CRÍTICA: Señales (Signs) de M. Night Shyamalan

"¡Dame una señal!" La última plegaria visual de Shyamalan

por Jotar

Señales (Signs) es la nueva película de M. Night Shyamalan, el mismo de El Sexto Sentido, la cual viene precedida de una espesa polémica: ¿Obra maestra o bodrio soporífero?
Esta crítica aporta otro punto de vista sobre esta película protagonizada por Mel Gibson.

La última película de M. Night Shyamalan –director de origen hindú del Sexto Sentido (The Sixth Sense), y El Protegido (Unbreakable)- está actualmente en la picota. Se trata de Señales (Signs), su aventura narrativa más oscura a la fecha. Tanto alabanzas como maldiciones se escuchan cuando los títulos ganan la pantalla y las luces se encienden nuevamente.

"Es malísima" dicen muchos convencidos de ser dioses, jueces y críticos de cine, todo en uno. Otros opinan sobre la sutil visión del director que trocó éxito comercial de hace dos temporadas, con Bruce Willis haciendo el muertito, por una versión inusual de la clásica película de extraterrestres. Ahora el actor convocado es un maduro –y bien por ello- Mel Gibson, en el papel de un reverendo protestante que ha perdido su fe en Dios. El trailer de la película nos promete una especie de film a lo "Encuentros Cercanos del Tercer Tipo", nada está más alejado de la realidad filmada.

Si bien la elección del trailer es completamente desafortunada y refleja con tristeza la estrategia cruda de una empresa que no escapa a los rigores económicos de los tiempos actuales, es cierto que lo que se intuye antes de entrar a la sala es bien diferente del mensaje del director. El tema de los extraterrestres y las señales en los sembradíos es meramente el trasfondo para contar una historia simple, sobrecogedora y asfixiante sobre la pérdida de la fe en algo superior al ser humano por parte de un decepcionado hombre de religión. Su esposa ha muerto trágicamente en circunstancias un tanto extraordinarias, como si de una burla del todopoderoso se tratase. Esto deja al viudo Mel más que impactado y sus creencias se transforman en polvo. Sus dos pequeños hijos, niño y niña de 9 y 6 años, quedan huérfanos de madre y toda la responsabilidad del hogar sobre sus hombros contribuyen a quitarle el optimismo y la esperanza que otrora lo acompañaron. En el papel de su hermano fracasado encontramos a un excelente Joaquin Phoenix (Todo Por Un Sueño, Gladiador), un ex-jugador de béisbol amateur devenido en tío solterón que comparte las tareas de la granja y la crianza de los pequeños.

El motor que lleva sus vidas a cambiar se manifiesta, al principio, en forma de extrañas marcas en los sembradíos de su propiedad. Un laberinto de espigas y matorrales sofocantes devuelven de pronto una visión perfecta, imposible de ser productos de una broma: unos círculos y líneas impresas sobre el cultivo, los tallos doblados, sin quebrarse, en forma circular y aplastados sobre el terreno. Los animales comienzan a comportarse en forma extraña y las autoridades pueblerinas locales no saben a qué atribuir estos misterios. Ruidos nocturnos de pisadas en el tejado comienzan a alarmar a esta simple y sufrida gente más allá de lo que están dispuestos a soportar. Develar más de la trama sería una falta de respeto.

El ritmo narrativo es cadencioso, sumerge al espectador en un estado de credulidad supersticiosa, casi un misterio visto con ojos de infante, y conforme avanza el film, las aterradoras verdades que se suceden pueden tanto provocar asombro y ahogo –es el caso de quien suscribe- o hilaridad nerviosa en muchos otros. Está psicológicamente comprobado que el ser humano, acompañado, en masa, tiende a exteriorizar disgusto o miedo en forma de risa, que es su forma natural de descomprimir una situación en extremo tensa.

