El cine y la bomba atómica antes de 1945

La bomba atómica antes de 1945

por Eduardo Alberto Guzmán Novoa

ucronias nuclearesSi bien se sabe que las armas nucleares se desarrollaron recién a fines de la segunda guerra mundial, ha habido películas donde se nos ha mostrado un pasado hipotético, donde personas descubren el poder del átomo antes de 1945. Aquí describimeos alguans de estas clásicas ucronías.

Los libros de Historia son claros: en 1945 los Aliados ganaron la carrera contra el Eje en fabricar el arma que daría la victoria a su poseedor: la bomba atómica.

Desde aquella famosa carta en la que el sabio Albert Einstein advertía al presidente Roosevelt en 1939, poco antes de que estallara la guerra en Europa, que los nazis estaban empeñados en fabricar una súper-bomba en base a los principios de la desintegración del átomo, ambas potencias entraron en una "competencia", buscando fabricar primero esa poderosa arma que daría la victoria a su poseedor.

El final de esa carrera figura en cualquier texto escolar: los Estados Unidos fabricaron la bomba primero, aunque su victoria sobre Alemania no tuvo que ver con ello. La primera detonación (experimental) fue en el Desierto de Alamogordo, las siguientes dos fueron sobre el Imperio Japonés, como una manera de acelerar su rendición.

Pero, a diferencia de la realidad histórica, ha habido fantasías donde se nos ha mostrado algo que jamás sucedió: personas descubriendo el poder del átomo ANTES de 1945.

Estas ficciones casi siempre presentan lo mismo: un héroe o villano descubre como dominar la energía atómica, y planea darle un uso, benigno o maligno. Pero ya sea por una fatalidad o intervención de los "chicos buenos", la revelación al mundo de este descubrimiento se evita, y el conocimiento "se pierde". y casi siempre se concluye con una reflexión de que "esta energía será redescubierta por las futuras generaciones", y siempre deseando que para entonces "sepamos darle un uso sensato, que beneficie a la Humanidad, o de lo contrario." (esto último fue una advertencia reglamentaria durante la Guerra Fría).

Si bien casi todas estas historias fueron escritas o filmadas en fechas posteriores a 1945, hubo unos pocos intelectos que predijeron esa poderosa fuente de energía, que podría cambiar el mundo.

Tenemos, por ejemplo, al escritor británico H.G. Wells, padre de la ciencia ficción, quien en 1913 escribió THE WORLD SET FREE, una historia que preveía una guerra en 1956 entre Inglaterra, Francia y Estados Unidos, contra Alemania y Austria. En este "futurista" conflicto mundial, Wells imaginaba motores y bombas basadas en el poder del átomo. Claro que su descripción hoy nos mueve a la risa: ¡pilotos de pequeños aeroplanos tomando la bomba atómica en una mano y lanzándola de un impulso contra las ciudades sobre las que vuelan! Claro, antes que veracidad científica, el autor solo usaba el pretexto de la terrible bomba para hacer un llamado de atención al mundo civilizado (en 1913 ya se "olfateaba" la temida Gran Guerra en el ambiente europeo). En ese caso, es perdonable esta imposible "bomba atómica de bolsillo".

Otro visionario fue el director británico de cine Alfred Hitchcock. En 1944, el maestro del suspenso planeó un drama pasional con el espionaje nazi como telón de fondo. En este caso, los agentes y científicos alemanes establecidos en Brasil extraían uranio para la creación de una superarma que les daría la victoria. La elección del uranio, afirmaba Hitchcock, fue casual; se trataba de un mineral "inestable", al igual que las vidas de los héroes americanos que debían desbaratar los planes enemigos. Sin embargo, al consultar con varios científicos militares por información que le diera credibilidad a su película, todos insistieron casi asustados que era imposible tal arma, y que mejor buscase otro motivo para la conspiración. Hitchcock comentó que el FBI lo estuvo vigilando estrechamente desde entonces, aún cuando nada podía saber él de los auténticos experimentos atómicos. El film se retrasó y nunca se rodaba. Al año siguiente, USA lanzó dos bombas atómicas sobre Japón y recién Hitchcock entendió que le había dado al clavo de casualidad. Su película fue recién filmada y estrenada en 1946 bajo el título de NOTORIOUS (aunque esta vez se trataría de neo-nazis que buscaban crear sus propias armas atómicas para el surgimiento de un Cuarto Reich).

