El exorcismo de Emily Rose

Cuatro comentarios a partir de El exorcismo de Emily Rose

por Campo Ricardo Burgos López

Si bien fue subvalorada en algunos medios como un simple clon de El Exorcista, The Exorcism of Emily Rose es una película que -mas allá de sus eventuales aciertos o fallas- invita a la reflexión. Por eso merece una revisión y un análisis mas profundo.

Para hablar un poco de la película El exorcismo de Emily Rose (The Exorcism of Emily Rose, 2005) del director Scott Derrickson, dividiremos nuestro texto en tres partes. En la primera proporcionaremos una rapidísima síntesis de la cinta, en la segunda mencionaremos (sólo a título informativo) algunas características de la historia real en la cual se basó la obra, y por último, listaremos cuatro observaciones personales al respecto. Comencemos pues.

 

1. Síntesis

El exorcismo de Emily Rose

es una película donde vuelve y juega el cuento de una posesión demoníaca a una chica con el ineludible exorcismo de turno, pero con algunos añadidos interesantes como el fracaso del exorcismo, el juicio que se le sigue al exorcista, y el final que deja al espectador en ascuas. Concretamente, la historia arranca cuando Emily Rose acaba de morir y las autoridades norteamericanas deciden juzgar al sacerdote que llevó a cabo el exorcismo (el padre Moore) dado que estiman que la chica ha muerto como resultado de la negligencia de este mismo exorcista al no acudir a ayuda médica. En estas circunstancias, la defensa del caso es asumida por la abogada Erin Bruner, una agnóstica que más bien se mezcla en el asunto debido a las posibilidades de ascenso laboral que la situación le representa. A lo largo de la película lo que veremos es el juicio al padre Moore, las investigaciones que emprende Bruner para demostrar la inocencia de su cliente, y flashbacks a través de los cuales se nos va contando la terrible historia de Emily Rose. Así nos enteramos que la chica que presta su nombre al título de la película era una adolescente normal que fue a la universidad gracias a una beca, y que una noche a partir de las 3 de la madrugada (hora satánica y brujeril) empieza a ser víctima del ataque de varios demonios con los consiguientes hechos paranormales y aberrantes que rodean al hecho. Los accesos demoníacos se agravan tanto que, en última instancia, Emily debe abandonar sus estudios y volver a la casa de sus padres donde ellos contactan al padre Moore para que sea exorcizada. Mientras asistimos al inexplicable fracaso del sacerdote en su intento de expulsar los demonios que poseen a Emily (fracaso que se explicará con cierta hipótesis al final de la cinta), Derrickson –como ya anotamos- plantea otras dos líneas narrativas. En una de ellas (el juicio) se nos pone frente al dilema de si el padre Moore fue o no culpable de la muerte de Emily. Para el fiscal que busca la declaración de culpabilidad del acusado, el padre Moore precipitó la muerte de la chica al rehusar el auxilio médico y psiquiátrico a una mujer que de ningún modo estaba "poseída", sino que padecía una epilepsia que se complicó con una psicosis. Bruner, en cambio, se esfuerza por demostrar que Emily sí estaba poseída y que, por ende, no había otra alternativa que el exorcismo. En la otra línea narrativa, Derrickson pone en escena las investigaciones de la abogada defensora, y la vida de ella mientras sucede el juicio a Moore. Allí, vamos viendo cómo empiezan a ocurrirle a Bruner sucesos misteriosos que, progresivamente, determinarán que ella ponga en duda su posición agnóstica.

2. Anneliese Michel

Según se refiere en el texto "Emily Rose: The Real Story of Anneliese Michel's Exorcism"(En www.moviesonline.ca/movienews_1253.html ), el filme El exorcismo de Emily Rose se basa en la historia real ocurrida a la joven Anneliese Michel que finalizó con su muerte trágica en 1976.

