Bienvenido a QuintaDimension.com

QuintaDimension.com ciencia ficcion, terror y fantasia

| Cine | TV | Cómics | Literatura | Manga y Animé | Juegos | Ciencia | Entrevistas| Ciencia Ficción | Terror | Fantasía |
| Inicio | Noticias | Foros de Discusión | Regístrate | Correo | Zona Crítica | Buscador Caronte |

Indice
· Página principal


Contenido:
 · Buscar
 · Archivo histórico de Artículos
 · Archivo de Noticias
 · Secciones
 · Noticias
 · Topicos

Contacto:
 · Correo
 · Recomiendanos

Comunidad:
 · Foros de discusión
 · Mensajes Privados
 · Tu Cuenta

Varios:
 · Top 10
 · Enlaces
 · FAQ
Noticias
Últimas noticias
El martes 13 se estrena online Daemonium (2152)
Llega Animate 11, en Buenos Aires (2144)
La anatomía de Star Wars en Bogotá (2115)
Volvió el autocine a México (2598)
Tercera Edición del Festival Horrorvision (2125)
Se estrena Lo Siniestro, de Sergio Mazurek (2176)
Zona Crítica

Novedades en ZonaCrítica

  • Day of the Dead
    (Day of the Dead)
  • Superman II, Richard Donner Cut's
    (Superman II, Richard Donner Cut's)
  • Superman – Agente Secreto
    (Superman – Secret Agent)
  • Pies de barro
    (Feet of clay)
  • El Resplandor
    (The Shining)
  • Los Cuatro Fantásticos y Silver Surfer
    (Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer)
  • Fantasía: El gran Pez, de Tim Burton
    Publicado el Lunes 08 de marzo de 2004

    Cine Publicado por Jotar

    El Gran Pez
    ¿Un Romance Fantástico o una Fantasía Romántica?

    por Jotar

    Tim Burton vuelve con El Gran Pez (Big Fish) a su faceta más personal, en la línea de Edward Scissorhands , The Nightmare Before Christmas, Ed Wood y Sleepy Hollow.


    ¿Nunca se ha preguntado, amigo lector, si el mundo es muy grande o es que nosotros, sus habitantes, somos demasiado pequeños? Esta dualidad entre lo que se relata y lo que realmente acontece se ve encarnada de una manera sublime en la última genialidad del excéntrico y ya mítico director Tim Burton. Su última película, El Gran Pez (Big Fish), transita de una manera perdurable este camino. O quizá lo hace de una manera vívidamente borrosa, como un sueño que jamás creció y se acurrucó en la infancia del subconsciente.

    Bienvenidos al circo de la mente

    Damas y caballeros, niños y niñas, y por que no, abuelos y abuelas… Bienvenidos todos al maravilloso mundo de Tim Burton. Un mundo de sueños y duermevelas. Con árboles susurrantes de ramas como dedos, que se extienden tratando de alcanzar la luna. De gatos y bosques neblinosos, gente extraña con corazón de oro, y damiselas ensoñadoras que extirparían el alma en medio de un embrujo febril.

    El director es un gran narrador de historias. No importa qué clase de historias sean éstas, pero sin dudas nos encontramos ante él mismo, en su faceta más pura, con producciones personales al estilo de El Joven Manos de Tijera (Edward Scissorhands) (1990), El Extraño Mundo de Jack (The Nightmare Before Christmas) (1993), Ed Wood (1994), y más recientemente La Leyenda del Jinete sin Cabeza (Sleepy Hollow) (1999).

    Este es el caso de El Gran Pez. Una fantasía romántica –o bien pudiese considerarse su opuesto, como lo sugiere el título– en la cual destacan grandes actores como Albert Finney, Jessica Lange, Danny DeVito, Helena Bonham-Carter, Steve Buscemi y –ya a estas alturas se merece un espacio del panteón– el bueno de Ewan McGregor en el protagónico. Se trata, a grandes trazos, de la historia de Edward Bloom, un viajante de Alabama y de su ecléctica vida. Pero debemos entender que se trata de la historia que este cuenta-cuentos le relata a su hijo y que en cada verdad habrá grandes cantidades de ficción. Y que, por otra parte, el alma de esa ficción estará compuesta por verdades indiscutibles.

    Entendiendo a un padre

    William Bloom, el hijo de Edward, es un joven que está a punto de ser padre y que se ha distanciado de su progenitor. Las razones aparentes, falta de comunicación. La razón verdadera, nunca se puede entender bien a un padre sino es con el correr de los años propios. El ciclo va más o menos así: Cuando uno es un niño, todo, absolutamente todo, es la más rotunda de las verdades si sale de la boca de nuestro padre. Ni siquiera son cuestionables esas historias que la mente racional llamaría fantasías.