Pero esas fueron anticipaciones imaginativas. La mayoría de las bombas nucleares "de preguerra" aparecieron en la pantalla y en el papel durante la Guerra Fría, cuando el fantasma de un holocausto atómico aleteaba sobre el mundo. En cierto modo, advertencias disfrazadas de fantasías. Recorramos las más recordadas.

20.000 LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO (20,000 Leagues Under the Sea, 1954)

En la segunda mitad del siglo XIX, naves de varios países son destruidas. Una fragata americana que investigaba es hundida, y tres sobrevivientes descubren al causante: el capitán Nemo, misterioso sabio que ha creado una nave capa de viajar bajo el mar: el Nautilus. Nemo, hombre de trágico pasado, destruía cuanta nave militar o de carga bélica se cruzase en su camino, en un intento desterrar las guerras del mundo.

La famosa novela de Julio Verne fue adaptada aquí por los Estudios Disney en su primer largometraje con actores vivos. A las acostumbradas variaciones de la novela se añade una importante: el capitán Nemo le revela al profesor francés Aronnax el secreto de la energía del Nautilus. «. El capitán Nemo había descubierto cómo dominar la energía del universo», comenta el asombrado profesor, al ver el luminoso motor del submarino... obviamente un victoriano generador atómico. No está tan desviado del libro, pues ahí Nemo solo declaraba usar electricidad, pero sin aclarar del todo cómo lograba hacerla tan potente, aparte que nunca se dice la palabra "atómico" en toda la cinta.

Pero donde el tema atómico queda perfectamente claro es en el final del film (totalmente distinto al de la novela). Aronnax convence a Nemo que, si revela al mundo su maravilloso descubrimiento, todos accederán a abolir las guerras, la esclavitud y otros males de la civilización decimonónica. Pero al dirigirse a su base secreta, la isla Vulcania, el Nautilus topa con varios barcos de guerra y soldados que invaden la isla. Nemo entra por un pasaje submarino y, en medio de una lluvia de balas, activa una bomba. para la autodestrucción de Vulcania. Herido mortalmente, el capitán se hunde con el Nautilus y sus leales tripulantes, mientras que sus tres prisioneros huyen en un bote. Desde la lejanía el trío contempla asombrado la colosal explosión de la isla, en una brillante masa incandescente en forma de hongo. Aronnax reflexiona que es mejor que el mundo perdiese el secreto de esa energía, mientras resuenan las últimas palabras del capitán Nemo, acerca de que las futuras generaciones que re-descubran ese secreto sepan usarlo.

Como dato curioso, en ese mismo año de 1954 la marina americana botó al mar el primer submarino atómico: su nombre era Nautilus.

DE LA TIERRA A LA LUNA (From the Earth to the Moon, 1958)

Poco después de acabada la Guerra de Secesión Americana (1865), el científico yanqui Barbicane hace público su invento, una nueva forma de energía bautizada como "la Fuerza X". Para probar al mundo la fabulosa potencia de este descubrimiento, construye un cohete impulsado por la Fuerza X, con suficiente energía para llegar a la luna. Pero su rival intelectual Nicholl, temiendo que en el futuro (con la Fuerza X) puedan construirse bombas y otras armas que destruyan a la Humanidad, sabotea el cohete que lleva a los expedicionarios en el primer viaje al espacio, para impedir que vuelvan y revelen al mundo el secreto de la colosal Fuerza X.

He aquí otra obra de Julio Verne adaptada a la pantalla grande. En este caso se trata del famoso viaje a la luna, contenido en sus dos novelas DE LA TIERRA A LA LUNA y ALREDEDOR DE LA LUNA. Pero para ese año de 1958, tuvo un especial significado por dos motivos: la Guerra Fría y la recién iniciada Carrera Espacial. Ambos hechos se ven reflejados en esta cinta.

