Alcide Nikopol de Enki Bilal

Grandes personajes del Cómic
Alcide Nikopol de Enki Bilal. 1ra. Parte

por Jotar

Alcide Nikopol, personaje de ficción creado por el dibujante yugoslavo Enki Bilal, hizo su aparición en el cómic de ciencia-ficción "La Feria de los Inmortales" (1980), ambientado en una Paris postnuclear del año 2023, teñida de sangre, políticos corruptos y dioses egipcios. Una biografía exhaustiva sobre este personaje olvidado o desconocido para la mayoría. Personaje que tendrá su revival de la mano del propio Bilal como director de cine. El 2004 marcaría la llegada de la adaptación cinematográfica de la saga de Nikopol.

"Ahuyentado por un horizonte azul sangriento, el sol no avanza y la jornada se vuelve perpetua." (Enki Bilal, Sangre Azul,1994)

Empezar con mala pata

Antes que nada habrá que situarse en un tiempo ficticio que ya sucedió para nosotros pero, desde el punto de vista del autor en 1980, es el futuro.

París, Francia. Corre 1993 y Alcide Nikopol, prometido de Clementine Morganidon, es encontrado culpable por el cargo de desertor. Un tribunal militar de justicia lo sentencia a ser expelido al espacio en estado de hibernación por los próximos veinte años. Y el cómic ni siquiera ha empezado. Hablamos de "La Feria de los Inmortales", escrito y dibujado por Enki Bilal en 1980, cuando aún el Muro de Berlín no había caído y la Guerra Fría entre el este y el oeste estaba en su apogeo. Pero volvamos a Nikopol…

París, treinta años y dos guerras nucleares después. Es el 2 de marzo del año 2023 y un objeto no identificado en el cielo de la ciudad es atacado por los cazas de la milicia aérea del gobierno fascista del dictador Jean-Ferdinand Choublanc. El sistema de expulsión automática arroja al vacío una cápsula que pende de un endeble paracaídas por sobre la ciudad. En la cápsula, a –18º de temperatura se encuentra el pobre Nikopol, aún congelado. La fachada de un edificio de tres pisos recibe el impacto de la cápsula, la cual se abre en dos partes. El cuerpo de Nikopol se desploma desde esa altura hacia la calle. El golpe quiebra en seco, de la rodilla hacia abajo, la pierna derecha de Nikopol.

Mal momento para caer en esta París del 2023. Francia ya no es Francia. París misma conforma una ciudad estado dividida en dos castas. En una, la elite, la milicia y los políticos se reparten el poder y la riqueza. Los masculinos dirigentes detentan el mando y las mujeres, apenas 25.000, son meras criaturas reproductoras, encerradas en el fatídico "centro de salud" San Salvador. La otra cara de París es la de los pobres y hacinados. Un conjunto de paupérrimas criaturas, algunas de ellas alienígenas, otras seres humanos afectados por mutaciones, todas ellas sumidas en la mugre, el temor a la milicia y la ignorancia.

Dos hechos importantes destacan al momento de los hechos. Por un lado, el enrarecido clima político: Se acercan la elecciones y Jean-Ferdinand Choublanc usa sus influencias para ser reelegido mientras se defiende de los complots que se trazan a sus espaldas. Por otro lado, una extraña nave con forma de pirámide sobrevuela el astropuerto de la ciudad exigiendo carburante para proseguir su camino. Las reservas de carburante orgánico (derivado del petróleo) son una de las riquezas más atesoradas por la ciudad.

La extraña nave –que alguna vez estuviese en la Tierra hace miles de años, sin duda creando la civilización egipcia basada en su imagen– lleva como pasajeros a alienígenas inmortales entre los que se cuentan Anubis, humanoide con cabeza de chacal, Bastet, cabeza de gata, y toda la corte de seres que inspiraran la mitología de la hoy extinta cultura. La tecnología de la nave-pirámide es bastante arcaica y necesita el carburante orgánico para seguir su misterioso curso. Han habido comunicaciones previas entre estos "dioses" y el orgulloso Choublanc, quien no desea ceder ni una gota, excepto que a cambio le concedan la inmortalidad.