Hay un excelente trabajo de fotografía en la película que muestra con criterio y con cuentagotas la información visual, que el director nos da, para que podamos digerirla muy lentamente y de esta manera introducirnos en el ritmo del film. La casa en medio de la nada, los campos de maíz, la soledad rural, cumplen el papel de verdaderos personajes con peso y propósito en la obra. La resolución circular de la trama es otro de los recursos que Shyamalan sabe aprovechar sin repetirse en los contenidos. El recurso de apelar al pasado para desenmarañar un presente nublado es su técnica favorita. Una cosa es segura: A este hombre le preocupa muchísimo en qué cree el ser humano. Sus tres films han danzado en torno a la hoguera de los miedos y las supersticiones de la sociedad, buscando nuevas aproximaciones y distintos puntos de vista sobre la misma.

Cabe acompañar estos comentarios con una advertencia para los futuros espectadores que aún no hayan asistido a la película. No esperen encontrar una película de ciencia-ficción del "género". Se trata de un sobresaliente film, basado en un trabajo de caracteres y personalidades puestas a prueba. Las fluctuaciones de los ideales de seres humanos comunes y corrientes. Recordemos que desde El Protegido, su anterior largometraje, Shyamalan empezaba a mostrar esta faceta críptica que ahora se manifiesta en todo su valor. A mucha gente le pareció inaccesible dicha película, extensa, soporífera. No es esa mi opinión, por supuesto. Cual músico que se encierra en su estudio a experimentar con los sonidos, el director nos brinda una visión más que controversial enmascarada como película de suspenso. En fin, cuando hayan visto Señales ustedes serán jueces, dioses y críticos de cine, en ese orden, y podremos encontrarnos en el lobby del Olimpo para debatir o discutir coincidencias y discrepancias.

Jotar, 26-08-02

FICHA TÉCNICA

Señales [Signs]
EEUU, 2002
Inglés, color, 106m.
Direccion: Manoj Night Shyamalan.
Interpretes: Mel Gibson (Graham Hess), Joaquin Phoenix (Merrill Hess), Rory Culkin (Morgan Hess), Abigail Breslin (Bo Hess), Cherry Jones (Oficial Paski), M. Night Shyamalan (Ray Reddy), Patricia Kalember (Colleen Hess), Ted Sutton (SFC Cunningham), Merritt Wever (Tracey Abernathy), y otros.
Guion: M.Night Shyamalan.
Música: James Newton Howard.
Fotografía: Tak Fujimoto.
Montaje: Barbara Tulliver.
Sonido: Tod A. Maitland.
Efectos especiales: Steve Cremin, Andrew Mortelliti, John Stifanich (Industrial Light & Magic).
Efectos visuales: Jeff Olson, Lisa Todd, Eric Brevig, y otros.
Cast: Douglas Aibel.
Diseño de producción: Larry Fulton.
Dirección artística: Keith P. Cunningham.
Decorados: Douglas A. Mowat.
Vestuario: Ann Roth.
Produccion ejecutiva: Kathleen Kennedy.
Producción: Frank Marshall, Sam Mercer, M. Night Shyamalan.
Compañías productoras: Blinding Edge Pictures, Touchstone Pictures.
Distribución en la Argentina: Buena Vista Internacional.
Estreno en Buenos Aires: 15 de agosto de 2002.
Calificación: PM13.
Fotos cortesía de Buena Vista Internacional.

Otra opinión sobre esta película: http://www.quintadimension.com/modules.php?name=News&file=article&sid=165

Re: CRÍTICA: Señales (Signs) de M. Night Shyamalan

me parece que la pelicula si es excelente al ver como seres de otro planeta tratan de invadir el nuestro..
no entiendo por que dicen que es una mierda..
podra ser ciencia ficcion pero es muy relacionada con la vida real.. piensen bien antes de contestar...

Re: CRÍTICA: Señales (Signs) de M. Night Shyamalan

a mi me gusto mucho , creo que este director esta en la mira de marcar una nueva impronta en el cine de hollywood. la verdad le doy 8 puntos, mas no por el extraterrestre..pero me gusto

Facebook Comments Box

Etiquetas