Cierto, los soviéticos estaban a la cabeza en la conquista del Cosmos, ¿y qué mejor que la novela de Verne para fantasear que, si los rusos alunizaban primero, encontrarían que los americanos ya lo habían hecho casi un siglo antes? Por cierto, en el libro los protagonistas regresan a la tierra sin haber pisado nunca nuestro satélite, solo orbitándolo muy de cerca.

Pero el cambio más significativo a la novela está en esa "Fuerza X", esa misteriosa fuente de energía que Barbicane anuncia que compartirá con el mundo cuando él y sus amigos regresen triunfantes de una expedición a la luna. Entre sus acompañantes va su antiguo enemigo Nicholl, quien proclama que él saboteó el cohete para que el mundo jamás conozca la Fuerza X. Si las naciones construyen armas y bombas con esa energía poderosa, la civilización será destruida; había que evitarlo. Pero Barbicane explica que TODOS LOS PUEBLOS DE LA TIERRA tendrían la Fuerza X, de manera que ningún país usaría esas bombas contra su vecino, porque entonces habría una respuesta igual de destructiva contra él. Ambos arreglan el sabotaje y el cohete llega finalmente a la luna, pero no puede regresar más a la tierra. en el futuro otros expedicionarios (¿soviéticos?) alunizarán y verán que América llegó primero. El secreto de la Fuerza X se pierde para siempre.

Pero, ¿es la Fuerza X energía atómica del siglo XIX? Todo parece indicar que sí. En la primera prueba, Barbicane y su asistente se ponen trajes protectores (¿anti-radiación?) para introducir una pequeña cantidad de esa materia (¿uranio? ¿plutonio?) en un proyectil, con el que pueden destruir un gran objetivo (que explota en un pequeño "hongo" de fuego). Luego están esas alusiones de Nicholl, que describen una futura guerra (¿atómica?) que arrasaría con la civilización, y la solución de Barbicane, de un "equilibrio" (¿nuclear?) entre las grandes potencias que tengan armas y bombas de Fuerza X.

Vale la pena recordar que el tema "atómico" no está presente en esta novela de Verne: el Barbicane literario propone usar "algodón-pólvora" como explosivo para disparar el proyectil (no cohete) tripulado a la luna. Por otra parte, el libro usa depósitos de agua para amortizar el disparo inicial a los victorianos astronautas (en el film se usan giratorias "cámaras de vacío").

Hay que aclarar que se trató de una cinta "barata", con efectos visuales mediocres y salvo las alusiones a la Guerra Fría y la Carrera Espacial, se nota cierta dejadez en el guión. Lástima, pudo haber sido mejor.

ATLÁNTIDA, EL CONTINENTE PERDIDO
(Atlantis, the Lost Continent, 1961)

Estamos en el Mundo Antiguo. El joven pescador griego Demetrius rescata a la hermosa Antillia, que resulta ser princesa del imperio de Atlántida. Ambos emprenden el viaje a su hogar y son recogidos por una nave submarina atlante. Una vez desembarcados en el mítico continente, Demetrius es reducido a la esclavitud, como todos los extranjeros que arriban a esa adelantada civilización. Pero con la ayuda de Antillia y el sumo sacerdote Azor, Demetrius logra liberarse y descubrir que los poderosos atlantes se han convertido en una degenerada raza de científicos despiadados, que con su avanzada tecnología se están armando para lanzarse a la conquista del mundo.

Tomando como base la leyenda de la Atlántida, este film fantástico nos muestra una obvia parábola de la "Amenaza Roja". El continente al que arriba Demetrius es una clarísima alusión a la Unión Soviética, un pueblo de gran adelanto tecnológico y militar, pero con un gobierno despótico, frío y sediento de poder.

Tras lograr su libertad, Demetrius conoce los planes de los atlantes, por boca del arrepentido Azor: un mineral cristalino, solo existente en la Atlántida, es una inagotable fuente de energía que una vez fue empleada para el bienestar y el progreso de esa civilización, pero que los nuevos gobernantes atlantes planean convertir en una colosal arma de rayos destructores, con la que extenderán su tiránico dominio sobre toda la tierra.