Pero las acciones no serán detentadas por estos jugadores. Horus, el "dios" con cabeza de halcón, el rebelde de su grupo, se topa accidentalmente con el cuerpo de Nikopol y mediante sus cuidados y una cirugía láser improvisada, lo pone en condiciones, pierna derecha de hierro incluida, parte de un riel del abandonado subterráneo de París. Horus desea rebelarse contra sus compañeros inmortales y para ello se introduce en la mente de Nikopol, guiándolo como un peón en un complicado tablero de ajedrez.

Pobre Alcide Nikopol, él sí que es un tipo sufrido, atribulado por el régimen fascista reinante y poseído por quien se autodenomina el dios Horus de Hierakonópolis. Sus penas no serán menores al enterarse que su amada Clementine yace desde hace dos años en un ex-supermercado de las barriadas pobres, devenido en cementerio. Antes de partir a su exilio forzoso, Nikopol dejaría embarazada a Clementine sin saberlo. Hoy, treinta años después, tiene un hijo de su misma edad y con su mismo nombre. Pero a Horus no le importan los duelos ni los pesares humanos y Nikopol es guiado hacia la elite donde logra infiltrarse suplantando a un soldado de la milicia.

De desertor a gobernador

Bilal sitúa a Alcide Nikopol en un mundo decadente y a la vez muy personal. "Es una historia política." Dice Bilal, "Hay referencias al Nazismo y al Fascismo, al tiempo de los dictadores de la década del treinta y del cuarenta. Transcurre en el futuro, pero es acerca del presente así como también del pasado. Se sitúa en París, pero podría ser cualquier ciudad del mundo." La revolucionaria visión del autor lo lleva a observar con desprecio, a través de Nikopol, la deformación futurista del mundo que lo rodeaba a principios de los 80´s. A todo esto, la historia de Nikopol no se detiene…

Los Obuses Rojos de Bratislava son un equipo checosoviético de hockey sobre hielo. Enfrentan en la misma noche del 3 de marzo al equipo local, Las Flechas Negras de París. Las tácticas de Horus son simples y extremas. Con el poder de la mirada –a través de los ojos de Nikopol– es capaz de fulminar a cualquiera. Lo hizo con el miliciano, lo hace con un enmascarado jugador de los Obuses. Así Horus/Nikopol logra escurrirse dentro del conjunto extranjero.

El Gobernador Choublanc espera con ansias la victoria de su equipo como símbolo del poder Choublanquista (en clara analogía con el término "chauvinista") sobre las políticas foráneas. Pero Nikopol, imbuido de la fuerza sobrenatural de Horus, se las apaña para llevar a los Obuses Rojos al triunfo. La jugada no termina allí. Micrófono en mano, Nikopol anuncia que desea asilo político en París. Recordemos que en este mundo futurista el bloque oriental europeo aún permanece bajo las alas del comunismo. Choublanc aprovecha la ocasión para pavonearse de su régimen y convoca una rueda de prensa, invitando a Nikopol.

Horus toma el control de la mente de Choublanc frente a las cámaras, haciéndolo dimitir de su cargo a favor de un nuevo candidato: Alcide Nikopol. Por supuesto, sectores del poder no están de acuerdo y tratan de liquidar posteriormente a Nikopol. Entre los poderosos que no desean a un advenedizo en la cúspide se encuentra Aurelien Burnoldz-Mortier, quien, dueño de un gato telépata blanco y verde a rayas, llamado Gogol de Algol, se presenta como uno de los candidatos opositores.

Nikopol y Burnoldz-Mortier se presentan en la catedral de Notre Damme para obtener la bendición del papa local Theodule 1º como candidatos oficiales de las inminentes elecciones. Luego de la accidentada velada donde Theodule se desploma desde ocho metros de altura en un episodio por demás ridículo, el impaciente Horus abandona el cuerpo de Nikopol para dar cuenta personalmente de sus opositores a las urnas. En este preciso momento un ser de punzantes apéndices y aspecto repulsivo ingresa por el balcón del hotel donde se aloja Nikopol. Con sigilo y por la espalda, mientras nuestro sufrido Alcide recita poesía, le atraviesa el corazón dándole muerte.

