Braindead, de Peter Jackson

BRAINDEAD Exabrupto de hemoglobina

por Diego Faraone
Antes de meterse con la épica megaproducción de El Señor de los Anillos, Peter Jackson se hacía notar como un héroe del cine gore de bajo presupuesto.
Aqui presentamos un repaso de una de las peliculas mas sangrientas de la historia del cine: Braindead, tambien conocida como Dead Alive, Muerto de miedo o Brain Dead, Tu madre se ha comido a mi perro.

Probablemente Braindead sea el largometraje más sangriento de la historia del cine1. En una de las escenas cruciales de la película, Lionel, el protagonista, reduce a tripas a un enjambre de zombies con una cortadora de césped, salpicándolo todo con sangre y miembros. Para la escena el líquido fue bombeado a razón de cinco galones (22,7 litros) por segundo, y el rodaje total de la película requirió la nada modesta suma de 30.000 litros de sangre artificial.

La película se estrenó con escenas censuradas en Alemania, Australia, Canadá, Corea del Sur (antes prohibida), Chile, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Inglaterra, Japón, Noruega, Nueva Zelanda y Suecia, y en este último país el alquiler del video incluía bolsitas para vomitar. Pero vale aclarar que si bien no es recomendable para espectadores con estómagos sensibles, tampoco se trata de una película esencialmente violenta. Toda la acción se desarrolla a un nivel fantástico e irreal, reforzado permanentemente por los gestos exagerados y expresivos del estado de ánimo de los personajes. Películas violentas y filmadas en un registro más realista como Reservoir Dogs (1992) o Dogville (2003) pueden llegar a ser mucho menos soportables para el público en general.

Pero aparte de ser un film particularmente sanguinolento también es increíblemente divertido. Jackson tomó como referentes a los británicos Monty Python, heredando de ellos su pasión por lo grotesco y su humor negro, además del arrojo y la falta de autocensura a la hora de idear escenas desagradables y delirantes. También se nota la influencia de Sam Raimi, que ya había satirizado al cine gore con sus dos primeras entregas de Evil dead, pero nunca con el desparpajo con el que lo haría Jackson en esta película.

La historia no puede ser más simple: un mono rata es extraído de Skull Island (la patria de King Kong) para ser puesto en cautiverio en un zoo de Nueva Zelanda. Este animal monstruoso tiene la extraña facultad de zombificar con su mordida a todo aquel que ose acercársele. La madre de Lionel, el protagonista, es infectada por el animal, por lo que empezará a deteriorarse rápidamente y, una vez convertida en zombie, a contagiar a los que la rodean. De esta forma Lionel, en una lucha permanente contra su propio Edipo intentará primero contener a los zombies y a su madre, y luego, cuando la situación se le escapa de las manos, intentará destruirlos, desencadenando el sangriento climax final, unos treinta minutos de metraje que son un verdadero manantial de hemorragias permanentes.

Lo que Jackson logra básicamente es que cualquier intento posterior de satirizar al cine gore quede pequeño en comparación. Se hace todo un muestrario exhaustivo de cómo mutilar a un zombie, incluyendo cercenamientos con tijeras y hasta con una licuadora. Los gags son siempre efectivos por su extrañeza, desde la aparición de un cura ninja que destroza muertos vivos en el nombre de Dios, pasando por un adorable paseo a un bebé zombie por una plaza, hasta la sorpresa de un intelectual en una fiesta, que piensa que los zombies lo atacan por sus ideas acerca de la pedofilia de Nabokov.

El director comenta que "Se invierte la idea tradicional de las películas de muertos vivos, porque generalmente estás escondido en la casa y ellos tratan de entrar. Mientras que en Braindead tenemos a Lionel adentro tratando de evitar que los zombies salgan. El no quiere que los vecinos se den cuenta de lo que ocurre." 2

Desde sus comienzos, el cine gore obtuvo un rechazo absoluto por parte de la crítica, ya que surgió como un género de explotación ideado por algunos productores que consideraron que los desnudos perdían vigencia y dejaban de dar ganancias. Recién en la década de los 90 directores como Sam Raimi, Peter Jackson y Tarantino supieron utilizar las escenas gore como rasgos autorales propios, otorgándoles entonces cierto estatus artístico sin precedentes, pero hoy algunos sectores de la crítica aún conservan el prejuicio y continúan despreciando a cualquier escena con sobreabundancia de sangre como parte de un espectáculo vacío y creado para el lucro.