Un mineral poseedor de una gran energía, que bien usado podría llevar a los hombres hasta las estrellas, pero mal usado podría hundirlos en las ruinas de la guerra. ¿Qué mejor alusión a la bomba nuclear y a una apocalíptica Tercera Guerra Mundial?

Demetrius conspira con varios esclavos y sabotea la construcción de un cristal gigante, verdadera arma de destrucción masiva. Pero el juicio del cielo le aguarda a esa amenaza al mundo: una catástrofe natural destruye el continente, mientras que el cristal-arma es disparado en todas direcciones, incinerando y reduciendo a cenizas a todo su alrededor.

Finalmente, mientras Demetrius y Antillia huyen junto con otros supervivientes, la Atlántida se hunde en el océano. El poderoso cristal estalla como una bomba al momento de tocar el agua, en una gigantesca explosión con la conocida forma de hongo.

Como anécdota, el film toca otro tema importante: el uso irresponsable de la Ingeniería Genética. Científicos atlantes experimentan con algunos esclavos, convirtiéndolos en "hombres-bestias", más fuertes y resistentes para los trabajos forzados. Esto podría tomarse como "profético", ya que en 1961 ese tema era casi desconocido (salvo films baratos sobre "científicos-locos"). Pero dado el "ambiente nuclear" que se respiraba en esa época en el mundo, la alusión genética (incluso para los pocos biólogos versados en ese tema) pasó desapercibida.

INVASIÓN SINIESTRA
(Sinister Invasion, 1968)

Estamos en Gudenberg, una villa del Imperio Alemán, en 1890. El profesor Mayer ha inventado una poderosa máquina lanza-rayos, que funciona con energía nuclear. Altos oficiales imperiales asisten interesados a la exitosa primera demostración: un rayo de energía disparado hacia el espacio exterior. Pero esto atrae la atención de seres extraterrestres, que comprenden que los salvajes terrícolas poseen un arma que aún no sabrán usar responsablemente, y que en el futuro hará peligrar a los demás pueblos del Cosmos. Un científico extra-terrestre es enviado a la tierra a sabotear como sea la poderosa arma atómica del profesor Mayer.

Esta modesta coproducción México-USA plantea algo interesante: que la energía nuclear fuera descubierta en la última década del siglo XIX, en la Alemania del Kaiser. Los imperialistas germanos habrían podido, veinticinco años después, ganar la Primera Guerra Mundial (1914) y hasta imponer su supremacía sobre todo el planeta. Pero, salvo la inicial presencia de varios "junkers" atentos al arma atómica, esta interesante propuesta cae pronto en el vacío, y la trama se desvía al tema de la "invasión extra-terrestre".

Un alienígena bastante humano llega en un luminoso platillo volador, del cual no puede salir (nuestra atmósfera le es fatal), y se contacta telepáticamente con Thomas, el semi-idiota asistente de Mayer: le proporcionará bellas víctimas con las cuales saciar sus enfermizos instintos asesinos, a cambio de que le ayude a destruir el rayo atómico. Tras varios asesinatos "tipo Jack el Destripador", el profesor es también posesionado por la mente alienígena. Pero gracias a su máquina nuclear, Mayer logra dominar y expulsar a la inteligencia invasora. El profesor comprende que, en el fondo, los aliens tienen razón, y él mismo destruye su máquina y todas sus notas. El OVNI regresa a su planeta, y el extra-terrestre anuncia que su gente volverá el día que los terrícolas re-descubran esa peligrosa energía.

Pese a lo simplón del argumento, hay una cuestión que destaca: lo que el profesor Mayer ha descubierto es una energía nuclear aún no re-descubierta. Sí fuera la misma fuerza atómica que hoy todos conocemos, los extraterrestres del film habrían vuelto a la tierra en 1945, para sabotear los experimentos americanos y nazis. En conclusión, Mayer se adelantó mucho a su tiempo: un verdadero sabio, que dejaba chiquito al mismo Einstein.