Anneliese Michel fue una chica alemana nacida el 21 de septiembre de 1952, que a partir de 1968 comenzó a sufrir una serie de convulsiones que los médicos de la época diagnosticaron como epilepsia. Tiempo después de la irrupción de los ataques, Anneliese empezó a ver rostros diabólicos mientras oraba, y a escuchar unas inexplicables voces que le aseguraban que tarde o temprano terminaría hirviéndose en el infierno. Tras un período de tratamiento médico, Anneliese concluyó que la ciencia no podía hacer nada por ella y que estaba poseída. Así, junto a sus padres buscó ayuda en la Iglesia Católica que, en un principio, rechazó la petición y más bien se dedicó a observar su conducta a fin de precisar si de verdad era necesario un procedimiento tan drástico como el exorcismo. En esta observación se comprobó que durante los años 1974 y 1975, la conducta de Anneliese fue absolutamente bizarra. En su casa en Klingenberg, Anneliese insultaba, golpeaba e incluso mordía a otros miembros de su familia; no comía "alimentos normales" aseverando que los demonios se lo impedían; dormía en el piso de piedra y no en la cama; devoraba arañas, insectos y carbón; bebía su propia orina; durante horas y horas sin fin aullaba por toda la casa mientras rompía crucifijos, destruía cuadros de Jesús y hacía pedazos los rosarios. Ante tales signos y otros adicionales que no mencionamos pero que supuestamente llevaban a pensar en una posesión, en septiembre de 1975, el obispo de Wurzburgo, Josef Stangl, asignó al padre Arnold Renz y al pastor Ernst Arlt para el exorcismo. En el desarrollo del mismo se estableció que Anneliese se hallaba en poder de varios demonios que respondían a los nombres de Lucifer, Judas Iscariote, Nerón, Caín, Hitler y Fleischmann. Desde septiembre del 75 hasta julio del 76, se efectuaron una o dos sesiones semanales de exorcismos con los habituales eventos extraños que son concomitantes a sucesos de esta clase (hablar lenguas desconocidas para la poseída, ataques fortísimos de la misma durante los cuales era necesaria la ayuda de varios hombres para controlarla, a veces tener que atarla, etc). En esta misma época Anneliese rechazaba la comida y de allí que el último día que se llevó a cabo el rito de exorcismo (30 de Junio de 1976), aparte de sufrir neumonía y fiebre altísima, Anneliese estaba prácticamente en los huesos. "Les ruego la absolución" fue la última frase que ella dirigió a los exorcistas. La madre de Anneliese informó de la muerte de su hija el primero de julio de 1976, y ese mismo día las autoridades civiles fueron notificadas del deceso. Tras un par de años que los fiscales se tomaron para preparar el caso, la justicia alemana llevó a juicio tanto a los padres como a los exorcistas acusándolos de homicidio por negligencia. Terminado el proceso, durante el cual los jurados se acogieron a la tesis de los psiquiatras de que Annneliese había muerto por desnutrición y por el descuido de padres y exorcistas que no consideraron que ella "sólo" sufría de epilepsia que había degenerado en psicosis, los acusados fueron hallados culpables de homicidio involuntario y sentenciados a 6 meses de cárcel y libertad condicional. Más tarde, la Conferencia Episcopal Alemana dictaminó también que Anneliese Michel no estuvo poseída (apreciación que hoy es objeto de controversia). En la actualidad, la tumba de Anneliese es un lugar de peregrinación religiosa para miles de creyentes de todo el mundo que siguen viendo a esta jovencita como alguien que valientemente combatió al demonio hasta su muerte.

3. Cuatro Comentarios

De vuelta de nuevo en el filme, traigamos a colación algunos elementos que valdría la pena considerar tanto a partir del mismo, como para analizarlo.

