Todd (el segundo Robin), la mutilación de Batichica (Bárbara Gordon). Es un tipo desgraciado, demasiado traumado para volver a ser feliz o confiar plenamente en alguien.
Después, respecto a lo de Hitman, tú mismo lo dijiste: se basa en sus propias concepciones acerca de si el otro es bueno o malo. El tema es que elabora esas concepciones en base a los "pensamientos" que escucha en el momento, así como nosotros lo hacemos en base a los comentarios y experiencias con los demás, que nunca abarcan su TOTALIDAD, de la misma forma que Hitman tampoco abarca la totalidad de alguien al escuchar algunos de sus pensamientos. Sin embargo, para manejarse en sus intercambios cotidianos y fijarse con quién codearse, los seres humanos se basan en esas parcialidades con las que cuentan para decidir quién es bueno o malo, y eso, encima, en base a sus esquemas culturales y morales acerca de lo que es bueno o malo. Por tanto, estamos de acuerdo en que es una clasificación bastante aleatoria y subjetiva. Sin embargo, eso no vuelve incoherente a Hitman. Vamos, tío, el hombre mata a quién el juzga "malo" en base a su clasificación aleatoria, subjetiva y particular. Igual que todos nosotros nos alejamos de quienes consideramos "malos" en base a nuestras clasificaciones también aleatorias, subjetivas y particulares. Osea, te mandaste tremendo rollo acerca de una contradicción en el personaje cuando los seres humanos de por sí son contradictorios.

Re: ¿Por qué Batman no es feliz?Re: Hitman o el cómic industrial

Bravo, bien dicho, por cierto Hitman es feliz por que no se complica

Facebook Comments Box

Etiquetas