Son admirables la falta de pretensiones, las ganas de hacer y la frescura con las que se aborda un argumento tan sencillo, y lo que vuelve a Braindead una obra perfecta es sobre todo su vitalidad y su coherencia interna, y no su poder de sugerencia o de motivar reflexiones profundas. El film está pensado para la fruición más inmediata, y el mismo director negó que fuese una construcción alegórica o que admitiese lecturas variadas. He aquí una de esas películas que invitan a la semipasividad del espectador, en que se deje seducir y llevar por la trama, dándose un proceso que, a diferencia de lo que muchos piensan, también requiere un permanente ejercicio mental para el espectador, ya que es un estímulo a la imaginación el abstraerse temporalmente de la realidad y sumergirse en un mundo alternativo y regido por reglas propias, aunque sea uno rebosante de sangre y tripas como el que Jackson presenta.

De todos modos, y a pesar de que el director niegue la existencia de metáforas en la película, muchas veces los significados alegóricos no son fruto de una elaboración consciente. Se puede ver, sin forzar la lectura, la "monstruificación" de los personajes como una crítica a las generaciones que preceden al director. La acción se desarrolla en la Nueva Zelanda del año 1957,cuatro años antes del nacimiento de Peter Jackson, por lo que los personajes jóvenes bien podrían tener la edad de sus padres. Los únicos que se salvan del flagelo de los zombies en la película son Paquita y Lionel, los personajes más "puros" y queribles, y un detalle a considerar es que Paquita es extranjera, presumiblemente española, y por tanto ajena a la idiosincrasia neozelandesa.

En la escena del nacimiento del bebé zombie, la radio de la que emerge transmite un quizshow neocelandés de la Época llamado In the bag, conducido por un tal Selwyn Toogood 3, por lo que se puede interpretar que el bebé, luego bautizado como Selwyn, es un engendro, una corporización maligna producto de la frivolidad mediática. Este tipo de referencias al entorno cultural de la década del 50 se repite varias veces en la película, y se puede descifrar en ellas un dejo ideológico del director y los guionistas.

En una entrevista conjunta a Peter Jackson y Frances Walsh, su mujer y habitual coguionista, ella dice: "Cuando vas a Nueva York, la gente grita y toca las bocinas, pero si eso ocurriese aquí, alguien saldría de su auto, arrancaría la puerta y te sacudiría. Hay cierto nivel de violencia, un subtexto de violencia, corriendo por la sociedad neozelandesa, y que se ve en nuestras películas. Tenemos fama de ser tratables, pero por debajo, estamos llenos de rabia"4.

Peter Jackson ha dicho que hasta que no se haga otra película más sangrienta que Braindead no va a volver a filmar escenas gore, por lo que se podría interpretar que nunca más va a volver a filmarlas. Ha sido una lástima que en su trilogía El señor de los anillos no se derrame ni una sola gota de sangre, rasgo que tal vez le hubiese agregado un mayor dramatismo Épico a las películas. Por ahora, pareciera que los adeptos a la faceta gore de Jackson tendremos que conformarnos con rever una y otra vez sus primeras obras.

 

__________________________
1 En cuanto a cantidad de sangre derramada en una pelicula hay quienes han comparado a Braindead con Lai Wong/Story of Ricky (1991). Esta ultima podria acercarse a competir con ella, pero de todas maneras no llega a alcanzarla.
2 Comentario en http://tbhl.theonering.net
3 El nombre del locutor es por demas elocuente. Selwyn Toogood es un juego de palabras que en ingles significaria vender–ganar muy–bien.
4- Publicada en http://tbhl.theonering.net

¡El bebé zombie es una maravilla!

La película es grandiosa, pero el bebe zombie destaca por sí mismo, desde los "preparativos" que realizan sus "padres" para concebirlo, hasta las maldades que realiza. Saludos.
Desde México, Sergio Sánchez

Re: ¡Todo es una maravilla!

La verdad no me parece una pelicula censurable ni desagradable. La verdad me parece una cinta muy divertida y entretenida, perfecta (junto con mal gusto) para verla un sabado noche tomando pizza y bebiendo cerveza con los amigotes. Lo has vuelto a lograr Peter...

Facebook Comments Box

Etiquetas

Search