1) A mi modo de ver, la película consigue el propósito que se planteó el director: Poner a pensar acerca de lo natural y lo sobrenatural, sin tomar partido claro por una cualquiera de las dos posibilidades ( y esto porque la película está estructurada desde el contrapunteo entre la explicación médico-científica de lo que le ocurrió a Emily Rose, por un lado, y la explicación religiosa del mismo evento, por el otro). De hecho, la película lanza la pregunta "¿Lo que le sucedió a Emily Rose fue de origen natural o sobrenatural?", en al menos tres momentos diferentes. Primero a Bruner, la abogada que empieza la historia desde el agnosticismo, pero luego de todos los episodios misteriosos que le acaecen, entra en dudas. Luego al jurado que debe tomar una decisión acerca del padre Moore (que, como se deduce de la escena donde promulga su sentencia, ha quedado dividido respecto a las dos explicaciones). Finalmente, es el espectador que ve la película de Derrickson quien luego de sopesar las dos posiciones debe adoptar alguna resolución en relación con los hechos (algunos creerán que basta la explicación científica, otros que es indispensable la mirada religiosa, no faltará quien trate de empatar de algún modo las dos hipótesis). No obstante, más importante que tomar una decisión respecto al caso Emily Rose-Anneliese Michel, es que, como alguna vez expuso C.S. Lewis, todo miembro del género humano siempre debe llegar a un momento en su vida en que de un modo honesto y personal responda la pregunta de preguntas: "Después de todo ¿Existe o no lo sobrenatural?". Esta es la pregunta de preguntas según Lewis, porque del modo en que cada ser humano conteste a este interrogante, se deducirá no sólo su conducta moral en el futuro, sino todo su destino. Si lo sobrenatural no existe, a la corta o a la larga no hay otra alternativa que llegar a esa que ha sido la respuesta más sincera de todas: La de Iván Karamázov que en la obra de Dostoievsky concluye que "Si Dios no existe, todo está permitido". Por otra parte, si la respuesta es que lo sobrenatural existe, entonces todo se torna infinitamente más complejo y más interesante: Hay Dios y demonios y ángeles y santos, hay una ley moral, no todo está permitido, los humanos no estamos solos y tenemos más compañía inteligente (o monstruosa, en el caso de los demonios) de lo que creíamos. Todo ser humano en algún instante de su existencia tiene que hacer esta elección y de allí se seguirán las consecuencias.

2) Pero la película no sólo problematiza la explicación de lo sucedido a Emily Rose tanto desde el lado materialista, como desde una dimensión espiritual (desde el ángulo de quienes carecen de fe o desde quienes cuentan con ella). El exorcismo de Emily Rose pone de frente a los católicos de hoy ante la que ha sido su gran pregunta desde que en el siglo XVIII la llamada "Crítica Bíblica" puso en duda los milagros y los eventos portentosos en la vida de Jesús de Nazaret. De nuevo el católico está ante la pregunta del millón: "¿Qué hacemos hoy con la sección milagros, demonios, apariciones, ángeles y demás parafernalia sobrenatural de la Iglesia Católica? ¿Un católico "maduro" debe creer en estas posibilidades?". Ya sabemos que a este respecto, los mismos católicos nos hallamos divididos. Algunos se avergüenzan del "capítulo sobrenatural" del Cristianismo y de allí que nieguen tal posibilidad y la vean tan sólo como un incómodo "mito" añadido a la vida de "ese hombre igual a todos los hombres" que fue Jesucristo. Por mencionar una figura cimera en esta línea citemos al renombrado teólogo Hans Küng. En la otra orilla se encuentran quienes piensan que si a Cristo y al Cristianismo se le despoja de tópicos como milagros, resurrección, demonios y ángeles, la verdad es que dejamos "medio Cristo" y "medio cristianismo", y eso no se justifica. Así pues, tales católicos más bien multiplican los textos donde abiertamente toman partido por "el capítulo sobrenatural" demostrando que es posible (entre ellos citemos a Vittorio Messori, los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, teólogos como René Laurentin, y apologetas –así no sean católicos pero de profunda influencia en el catolicismo- como mi querido C.S.Lewis). De nuevo cuanto puede decirse es que cada católico (y cada cristiano) en algún momento de su vida debe llegar a resolver de modo honesto esta pregunta crucial.