El asesino ha sido enviado por Gogol de Algol, el temido terrorista felino, mercenario a las órdenes de Burnoldtz. A su regreso, Horus descubre que sus compañeros inmortales le aguardan en la habitación. Nikopol está sentado en la cama. Ha sido resucitado por los otros inmortales, aunque desvaría y no hace otra cosa que repetir poemas de Baudelaire. La dictadura se acaba y Alcide Nikopol es elegido por los detractores del régimen Gobernador de París en condición de único candidato.

Sin embargo queda el problemita de su insanidad. Simple y providencial solución: Un tipo de igual aspecto a Nikopol se presenta a los gritos exigiendo ver a su doble… desconociendo que se trata de su padre. Será entonces Alcide Nikopol hijo (Niko) quien asuma el poder. Las mujeres son liberadas del centro de detención reproductivo y la pirámide se retira de la Tierra, llevándose a Horus. El dios es sentenciado a quedar prisionero dentro de la misma piedra caliza de la nave por unas siete fracciones de eternidad –vaya uno, insignificante mortal, a saber cuánto es esto. Así deciden entonces Anubis y Bastet su destino, mientras que Nikopol termina en un asilo mental, gracias a Enki Bilal, su creador.

El padre de la criatura

Bilal, yugoslavo de nacimiento, francés por adopción, dibujante y cineasta, de madre checoslovaca y padre yugoslavo. Ante la curiosidad de la prensa sobre su origen serbio, croata o musulmán, Bilal responde, "Esa pregunta sólo tiene sentido para algunos periodistas. Y también para los mismos fundamentalistas." Nacido un 7 de octubre de 1951 en Belgrado, la ex-capital de la ex-Yugoslavia, sólo vive en su país natal hasta 1960, cuando emigra a París. Estudia fugazmente bellas artes pero pronto y gracias a la influencia del dibujante René Goscinny –ilustrador de "Asterix"– se pasa al mundo de los cómics a los 14 años.

En 1972 publica su primera obra, "El Tazón Maldito" (Le Bol Maudit) como resultado de un concurso organizado por la revista francesa de actualidad Pilote. Colabora activamente para la misma junto a diversos artistas que marcan su estilo, como Jean Giraud (Moebius), por ejemplo. Desde 1975 y hasta 1983, junto al guionista Pierre Christin, realiza un serie de cinco álbumes de corte fantástico-político. Es allí cuando decide dar el gran salto escribiendo y dibujando "La Feria de los Inmortales", su primer cómic "largo", publicado por Pilote en 1980. En el resto del mundo diversas revistas adultas de corte progresista se encargan de difundirlo.

Si bien de niño ya había sido cautivado por el mundo del cine, es recién en 1982 que colabora con el director Alan Resnais en la concepción de decorados para "La Vida es una Novela". En el 85 incursiona nuevamente junto al director Jean-Jacques Annaud en la ambientación de "El Nombre de la Rosa". Alternando con su nueva afición, en 1986 dibuja la continuación de la saga de Nikopol, "La Mujer Trampa". En 1989 Bilal dirige su propio proyecto cinematográfico: "Bunker Palace Hotel". Un film oscuro y personal del cual hará luego referencia en la tercera parte de la historia de Nikopol, el cómic de 1992, "Frío Ecuador". Vuelve al cine en 1997 con "Thyko Moon", otro thriller de ciencia-ficción aplastado por la crítica. En el 99 Bilal incursiona una vez más en el cómic con "El Sueño del Monstruo", un relato futurista y melancólico sobre los problemas balcánicos que destrozaron su país natal. Su secuela, "32 de Diciembre" sale a luz durante el 2001. Finalmente en el 2004, con su tercer largometraje, aborda la vida de Alcide Nikopol en la aún inédita "Immortel Ad Vitam".

En la segunda parte de este informe

Seguiremos la biografía de Nikopol a través de "La Mujer Trampa" y "Frío Ecuador", las otras dos obras del cómic –que junto a "La Feria de los Inmortales"– completan la Trilogía. La historia tras "Sangre Azul", el libro recopilatorio de bocetos, óleos y citas acerca del ecléctico grupo formado alrededor de Nikopol. Hablaremos también sobre "Immortel Ad Vitam", el film que combina actores de carne y hueso con tecnología digital. Adaptada y dirigida por el mismo Bilal.