    Cuando pasan los años y uno es joven, el centro del universo rota trágicamente y el padre deja de ser "interesante" para pasar a ser una figura caprichosa que no entiende lo que realmente queremos, aunque ni siquiera nosotros sepamos qué sea eso.

    Sólo con el paso de los años justicieros, que todo dejan atrás en una sucesión de imágenes estroboscópicas de las que sólo sobreviven los logros, las pasiones y las deudas pendientes, es sólo allí que uno vislumbra el circuito completo y su significado.

    Edward Bloom está muriendo y así William, su único hijo, se reencuentra con él para conocer al verdadero hombre que fue su padre, no el hombre de las floreadas historias que apenas atisbó mientras crecía. ¿Pero qué es la vida sino una contraposición de historias que valen la pena ser contadas? ¿Acaso no sería mejor que cada historia fuese contada de manera que la realidad y la ficción quedaran al libre albedrío del oyente?

    En el día de nacimiento de William Bloom, Edward Bloom estaba tratando de pescar al más inmenso pez carpa que todo el sur hubiese contemplado jamás, usando su anillo de oro de matrimonio como lujuriosa carnada, pues se trataba de un pez hembra después de todo. Esta es sólo la punta del iceberg de la historia, y recordemos que cuando vemos un iceberg, sólo vemos el 10 % de su aspecto, metáfora que extraigo a sabiendas del mismo film.

    Si William Bloom conseguirá sacarle a su cabezadura padre la historia real detrás de la ficción, o si él mismo sucumbirá ante la fantasía arrolladora que avanza entrelazada, es algo que ustedes lectores deberán averiguar en la oscuridad de la sala frente a la pantalla.

    Una travesía romántica, una búsqueda incesante del amor de Sandra Templeton, quien estará destinada a ser su esposa. Un despliegue onírico de ribetes circenses, eso es El Gran Pez. La historia de un hombre que no ha hecho otra cosa en toda su vida que vivir de la mejor manera posible, contando la historia de lo que realmente le sucedió… pero a través del lenguaje que le dictaba su fantástica creatividad.

    Un reparto de grandes peces

    Ewan McGregor, el actor escocés que surgiera a la fama con Trainspotting, es quien encarna a Edward Bloom en su juventud, con acento sureño –un tanto extraño- pero sureño al fin. Su trabajo es ejemplar, transmitiendo a la perfección el optimismo propio de su relato policromo. Albert Finney, por su parte, (el jefe de Erin Brockovich en la película homónima con Julia Roberts), compone al Edward viejo. Un viejo Edward que no ha perdido su pasión por contar una y otra vez las mismas coloreadas aventuras de su juventud.

    Jessica Lange, (has recorrido un largo camino desde la palma de la mano de King Kong, Jessica) es la encargada de representar al maduro amor de Edward Bloom, una madre que quiere ver a su hijo (el actor Billy Crudup) y a su esposo entendiéndose como ellos lo han hecho toda una vida. En su juventud, la no muy conocida Alison Lohman es quien se hace cargo del rol, increíblemente parecida a Lange, tanto que podría ser su hija o ella misma de joven –en un pase mágico de Tim Burton.

    Luego encontramos a viejos buenos actores, amigos de Tim, e íntimos, tal el caso de Helena Bonham-Carter, quien desde que se desempeñara como la sugestiva mona en la remake de El Planeta de los Simios, a sabido capitalizar su relación con el director hasta llevarla a un nivel conyugal. En la película, Bonham-Carter es parte de la imaginación de Bloom, transfigurándose por igual en una vieja bruja con un ojo de vidrio –dónde uno puede ver reflejada su propia muerte– o en una taciturna maestra de piano, rodeada de gatos, en una cabaña a punto de desplomarse.

    De estos viejos amigos de Burton juega otro papel fundamental el señor Danny DeVito, quien compone al magnánimo director de circo Amos Callaway. Este singular dictador de corazón blando pone a Bloom a realizar las más complicadas, imposibles y hasta desagradables labores bajo su carpa, con la promesa de revelarle información –que sólo él parece conocer– acerca de dónde y cómo hallar a la bella Sandra, su futura alma gemela.