3) El exorcismo de Emily Rose nos vuelve a poner cara a cara con el fenómeno de la posesión demoníaca. Por supuesto un psiquiatra o un neurólogo nos responderá que "tales posesiones no existen" y que ellas son simplemente un caso médico aún sin descifrar que linda con el macabro mundo de las psicosis. Ello no puede descartarse y de un científico quizá haría mal quien esperara algo más. Empero ¿qué sucede desde la otra mirada? ¿cómo explicar las posesiones demoníacas desde la perspectiva del creyente en la posibilidad sobrenatural? En primer lugar aclaremos que el mismo Cristianismo acepta que la posesión demoníaca no es explicable en último término, que aquí estamos pisando los terrenos del misterio y que sólo Dios mismo puede saber cuál es el fin de una serie de episodios tan grotescos. En segundo lugar, apuntemos que la idea propuesta en una de las últimas escenas de El exorcismo de Emily Rose, es ciertamente plausible (Que Dios permita las posesiones como un modo de obligarnos a pensar de modo directo en lo sobrenatural, sería una suerte de "chicharra o alarma" en extremo ruidosa que Dios prende especialmente en estos tiempos donde se ha proclamado "Su Muerte"). En tercer lugar deberíamos considerar tantas alternativas propuestas por tantos estudiosos a lo largo y ancho de la historia: Que las posesiones son un modo de herir el orgullo humano y su supuesta sabiduría; que las posesiones le muestran al hombre que –después de todo- si de verdad Dios lo dejara solo, estaría perdido; que es un medio para lograr la conversión de unos cuantos (algo que se ve muy claro en la cinta en ese psiquiatra agnóstico que después de asistir al primer exorcismo de Emily Rose entra en crisis y comienza a rezar); que las posesiones son otro modo en que Dios se hace presente mostrando de modo patente un "Mal cósmico" más escalofriante de lo que toda la razón humana puede concebir. A estas pocas teorías referidas yo quisiera añadir la que folclóricamente llamo "La Teoría del Coco". A ver me explico. Todo padre sabe que, en el proceso de crianza de sus hijos, a veces uno tiene que provocar miedo en ellos para que no vayan a cometer alguna barbaridad. Como padre uno tiene claro que las consecuencias de ciertos actos no son tan terribles como uno las pinta, pero, precisamente, la exageración ayuda a que el mensaje se comprenda mejor, y a retirar la progenie de peligros que ellos –por su inmadurez- aún no perciben. Quizá Dios nos asusta con algo tan siniestro como la posesión demoníaca, con un objetivo análogo. A los niños se los atemoriza con "El coco" (que no existe) para conseguir ciertos efectos. A nosotros los humanos(adultos y no adultos), Dios nos asusta con "El coco real" (Satanás) a fin de orientarnos en nuestro camino hacia la verdad. Si esto es así, "El coco existe" incluso para los adultos, y lo más válido de películas como la de Derrickson está en recordárnoslo (A veces Dios –que es un padre- también necesita sacarnos el coco para despertarnos).

 

4) Y cerremos hablando de la película en sí. El exorcismo de Emily Rose es una historia entretenida y a ratos miedosa, que por ende cumple la función emocional para la que ha sido creada. Además nos deja pensando muchas cosas y creo que eso basta de sobra para justificarla.

Bogotá, Noviembre de 2005

Re: El exorcismo de Emily Rose

la peli .. me doy bastante miedo pero esta muy bien .. hecha y creo q les debe aver costado mucho aunqe no me parce tan bien que agan una historia .. de algo que paso ...es verdad que la hace mas emosionante pero .. no me parece alg bueno.. me despido...pau..

Re: El exorcismo de Emily Rose

En la pelicual bien claro dice que Annelise michel queria que la gente supiera su historia creo que estas mal ay cosas que debemos de saber....

Re: El exorcismo de Emily Rose

la pelicuia como tal es excelente. me gustaria que profundizaran mas con algunos parrafos de la biblia. el tema de las poseciones es muy complejo y se debe tratar mas cientificamente, anneliese michel fue una adolecente fuerte y llevo su carga hasta el final. mi pregunta es ¿COMO UNA PERSONA TAN CREYENTE Y CON TANTA FE, PUEDE PRESENTAR ESTE TIPO DE PROBLEMAS?. tendra algo que ver con los estigmas?

Re: El exorcismo de Emily Rose

ami me gusto bastante la peli
ya q en comparacion con el exorcista que se
fue mas por efectos en cambieo el
El exorcismo de Emily Rose no es tanto efecto por lo mismo q es una historia veridica
no da susto pero te hace reflexionar.
bueno eso xaussssssss

acuerdense de las 3:00 am jajaijaijajiajia

Re: El exorcismo de Emily Rose

Disfrute los comentarios casi tanto como la película. Interesante la "teoría del coco".

Re: El exorcismo de Emily Rose

encuentro q la pelicula de emily rose fue super buena e interesante por q aprendimos de muxas cosas de lo q le puede pasar alas personas de marilia

¿Que paso con la ironía de Burgos?

Algo que es muy disfrutable de los comentarios del autor, es que siempre enciende las pasiones de los lectores, quienes rapidamente avientan aplausos o rechiflas. En esta ocasión esta mas sereno, no hace comentarios irónicos respecto a la película. Tal vez sea por que el tema le apasiona, tal como puede verse en otros artículos que aparecen en esta destacable página web. Saludos.
Desde México, Sergio Sánchez.

Facebook Comments Box

Etiquetas

Search