Yo, Robot. Del texto al fotograma

Yo, Robot. Del texto al fotograma.
Comentario Doble.

por Dixon Moya

Yo, Robot es el nombre tanto de un libro como de una película. Íntimamente relacionadas en una operación marketinera, lo cierto es que las dos obras mantienen algunas coincidencias y también muchas diferencias.
Este análisis busca desentrañar la conexión entre ambas producciones.

YO, ROBOT (colección de historias cortas, 1950).

Este es el primer libro de relatos de Isaac Asimov (1920 – 1992), el primero de una lista interminable de textos ¿Tal vez quinientos? ¿Más? La verdad no he llevado la cuenta, pero su autor es el último de los hombres del Renacimiento, un humanista que escribió sobre todo lo divino y humano, libros de ciencia, historia, ensayo y ficción, un polígrafo insuperable.

Esta colección sin duda es un título clásico en la literatura de ciencia-ficción, no es una novela como piensan algunos, sino una serie de relatos entrelazados por la memoria de una envejecida Susan Calvin entrevistada por un inquisitivo periodista. Calvin es la famosa robopsicóloga quien desde muy joven se vinculó con el proyecto del Dr. Alfred Lanning (quien murió de viejo hasta donde sabemos), en la empresa U.S. Robots, por allá en el año 2002.

Asimov quizás el más científico de los escritores del género acierta en algo, la robótica (asociada con la informática y cibernética) es la temática que ha avanzado en la vida real de forma semejante a la prevista por estos profetas modernos y de la cual se esperan desarrollos insospechados en poco tiempo. Para la vista está "Asimo", un robot producido por una firma japonesa (ahí falló el profesor Isaac, debió llamar a su empresa ficticia "Japan Robots"). Este autómata que parece un niño con facha de astronauta, ya puede caminar como una persona, lo cual es un prodigio.

Lo más importante del libro es el planteamiento de las tres leyes robóticas: "1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes están en oposición con la primera ley. 3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no esté en conflicto con la primera o segunda ley". Estas leyes fundamentales, con la fuerza de los mandamientos sagrados, han sido incorporadas en los cerebros positrónicos de los robots.

El conjunto de relatos muestra el desarrollo técnico de los robots y las sensaciones que promueven en los seres humanos, desde la oposición de los sindicatos de obreros, hasta la dependencia emocional de una pequeña infante por su robot niñera. Se plantean problemas con las interpretaciones de las leyes básicas, los vacíos que pudieran presentarse en ciertas situaciones, lo cual induciría a que los robots no las cumplieran de manera exacta. Por ejemplo, en el relato titulado "Razón", se muestra a un robot en una estación especial que desarrolla un sentido lógico de existencia, dudando sobre la capacidad de los hombres para crearlo y finalmente formando un culto de adoración a un Dios mítico, un transformador de energía. En "Embustero", un robot que aplica muy bien la primera ley, inventa una serie de mentiras para no lastimar en sus sentimientos a los seres humanos a su alrededor, creando situaciones confusas y dolorosas, que él mismo no llega a asimilar, terminando en un callejón irracional, muy cercano a la demencia humana. En la historia "El robot perdido", se narra la producción de una nueva serie de robots, los NS-2, Nestors, con la primera ley modificada, por solicitud del gobierno, dejándola como "ningún robot debe dañar a un ser humano", pero obviando la inacción, lo que deja un amplio espectro para la agresión indirecta. Algunos de estos elementos, se tomaron en cuenta para la película filmada por Alex Proyas, la cual comentaremos más adelante.

Asimov define en este mismo libro, sus tres leyes como un compendio de los principios esenciales de los sistemas éticos de la humanidad, lo que llevaría a alguien a ser buena persona. Sin duda, uno de los temas que le preocuparían en sus textos sobre robots, sería este, hasta qué punto un robot como creación humana en últimas, puede llegar a convertirse o creerse en un hombre.

El autor en el texto, prevé un desarrollo de la carrera espacial paralelo al robótico, que como están las cosas hoy es totalmente asimétrico. Aunque, en afortunada casualidad, este año las escasas sonrisas de los astrónomos de la Nasa, las produjeron un par de robots, que todavía deben estar rodando por el pedregoso suelo de Marte.

El futuro de los robots, resulta ser una situación paradójica, se encuentra entre la esperanza y el temor. El mismo complejo del creador, que no sabe hasta dónde puede llegar su obra. Bueno, es posible que nuestros nietos averigüen las consecuencias, mientras tanto, nosotros seguiremos especulando.