¿Alcide Nikopol se recuperará de su locura baudelaireana o seguirá sumido en turbios pensamientos mientras este tumultuoso futuro le pasa por delante? ¿Quién será Jill Bioskop? ¿Una misteriosa mujer de cutis pálido y cabellos azules que dice poder enviar notas periodísticas hacia el pasado? ¿Gogol el gato telépata y Nikopol juntos? No dejen de sintonizar la segunda parte, cuando en el año 2025 se produzca la vuelta de nuestro sufrido protagonista.

Esta historia continuará…

Ir a la segunda parte del informe

Jotar,

Abril de 2004

Nikopol en cómics, libros gráficos y cine:

La Feria de los Inmortales

, 1980, "La Foire Aux Inmortels", cómic 62 páginas a color.
La Mujer Trampa
, 1986, "Le Femme Piege", cómic 54 páginas a color.
Frío Ecuador
, 1992, "Froid Équateur", cómic 54 páginas a color.
Sangre Azul
, 1994, "Bleu Sang", libro 56 páginas a color y en sepia.
Immortel, Ad Vitam
, 2004, producción cinematográfica francesa escrita y dirigida por Enki Bilal

Re: Alcide Nikopol de Enki Bilal

Recuerdoque en la lejanísima primavera del '83, con los Choublanc argentinos yéndose, la añorada revista Humo(r) sacó unos fascículos con "La feria de los inmortales". Yo tenía 15 años y me voló la cabeza. Y por si fuera poco, me sirvió d epuetne para conocer a Baudelaire, a quien el pobre Nikopol recita. Nunca me olvido de él caminando por el hospicio (donde también terminó Choublanc) diciendo "Oh Satán , apiádate de mis penurias".

Re: Alcide Nikopol de Enki Bilal

A mi me quedo grabado el partido de hokey.
Era mas ultraviolento aun que Rollerball, que bueno que estaba...

Re: Alcide Nikopol de Enki Bilal

Ah por cierto: el Anónimo anterior soy yo, Pablo de Mardel, para que no anden diciendo que tiro la piedra y escondo la mano, como Cervantes.

Sin Choublancs la anonimidad se vuelve innecesaria

Estimado Pablo de Mardel,

Yo tenía 10 años cuando lo ví en la revista Humor que compraban mis padres (revista de humor y sátira política Argentina, para aquellos que deseen saber, que sobrevivió con decoro a los años de plomo de la última dictadura militar 76-83).

A mi también me voló la cabeza... Debieron pasar 20 años para que retornara a su sitio y pudiera escribir sobre esto.

No sólo promovió mi entrada a los cómics para adultos sino que me hizo cambiar mi estilo ilustrativo de unos monigotes al estilo logotipo de The Saint (Me refiero a la serie El Santo, y su característico hombrecillo básico de cabeza aureolada, tronco, piernas y brazos, todo en un trazo) a mis intentos primarios de dibujar anatomía humana.

Debo decir que esta obra me terminó de definir como historietista para años venideros.

Sin duda es una obra fundamental para la generación que mordió los 30.

Saludos desde Baires,
Jotar

Re: Alcide Nikopol de Enki Bilal

Excelente artículo sobre una excelente historieta. Recuerdo que la encontré de casualidad en un kiosco en Corrientes y Callao y me voló el coco.
Gracias

Re: Alcide Nikopol de Enki Bilal

La conseguiste?
Yo habia guardado los fasciculos que salian en la revista Humor, pero los perdi, me quiero matar....
Ahora vos decis que la conseguiste en un kiosko, voy a buscarla, ojala la encuentre!

Dónde buscar

Estimado AL,

Es mucho más probable que encuentres los libros de Nikopol, empezando por La Feria de los Inmortales, en el circuito de cómics de la calle Corrientes, en Buenos Aires, Capital.

Esto es: "Meridiana", Paraná y Corrientes (por Paraná); "Camelot", Corrientes y Uruguay, (por Corrientes), y "Club del Cómic", Rodríguez Peña y Corrientes, (por R. Peña)

Suerte con la búsqueda.
Jotar

Como ya dije...

Somos dos, Mostro.

Facebook Comments Box

Etiquetas

Search