Es justo señalar que ésta fue la última película del inmortal actor Boris Karloff, quien interpretó al profesor Mayer. Se nota su cansancio y delicada salud en varios momentos del film. En todo caso, pese a lo mediocre de la cinta, no es una despedida del todo mala: su último papel es de un sabio muy adelantado a su época, que tuvo en sus manos el arma atómica más poderosa del universo, pero que fue lo suficientemente sensato para no dejarla caer en manos de sus belicosos congéneres.

Para finales de los años ochenta, la Guerra Fría había concluido. El fantasma de la hecatombe nuclear desapareció. Las ficciones sobre bombas atómicas anteriores a 1945 siguieron apareciendo, pero perdiendo su tono alegórico-moralista. No había advertencias o profecías, solo eran simples aventuras de divertimento.

El mejor ejemplo de esto último lo encontramos en el cómic SUPERMAN #54 (1991), en el tercer episodio de la mini-saga TIME AND TIME AGAIN (compuesta de cuatro números). El Hombre de Acero, a causa de su aventura anterior, acaba catapultado a través del tiempo, cayendo en el año 1943. Tras una aventura de espionaje en Metropolis, va a parar a Polonia, dominada por el Tercer Reich. En Varsovia, descubre que los nazis ya tienen una bomba atómica experimental, lista para ser lanzada sobre un centenar de judíos colocados en una ciudad desocupada: tras estudiar que efecto producirá la explosión nuclear en ellos, fabricarán más bombas que les permitan ganar la guerra. Superman se lanza furioso a destruir el laboratorio alemán (junto con todos sus archivos acerca de sus estudios nucleares) y acude presuroso a liberar a los prisioneros judíos, que eran transportados en un tren a la ciudad a bombardear. Pese a ser la única bomba que tienen, los fascistas la lanzan sobre Superman, como la única manera de destruir a un adversario tan poderoso. El Hombre de Acero coge la bomba en el aire y la lleva fuera de la tierra, donde estalla en sus manos. Los nazis ven desaparecer así la única arma que pudo darles la victoria, mientras que los judíos fugitivos creen que ese "ángel" que les dio la libertad ha hallado el camino de regreso al cielo. Mientras tanto, Superman, cuya estructura temporal era inestable, sale disparado a causa de la explosión a cientos de años en el futuro, donde le aguarda una nueva aventura.

Pero veamos las fantasías fílmicas de post-Guerra Fría, donde el elemento "moraleja" ya está ausente. Solamente aventuras.

LA SOMBRA
(The Shadow, 1994)

En la Nueva York de los años treinta, el sobrenatural superhéroe conocido como "La Sombra" enfrenta a un villano oriental que posee poderes idénticos a los suyos, y que se convertirá en su némesis: Shiwan Khan, descendiente de Gengis Khan. La Sombra descubre que este aspirante a conquistador del mundo tiene en sus manos una bomba atómica, con la cual amenaza destruir Nueva York y sus habitantes, de no ser cumplidas sus demandas.

Basada en el cómic de los años treinta, esta película muestra una bomba atómica de tipo "místico". En efecto, el malvado Shiwan Khan desarrolló sus poderes en el Tibet, con el mismo maestro que entrenó a la Sombra. Ya en los Estados Unidos, nuestro héroe descubre que su enemigo posee un mineral "mitológico" conocido como bronzio, proveniente de "donde se originó el mundo". Tras secuestrar e hipnotizar a un sabio americano, Shiwan Khan construye una bomba con ese extraño mineral como fuente de poder.

¿Una bomba nuclear "mágica"? No, en una secuencia, la Sombra consulta a un científico chino, quien prueba una muestra de bronzio, no con libros de magia u ocultismo, sino en un laboratorio. La palabra "mágico" no es mencionada en este caso: el físico descubre que el mineral es altamente inestable, al igual que el uranio conocido. Sin embargo, al parecer no es radiactivo, o de lo contrario los personajes de esta aventura ya estarían mortalmente contaminados. Por otra parte, la descripción de una posible bomba atómica es, en lo básico, técnicamente correcta.