 

YO, ROBOT (película, 2004).

La película dirigida por Alex Proyas (Dark City y The Crow), producida y protagonizada por Will Smith (quien tiene olfato para identificar las historias de ciencia-ficción que son taquilleras), se inspira indudablemente en el libro comentado antes, pero no es una versión fiel del mismo. Es más, diría que aparte del título, unos personajes secundarios, las tres leyes robóticas y algunos supuestos teóricos, no tiene nada en común. La historia es completamente independiente. Creo –a riesgo de equivocarme– que Asimov nunca contempló la opción de un robot asesino (aunque sí incluyó en algunas historias posteriores a un detective robot). Esto podría suscitar una discusión ética, sobre el aprovechamiento deshonesto de un título conocido para promover un producto distinto.

Es posible que haya algo de razón en ese planteamiento, sin duda el título "Yo, Robot", para los amantes del género es una marca registrada, que los especialistas en mercadeo saben valorar muy bien. Sin embargo, en este caso, desde el punto de vista artístico, tomo partido por el director y el guionista (Jeff Vintar), creo acertado que se apropiaran de algunos ingredientes originales, acondicionándolos en una narración más adecuada para el cine. Es posible, que intentar hacer una versión fiel del libro de Asimov, resultara más adecuada para una serie de televisión. En la pantalla grande, podría ser un camino arduo, largo y tal vez aburrido para el espectador, pues algunos episodios se refieren a retos más científicos que policíacos.

En este caso, es la clásica historia policíaca, una muerte presentada como suicidio pero que podría ser asesinato y quizás la punta de un iceberg más complejo. El prototipo del policía neurótico, solitario, anticuado, tecnofóbico, obsesionado con una teoría que nadie comparte, pero que termina convertida en aspecto clave de la historia. Los demás elementos clásicos, aliados (la científica que pasa de escéptica a incondicional, el jefe que a pesar de los demás sigue confiando en él), rivales (el egoísta y millonario empresario, el sistema social en el cual no encaja), personajes inciertos (un robot diferente a los demás, el científico muerto y sus claves encriptadas), el asesino que podría ser o no, uno de los anteriores (aquí no se lo diremos, en todo caso no hay mayordomo).

Se trata de una película en donde la ciencia-ficción es el decorado, la visión de una ciudad en donde no sólo habrá sobrepoblación humana sino robótica.

Aparte del desarrollo de robots, lo que más llama la atención es la de los automóviles (aquí adquiere verdadero sentido ese término, pues los vehículos son totalmente automáticos), así como el sistema de estacionamiento. El director se cuidó de plantear un mundo tecnificado pero no muy distante al actual.

Como historia policíaca resulta entretenida, juega muy bien con las propias dudas que Asimov se planteó (calificados en la película como los "fantasmas" de las leyes robóticas, el Dr. Lanning es una proyección del Dr. Asimov). Desde su particular visión, condimentada (o tal vez contaminada) por las exageradas pero emocionantes escenas de acción y algunos intentos (fallidos) humorísticos del personaje principal, resulta una buena producción.

La última escena deja grabada en la memoria, la imagen de una nueva especie por nacer, hecha con tuercas y tornillos, pero con alma humana.

Dixon Moya
Agosto de 2004

Ingenieros del Mundo anillo

No la conocen???

A que nadie se imagina el boom que crearia esta historia llevada al cine!!!!

de larry niven un escritor expectacular!

Re: Yo, Robot. Del texto al fotograma

Creo que he leido todas o casi todas las historias de asimov sobre robots. Solo en 2 un robot se combierte en algo "peligroso". en una de ellas ocurre el caso que tambien ocurre en la pelicula (cuando se esconde entre otros 1000 robots y no quiere identificarse.) al final ese robot tiene la intencion de ahogar a la doctora susan calvin pero la primera ley se lo impide.
en otra historia, un robot manifiesta su opinion sobre la superioridad de los robots y la imposivilidad de haber sido creados por los seres humanos.
En otro "sueños de robot" un robot sueña un sueño parecido al del robot princiipal de la pelicula, pero es automaticamente destruido pore Susan Calvin.
Pero en ningun momento un robot (y menos ahun una gran cantidad de ellos) se combierten en una amenaza directa para la humanidad. la primera ley les proibe textualmente hacer daño a un ser humano...la estupida escusa de dañar a los seres humanos malos para proteger a los buenos es tan absurda que me entraron ganas de reir...
Asimov hablo(mas bien escribio) sobre sus intenciones a la hora de desarrollar las novelas de robots, y siempre sostuvo que lo que queria evitar era el caer en el complejo Frankenstein(robots que se vuelben contra sus creadores)
en la pelicula hacen justo eso, ensalzar el complejo frankenstein hasta la enesima potencia, destruir el mundo creado por asimov...hacen lo que quieren, mezaclan distintas historias en un entorno poco propicio y crean una pelicula llena de propaganda y cliches absurdos... lamentable.
Respecto al comentario de Victor Avilan, no se de que historia hablas, pero la tonica general de las historias de asimov son totalmente opuestas a la historia de la pelicula(mismamente en la pelicula los robots son aceptados y amados por todos, en los libros solo pueden aspirar a trabajar en estaciones espaciales y en las terminales de USR porque son odiados y temidos por la humanidad)