    La miríada de personajes se completa con desconocidos gigantes, segundones simpáticos y el carismático Steve Buscemi (el famoso Mr. Pink en Perros de la Calle de Tarantino, aquel asesino de pulcro traje negro que no quería ser el señor rosado ni pagar propinas en los bares). Todos ellos convertidos en personajes extravagantes descolgados del siempre inquieto subconsciente de Tim Burton.

    En definitiva, El Gran Pez (Big Fish) es como esos señores interesantes, ya entrados en años, que pueden a uno tenerlo hipnotizado escuchando sus historias hasta el fin de los días. Una aventura apasionada a través de un mundo que mezcla el ensueño con la realidad. Una epopeya romántica donde no falta la lágrima esquiva que desea salir en cascada, no por gracia de golpes bajos, sino de pura emoción.

    Jotar,
    Febrero de 2004

    Enviado el Lunes 08 de marzo de 2004 por Redaccion
     
    Enlaces Relacionados
    · Más Acerca de Cine
    · Más artículos de Jotar


    Artículo más leído sobre Cine:
    El extraño mundo de Zé do Caixão

    Votos del Artículo
    Puntuación Promedio: 4.25
    votos: 95


    Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

    Excelente
    Muy Bueno
    Bueno
    Regular
    Malo

    Últimos artículos en QuintaDimension.com
    Libros: Entrevista a Tarik Carson - 2º parte
    Libros: Los Tarzanes apócrifos argentinos
    Cine: Enemigos publicos
    Entrevistas: Entrevista a Tarik Carson - 1º parte
    Cine: Holocausto Caníbal en Plaza Italia
    Libros: Ochenta años de la novela de ciencia-ficción en Colombia
    Opciones

     Versión Imprimible Versión Imprimible

     Enviar a un Amigo Enviar a un Amigo

    Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

    No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor

    Re: El gran Pez, de Tim Burton (Puntuación 0)
    por Anonimo el Lunes 12 de abril de 2004
    HOLA QUE TAL LO UNICO QUE QUIERO DECIR ESQUE ESTA PELICULA ME ENCANTO DE MASIADO Y SE LO RECOMIENDO A TODAS LAS PERSONA QUE SI TIENEN ALGUNA OPORTUNIDAD QUE LA VEAN


    • Debate por Jotar el Martes 13 de abril de 2004
      • Re: Debate por meuga el Domingo 09 de enero de 2005

    Parece turra (Puntuación 1)
    por Scout (darthjackinoff@yahoo.es) el Sábado 17 de abril de 2004
    (Información del Usuario | Enviar un Mensaje)
    Iba a ver esta película, pero no se dió la oportunidad adecuada por razones de tiempo y dinero. Aquí no tuvo mucha acogida, además. Después de leer este artículo he decidido que será una pérdida de tiempo. Sinceramente todas estas cuestiones filosóficas que la película parece traer a colación me parecen simples fruslerías. El romance tampoco es un tema que me enganche en una película.


    Leer el resto del comentario...



    Re: El gran Pez, de Tim Burton (Puntuación 0)
    por Anonimo el Jueves 29 de julio de 2004
    tim burton esta loco pero es un genio



    Re: El gran Pez, de Tim Burton (Puntuación 0)
    por Anonimo el Domingo 07 de noviembre de 2004
    LA PELICULA ES EXELENTEEEEEE

    KATYTA51@HOTMAIL.COM



    Re: El gran Pez, de Tim Burton (Puntuación 0)
    por Anonimo el Lunes 10 de octubre de 2005
    Tim Burton es ley!!! y todas sus peliculas tambien... esta definitivamente no es la excepcion



    Re: El gran Pez, de Tim Burton (Puntuación 0)
    por Anonimo el Lunes 17 de octubre de 2005
    me parece que Tim Burton maneja en esta pelicula una historia muy bonita y loca a la vez, es creativa y llena de gracia.



    El gran Pez, de Tim Burton (Puntuación 0)
    por Anonimo el Miércoles 30 de agosto de 2006
    el gran pez, pelicula malisima que por culpa de la profe de sicologia tube que ver y hacer el tremendo ensayo jajajjaaaaa



    Re: El gran Pez, de Tim Burton (Puntuación 0)
    por Anonimo el Miércoles 30 de agosto de 2006
    a mi me encanto esa peli


    footer

    Todos los artículos: © 2000 - 2007 QuintaDimension.com, ciencia ficción, terror y fantasía
    Se prohibe la reproducción de los textos de este sitio sin la expresa autorización de sus autores
    Este sitio funciona con P H P_ N u_k e


    Página Generada en: 0.05 Segundos