Sí, suena absurdo, pero lo rápido del relato nos impide caer en que estamos viendo un imposible. Pero si aún así somos del público que exige veracidad (!), cabe señalar, que nuestro héroe y sus amigos detienen la bomba segundos antes de que ésta estalle. o de que se demuestre que ésta nunca iba a estallar. Luego no sabemos nada más de ese descubrimiento. ¿La Sombra arregló todo para que no sea nunca conocida esa poderosa energía? ¿O no había nada que conocer, y los cálculos "atómicos" de Shiwan Khan sobre el poder del bronzio estaban errados?

Como curiosidad, el físico secuestrado trabajaba para el Ejército, en un estudio de la Física Nuclear como base para nuevas armas. Pero, como es de rigor, al final de la aventura sale de la hipnosis y no recuerda nada de la mística bomba atómica por él construida.

EL EXPERIMENTO FILADELFIA 2 (Philadelphia Experiment II, 1993)

En 1993, científicos militares americanos se arriesgan a repetir el desastroso Experimento Filadelfia, esta vez con un avión de guerra. Sin querer abren una puerta en el tiempo y la nave aterriza en 1943, en la Alemania Nazi. Los germanos capturan el avión, lo estudian y lo envían a atacar Washington. con las bombas atómicas que portaba. El Tercer Reich gana la guerra y el fascismo esclaviza a toda la humanidad. Pero será el joven David Herdeg, sobreviviente del Experimento Filadelfia original, el único que podrá rectificar esta aberración histórica y devolverle al mundo la Libertad.

Secuela de EL EXPERIMENTO FILADELFIA (1984), que replantea el tema de la paradoja temporal ya tocado en la película previa, aunque esta vez es a la inversa: ahora es un ingenio militar del presente (1993) el que viaja a la Segunda Guerra Mundial; ya no un "Destroyer" de 1943 sino un moderno avión supersónico cargado con bombas atómicas.

El mismo héroe de la primera película, un joven de 1943 que viajó en el tiempo a 1984, percibe el cambio de "realidad": de pronto, los nazis gobiernan América y al mundo. Todo gracias a esas bombas nucleares que cayeron en sus manos y les dieron la victoria. Solo él se podrá transportar en el tiempo al momento preciso e impedir que los alemanes lancen el avión atómico capturado para que destruya la capital de USA.

Como dato curioso, tras el exitoso ataque a Washington, los nazis NO poseen la bomba atómica después de ganar la guerra en 1943. El entusiasmado científico militar que captura el avión moderno y lo estudia apresuradamente, lo envía a América sin aguardar órdenes. y habiendo calculado mal el poder de la bomba nuclear, pues la explosión atómica también desintegra la nave junto con Washington. Hitler honró al sabio nazi como el héroe que le dio al Tercer Reich el arma de la victoria. para luego caer en desgracia ante su Führer, al verse imposibilitado de construir un nuevo avión similar o más bombas atómicas.

CAPITÁN SKY Y EL MUNDO DEL MAÑANA
(Sky Captain and the World of Tomorrow, 2004)

1939: varias ciudades del mundo comienzan ser atacadas y saqueadas por robots gigantes y raras máquinas voladoras de procedencia desconocida. En Nueva York, la reportera Polly descubre que detrás de estos ataques está el genio científico Totenkopf, quien prepara así la destrucción de nuestro mundo y la partida a su personal Mundo del Mañana. El único capaz de detener a este maligno sabio es el aviador mercenario conocido como el Capitán Sky.

Interesante film hecho enteramente en escenarios creados por computadora. Con un adecuado decorado "retro" y una música nostálgica, parece que viésemos realmente un viejo serial de aventuras rodado en 1939. El omnipresente Totenkopf (quien solo "aparece" al final de la aventura) parece ser un sabio que se ha adelantado a su tiempo en un siglo: ni siquiera hoy se podrían construir los alucinantes ingenios (varios imposibles) mostrados en la cinta.