Re: Yo, Robot. Del texto al fotograma

Muy copado y acertado el comentario y analisys de la peli y el libro. Ojala todos se tomaran la molestia de averiguar un poquito sobre lo que escriben.
Caba
PD: aguante Asimov, aguante Spider-Man

Re: Yo, Robot. Del texto al fotograma

"La última escena deja grabada en la memoria, la imagen de una nueva especie por nacer, hecha con tuercas y tornillos, pero con alma humana."

Les dejo esta inquitud:
"La diferencia entre un robot y un ser humano es la habilidad y perfecionismo de su creador".

Re: Yo, Robot. Del texto al fotograma

Lei la critica con emocion hasta que llegue al parrafo en el cual comenta que Asimov nunca contemplo un robot asesino y que el filme utiliza elementos policiacos con un detecgtive neurotico y tecnofobico. Esto me decepciono porque muestra que la persona que escribe connoce poco de los cuentos de Asimov. Aun nmo he visto el filme, pero le aeguro que hay un cuento de Asimov con esas caracteristicas y contenido (el cual busco en este momento en mi biblioteca).
Humildemente, deberia estar mejor indormado para lograr seguidores y levantar verdaderas polemicas enriquecedoras.
Gracias
Victor Avilan
Venezuela

Re: Yo, Robot. Del texto al fotograma

Hace mucho leí un cuento de Asimov donde un robot mata al presidente y lo suplanta sin violar ninguna ley de la robótica, aunque tengo la duda sobre si realmente es el robot quien lo mata, pero si estoy seguro que lo suplanta y tiene conocimiento del homicidio. No recuerdo el nombre del cuento.

Camilo

Mensaje al Sr. Avilan

Sr. Avilan, tal vez sea un conocedor de Asimov, pero deja mucho que desear la forma de escribir y de expresarse que tiene. Una persona que se supone que lee y tiene biblioteca debería ser más instruido.
Gracias!
A.E.A.M.N.A

Re: Yo, Robot. Del texto al fotograma

Solo quiero recomendarle a Victor ver primero la pelìcula, documentarse y despues de estar mejor documentado como èl mismo sugiere si enviar su comentario
Carmen

Re: Yo, Robot. Del texto al fotograma

Estimado Victor, tienes algo de razon, existe tal cuento, donde por error, un robot no tenia las 3 leyes, Susan Calvin logra descubrirlo usando la logica, al presentarle diversos problemas eticos.

Pero es UN cuento, de un universo de varios cientos!!! tu critica es muy injusta, concuerdo con que los robot del profesor NO son asesinos. Incluso Giskard al crear la ley 0, tiene que desactivarse, ya que no resiste el sobrepasar la primera ley.

Por otra parte, creo que el profesor se ha de haber revolcado en tumba con la peli, que si bien no es tan mala, no tiene que ver en nada con sus escritos.

Por ultimo, la escena donde sale el robot-mesias, la encontre de lo peor, una copia barata a todo el rollo de matrix, que ya era bastante infumable.

Saludos

no comentais lo de la publicidad en la pelicula

la pelicula me gusto bastante,pero lo que me parece bastante desagradable,es la publicidad "encubierta" de las converse,cuando smith se pone las converse y dice que son cosecha del 2004?,vamos mas publicidad imposible,y luego como no tenemos el auí.si muy bien,ok,pero es que es tambien publicidad,aparte,que me parece que ellos han financiado bastante la pelicula,como digo,yo robot,es muy divertido entretinimiento,pero con publicidad a saco.

Facebook Comments Box

Etiquetas

Search