Al parecer, este sabio no solo dominaba ya la Ingeniería Genética (la mitad del film sus robots se la pasan buscando dos embriones encapsulados de clones humanos), la Inteligencia Artificial (sus máquinas obviamente son inteligentes), la Robótica (ni siquiera en el siglo XXI se han podido crear androides como los mostrados), las "armas de rayos" (láser, sónicas y de plasma), los viajes espaciales (un gigantesco cohete llevará a Totenkopf a otro planeta donde él fundará el Mundo del Mañana), sino también la energía atómica.

Nunca se mencionan las palabras "nuclear" o "atómica", pero es claro que varios de los colosales ingenios contra los que lucha el Capitán Sky tienen esa fuente de poder. Se ve un gigantesco reactor de energía, y el enorme cohete que despega al Mundo del Mañana se mueve con una energía que provocará la incineración de nuestra atmósfera. un temor muy común entre los científicos que crearon la primera bomba atómica.

Hasta aquí, las ficciones sobre bombas atómicas anteriores a la segunda Gran Guerra. Si me he salteado alguna, por favor indíquenme cuál fue, pues estoy muy interesado en el tema.


Y ahora, antes de despedirme, unas reflexiones

¿Regresará alguna vez la amenaza nuclear? ¿Es posible una futura guerra con armas atómicas entre varias naciones? La respuesta es obviamente NO. Pero hay quienes opinan que, en algún futuro, un enemigo, distribuido internacionalmente, pueda apoderarse o fabricar bombas atómicas, con las cuales aterrorizar al mundo y demandar que se le ceda el poder absoluto.

Incluso si esto fuera posible (varios films fantásticos "post 11 de septiembre" lo han imaginado), un hipotético "chantaje nuclear" nunca se sentirá como la amenaza atómica de la Guerra Fría. Y no darían resultado películas de bombas atómicas pre-1945, donde se pretendiera aludir a organizaciones terroristas. se vería demasiado forzado.

Lo dicho, para las ficciones de hoy, el poder del átomo descubierto antes de Hiroshima solo es aventura, sin moralejas o advertencias. Simplemente, pura diversión. Una lástima.

Aunque ahora que lo pienso, Nostradamus predijo que en el futuro los pueblos musulmanes se unirían y se convertirían en una amenaza que. ¡Bah, que tontería! Olvídenlo, un film "atómico" con acción anterior a 1945, y con islámicos descubriendo la bomba nuclear, más suena a comedia. Una ridiculez.

¿O no?

Artículo relacionado: El Miedo Nuclear en el cine

Re: El cine y la bomba atómica antes de 1945

corea del norte e iran solo investigan el poder nuclear no solo para armas nucleares tambien usan el poder nuclear para fuente de energia, investigacion nuclear y para defenderse de los malditos americanos, o que acaso los americanos son los unicos con derecho a conoser esa tecnologia o ellos son mejores que el mundo! piensen en esto el 11 de septiembre un autoatentado por el petroleo!

Re: El cine y la bomba atómica antes de 1945

La amenaza nuclear es latente, pero no se ha eliminado. En 1995 Rusia estuvo a punto de apretar el botón porque una prueba de misil en Noruega (creo) se desvió hacia Rusia, pero afortunadamente se desvió en los últimos 30 segundos.

Ya no existe la tensión internacional, pero no si todos los sistemas de respuesta se han desactivado.

Re: El cine y la bomba atómica antes de 1945

bueno, todo se acaba cuando un pais desarrollado lanze una bomba nuclear contra EEUU, por cualquier motivo.
en este mundo globalizado, la guerra afectaría nos a todos.

Re: El cine y la bomba atómica antes de 1945

Aqui Predicador/Antiwahab.

Muy currado, aunque me ha llamado más la antención el otro articulo ¨El miedo nuclear en el cine¨, porque hablaba de peliculas que no conocia (aunque no fueran grandes superproduciones).

Y sobre la guerra nuclear en la realidad la verdad es que al ver lo de Corea del Norte o Irán uno se pregunta si no serán capaces de hacer alguna locura ( ¨esa¨ locura) sin importarle las consecuencias sobre su pueblo.

Facebook Comments Box

Etiquetas